Lola Giménez y Miguel Solana: De embalses y trasvases

02.12.2009 .- Para estas gentes es un tema recurrente; abarca varias generaciones y reaviva el temor atávico a quedarse sin presente, a un futuro de despoblación y desarraigo, a una incomprensión social que los condena al ostracismo ... Es el tema de siempre, que convierte , por la reiteración eterna de la falacia de la insolidaridad, a las víctimas en verdugos y a los verdugos en parásitos insatisfechos; es la sempiterna mentira que lanza al montañés contra el llanero, al minifundista de la azada y la caballería contra el tractorizado labrador de hectáreas, al que vive dignamente en su entorno contra el avaricioso devorador de acuíferos.
Y, sobre todo, es la historia de una pereza mental; la de los ingenieros hídricos más preocupados en realizar megaobras que los catapulten al olimpo técnico que en buscar la manera de minimizar las fugas de líquido en el trayecto acumulación-destino; la de los poderes fácticos, más veces ocupados en criminalizar a quienes se oponen al secuestro de las voluntades afectadas que en explorar soluciones de consenso; la de los charlatanes profesionales empeñados en difíciles equilibrios entre lo dicho en Artieda o Tiermas y lo prometido en Sariñena; la pereza política de llevar adelante de verdad eso que pomposamente denominan Nueva Cultura del Agua y que , ridículamente, han convertido en una colección de consejitos referentes a cerrar el grifo cuando te lavas los dientes o espaciar tus afeitados (afortunadamente, de mearse en la ducha aquí no han dicho nada). Pereza mental y actitud acomodaticia que no representan sino un ejemplo más de como , desde quienes tienen potestad para ello, de su incapacidad de gestionar unos recursos naturales que deben ser utilizados desde la certeza de que su mal uso será , en un futuro inmediato (como ya lo ha sido en el pasado) fuente de conflictos.
Para rememorar esas gestas, para saborear antiguas victorias y rumiar viejas derrotas y, sobre todo, para mantener la guardia alta y la mente alerta, nos hemos juntado un nutrido grupo en el IEA. Nutrido y heterogéneo. Vamos allá.





Luis Gállego presenta a los oradores como buenos referentes de la lucha que constituye hoy el tema central." Miguel y Lola, Artieda y Biscarrués, Aragón y Gállego son dos buenos ejemplos de la incomprensión manifiesta de la Administración que no ha sabido entender el concepto de *Ríos Vivos*, de ríos generadores de desarrollo por donde pasan. Ríos de agua mercadeada en búsqueda de rentabilidades políticas. Ríos pensados, estructurados y expoliados desde mentes ajenas al territorio empeñadas en una política hidroilógica.
Estas luchas no están dormidas; siguen candentes. Biscarrués no se ha hecho; Yesa no está recreciéndose. Debemos seguir manteniendo la esperanza; esta es una lucha de desgaste, pero da sus frutos, más allá de la ralentización".


El recorrido histórico lo comienza Lola, indicando que "el asunto *TRASVASES* tiene un poso cronológico antiguo y un concepto inicial que desvincula el río de su ecosistema, reduciéndolo a mero canal de agua, por lo que es perfectamente imaginable el provechamiento del mismo fuera de su cuenca natural."
Recuerda Lola fechas importantes como la petición de Ayto de Vinaroz (1869) solicitando hacerse con agua del Ebro, el proyecto *Canal Aldea-Camarles* (años 30 del siglo pasado) presentado en la CHE, las aportaciones de Félix de los Ríos buscando la ampliación de regadíos levantinos a costa de caudales del Ebro (también años 30 del siglo pasado) y el inicio, en 1958, del *Anteproyecto General de aprovechamiento de las aguas del Bajo Ebro* que promovía el regadío de 90.000 nuevas hectáreas.
También hará un breve repaso a los hitos trasvasistas más recientes. Recuerda el *Anteproyecto acueducto Ebro-Pirineo Oriental*, de 1974, que fue paralizado; también la *Ley de actuaciones en materia de aguas en la provincia de Tarragona*, de 1981, que supuso un trasvase a dicha ciudad y se ejecutó; o el conocido *Plan Borrell*, de 1993, paralizado; o el *PHN* del 2001, suspendido ...
Tampoco olvida el suspendido minitrasvase, transferencia de caudales, reenvío hídrico , o como quisiera denominar (todo menos TRASVASE) el entonces Pte. Marcelino Iglesias al proyecto suspendido de abastecer Barcelona en Abril del 2008. Hubo suerte: llovió.

