Existe un lugar en Huesca donde el concepto olvido se encarna. Un lugar donde incluso el abandono fue hace mucho tiempo abandonado; un lugar que apenas nadie visita, excepto irreductibles republicanos que cada febrero reviven la leyenda de unos hombres que se jugaron todo y que todo perdieron; seguidores actuales de una causa que sigue viva y que, antes de irse, cubren de rosas rojas el escarpado acceso norte; un lugar de acceso difícil, de marginalidad extrema, de desmemoria vergonzante...
Ese lugar se llama "Las Mártires"; Mártires por la libertad, en terminología actual que pretende imponerse al religioso significado inicial. Ese lugar es el icono de la represión vivida por el republicanismo español ya desde la intentona republicana de finales del XIX hasta bastantes años después de finalizada la guerra civil.
Sin embargo parece abrirse a día de hoy una esperanza en forma de proyecto de dignificación del lugar, de reconocimiento a aquellos que nunca deben olvidarse y de componente pedagógico que ayude, por su conocimiento y difusión, a no repetir historias que nunca debieron darse. Existen aún aristas que limar en todos aquellos grupos legítimamente incumbidos en este proyecto, pero confío en que la grandeza del fin último pretendido se imponga y pueda llegarse a una solución satisfactoria para todos y, sobre todo, acorde con el objetivo que se busca.




21.10.2011.- Como siempre que CNT organiza un acto, el local se encuentra absolutamente abarrotado; tanto es así que a la ocupación del pasillo lateral se une la de parte de la acera exterior donde una decena de asistentes sigue el desarrollo de la presentación. La persona que toma la palabra es primer lugar es Martín Arnal, hombre de reconocida historia parte de la cual dejó recogida en el libro "Memorias de un anarquista de Angüés" y protagonista en carne propia de buena parte del drama español del siglo XX. Escuchar a Martín es cerrar los ojos e impregnarse de las vivencias de este casi niño del 36; del horror de la represión de los sublevados; de los hermanos de los que nunca más se supo; de las privaciones; del fascismo; de la persecución; de la supervivencia ...

Comentario al margen:
Oír hablar a este hombre entonando demandas de justicia, denuncias de la sinrazón y esperanzas en un mundo justo y solidario debiera ser actividad obligatoria en los temarios de historia de todos los centros educativos de nuestra ciudad. Aún nos quedan, en esta ciudad, gentes que pueden contar estas historias en primera persona; y tenemos otras gentes que , aún no habiéndolas vivido, saben transmitirnos con vehemencia apasionada pretéritos sucesos que siguen conformando el presente actual. Y aún quedan en esta ciudad mentes de estrechas miras que siguen confundiendo docencia con cumplimiento estricto de temarios y limitador seguimiento a las instrucciones de un ministerio que, mande quien mande, sólo atiende a criterios economicistas y cuyo mayor logro ha sido travestir a buena parte del sector docente en acrítico funcionariado del ministerio de educación.
Fin comentario al margen

Martín se hace muchas preguntas. Y a todas ellas se contesta de manera abierta. No conoce ,¿quién las conoce ya?, las respuestas exactas. Cree que su hermano José puede estar en el cementerio de la carretera de Zaragoza; cree que su hermano Román puede estar en Las Mártires, quizás bajo una tumba ajena.
Manifiesta su acuerdo con la creación de una lugar de reconocimiento y memoria a todos los fusilados (se menciona un número superior a 540), citando sus nombres , el de sus verdugos y el dato de su asesinato.
Avisa Martín que si el ayuntamiento de Huesca no realiza una digno reconocimiento, exigirá junto a alguna familia más de parientes allí represaliados, el cumplimiento estricto de la Ley de Memoria y procederán a solicitar las identificaciones e inhumaciones pertinentes.

