Mikel Zaldúa: Algo más que dar posada

23.10.2007
Mikel Zaldúa. Donostiarra. De al lado de la Concha.Recala , tras consenso con su esposa, en Huesca el 1 de noviembre del 2.000, tras vivir y trabajar en Canarias, Andorra y el valle de Arán. Aquí ejerce su labor profesional primera inaugurando el Apartahotel. Actualmente dirige el hotel ABBA Huesca, el hasta la saciedad conocido por ser el único establecimiento de cuatro estrellas de la ciudad.

"En Huesca me siento bien, cómodo. Pero tengo necesidad irrefrenable de salir. Es una ciudad en la que todo lo tienes cerca, pero adolece de muchas carencias.No puedo planificar un plan de fin de semana completo con mis amigos sin apoyarme en atractivos externos a la ciudad. Huesca se termina en un día", me cuenta. Y añade: "Huesca es cabecera de comarca, pero ambas, cabecera y resto de la comarca, se dan la espalda. Huesca debiera liderar proyectos de futuro."

Mikel se manifiesta cordial, seguro de su discurso y exacto en la terminología que usa. No es la primera vez que habla del tema. Y continúa su análisis: "Huesca capital no es un referente turístico; no estamos en el mapa. Somos una tierra de nadie entre el Pirineo y Zaragoza. Instituciones e iniciativa privada deben ir conjuntamente en pos de la superación de este panorama, y no limitarse a tratar de salvar sus parcelitas de negocio."

"La evolución de Huesca es positiva, pero a un ritmo menor que otras de nuestro entorno. Necesita de unos cinco o diez años más para tener unos setenta mil habitantes en cuyo momento tendrá un tamaño ideal", afirma Mikel. Y aprovechamos para pegar un repaso a las infraestructuras presentes y futuras. El Palacio de Congresos, su papel en la ciudad, las comunicaciones, el AVE, el aeropuerto... " Huesca debe convertirse en un referente de turismo , también congresual, porque su masa crítica no permite más. Y, en ese sentido, la labor de promoción que se debe hacer es de envergadura. La Expo puede ser importante para ello.

Y resume Mikel:"Huesca es una gran desconocida que sorprende muchísimo".
Gracias, director.

.

.
.

. . . .