Daniel Pardo, uno de los realizadores del corto que en breve veremos, explica la génesis del proyecto en coincidencia con un curso de videorealizadores.Hace referencia a Juan, Laura y Alfredo,compañeros de la experiencia;también tiene unas palabras para Víctor Pardo, narrador de la historia del lugar, y para la santera. Menciona el estado de abandono del lugar y los restos óseos desenterrados por las escorrantías provocadas por las lluvias. Menciona el asentamiento chabolista del acceso.Menciona la necesidad de volver a colocar bajo los focos el eterno problema, nunca solventado, de la dignificación del lugar.

Se proyecta el corto. Once minutos técnicamente impecables; once minutos de conjugación de planos que acercan al espectador al espacio geográfico marco;once minutos , varios de los cuales son narrados por Víctor Pardo que sintetiza la historia del lugar; once minutos que terminan con la imagen de la santera describiendo la soledad y el olvido que se adueñan del lugar.DVD disponible en el local de la CNT (Felipe Coscolla, 3). 3 euros.



Continúa Víctor Pardo el acto de esta tarde. Lo hace insistiendo en la desidia y el desinterés mostrado por las corporaciones municipales, desde hace mucho tiempo atrás, para con este lugar. Tras ello inicia una disertación, que ilustra con abundante material gráfico, acerca de la historia del cementerio de Las Mártires y, en paralelo, la del otro lugar de inhumación, el cementerio de la carretera de Zaragoza.
Nos muestra la foto de Carlos Casales (padre, especifica) que fue enterrador en las época más siniestras y posteriores; muestra las tapias de los fusilamientos en el cementerio de la carretera de Zaragoza y afirma que en el mismo se fusiló hasta el 29 de Agosto de 1936, fecha en la cual tanto la labor de represión como las inhumaciones por causa de combates o enfermedades se trasladan a las Mártires ante el avance de columnas milicianas leales. Afirma que el 30 y 31 de Agosto se fusilaron 51 personas y se pregunta por el paradero de los restos. Especifica, por su número correspondiente, los cuadros en los que se procedía a la inhumación (seguimos haciendo referencia al cementerio de la carretera de Zaragoza) y piensa que, bajo las construcciones de nichos realizadas en esos mismos cuadros pueden quedar restos.
Menciona también a la madre del fusilado alcalde Carderera que cede terreno para la ampliación del cementerio de Las Mártires. Y hará referencia al gran ceremonial de traslado de restos de este último cementerio al de carretera ZGZ (2.11.1949), enorme paripé para el traslado de una escasa treintena de restos.
Continuando con la historia, relata los traslados de restos al valle de los caídos (años 59,60 y 64; 359,93 y 320 personas).Y concluye que, a efectos reales, se estima que pueden quedar restos de nueve personas, entre ellas de Martín Ainso Pinal (fundador del Partido Socialista de Huesca); a colación del citado, Víctor denuncia que los socialistas de Huesca se opusieron recientemente a la colocación de una placa en recuerdo de alcaldes y ediles asesinados por la barbarie sublevada y, además, alegaron acuerdo de los familiares para ello. Víctor afirma haber hablado con los familiares y desmentir éstos dicha afirmación.

En el debate posterior toman la palabra, entre otros, Carlos Escartín (pte. CR Huesca) que afirma que, desde hace bastantes meses ya tanto la corporación saliente del ayuntamiento (Luis Felipe a la cabeza) como la actual presidida por Ana Alós han manifestado una sensibilidad clara por acometer esta asignatura pendiente en la ciudad. Asegura también que dignificación, reconocimiento (con la mención específica de todos y cada uno de los represaliados) y contenido pedagógico a futuro son los conceptos básicos que constituyen condición inexcusable para la creación de este parque de la memoria.
También tomará la palabra Raúl Mateo que tendrá una intervención decididamente reivindicativa y acusatoria para con el anterior encargado de cementerios del ayuntamiento, Germán Sanromán, por su actuación en una inhumación de restos. Relata un 2x1 macabro que evidencia la poca sintonía y empatía habida para con estas gentes que reivindicaron hasta el final el derecho a saber, conocer y honrar a quienes les fueron arrebatados.