E incide Lola en el acuerdo tácito de sensibilidades políticas diversas e, incluso, intereses contrapuestos siempre prestos a esquilmar aguas. PNV, PP, PSOE, CC, ICV, UPyD, Primo de Rivera, Indalecio Prieto, Borrell, Francisco Franco, Calvo Sotelo, Suárez, Benigno Blanco, Aznar ..., todos tienen su peana en el altar trasvasista. Y, en el lugar de honor, Elena Espinosa y Mª Teresa Fernández de la Vega que suponen un retorno de las ideas trasvasistas.
Finaliza Lola denunciando que se está comenzando a tantear nuevamente la capacidad de reacción y resistencia de las poblaciones ante las tentaciones neotrasvasistas. Anuncia peticiones de trasvase muy superiores en cuantía a lo que delimita su demografía, nuevas movilizaciones protrasvasistas y oledas de demagogia mediáticas. Un futuro próximo de conflicto, que una previsible victoria del PP no ayudará a suavizar.

Tras este recorrido histórico, será Miguel quien tome el relevo añadiendo a la charla un enfoque sociológico a este paseo cronológico. Lo inicia afirmando que " no han sido siempre las mismas los argumentos pro-trasvase. A principios de siglo se justificaban por el regeneracionismo Costista, como una forma de tecnificar el campo; en las posguerra se hablaba de supervivencia alimentaria sin más. Y ya en los 60/70 era una forma de desarrollo económico zonal con implicaciones obvias en el sector turístico. Y, a día de hoy, se justifica, incluso, como protección del medio ambiente, como regeneración de cuencas deficitarias y forma de control ecológicamente interesante.
Por contra, nunca se han solucionado problemas de necesidad hídrica real. La experiencia indica que se he generado una demanda cada vez mayor, una compulsión de consumo que ha impedido plantear posibles medidas correctoras tales como restricciones pertinentes, consumo proporcionado y otras."


Continúa Miguel señalando la relación entre trasvases y embalses.Enuncia: "En Aragón se piensa que los trasvases son malos y los embalses,no; pues bien: No hay trasvases posibles si éstos no vienen acompañados de una política de grandes regulaciones de los embalses en cabecera y esto conlleva problemas en zonas frágiles que son, fundamentalmente, zonas de montaña.". De las consecuencias nefastas que para los pueblos (cita especialmente Escó, Ruesta y Tiermas) trajeron los embalses , de la muerte de los mismos, de la emigración forzada, de la destrucción de patrimonio y otras "bondades" similares tratará, con profusión de imágenes, Miguel.

Tras ello, mencionará las ofensivas vividas que clasifica en cuatro:
1.- Años 70/80, con una rebelión montañesa , sobre todo en Jánovas, de personas mayores que se niegan a irse y con gentes jóvenes que quieren vivir en los pueblos y un primer ¡Basta ya!. Todo ello en un entorno de incomprensión social , fatalismo y con un no reconocimiento de los afectados. Hay que regar Monegros y Bardenas SÍ o Sí. Surge COAPE
2.- Años 90. Se empieza a contactar con la Universidad que asesora sobre temas jurídicos. Los afectados comienzan a utilizar razones emocionales, medioambientales y se cuestionan los grandes regadíos, sólo funcionales por subvencionados. Surge COAGRET y la NCA (Nueva Cultura del Agua)
3.- Años 2000/04. Judicialización y movilizaciones a gran escala. Lanzuela como reactivador del embalse de Yesa, por ejemplo. Intentos de expropiación de tierras en Artieda. Poblaciones no directamente afectadas apoyan la lucha. Se consigue descartar algunos proyectos (Jánovas, Santaliestra). Otros, no (Itoiz, recrecimiento Yesa, adjudicación Biscarrués). Es una época de acorralamiento de la administración, que trata de llevar a falsas negociaciones a los afectados y contrarios a la política oficial del agua. Surge el *Movimiento por la Dignidad de la Montaña* y se cuestiona por vez primera que pueda inundarse un pueblo. Doble rasero de la dministración que actúa con salvajismo caciquil según la docilidad o rebeldía de las autoridades municipales.
4.- Años 2005/07. Intentos de negociación. Juicio Yesa, con la lamentable absolución de los imputados (es muy difícil en este país ganar a la administración en los foros judiciales). Duros debates en la comisión del agua, con fracaso estrepitoso. El Pacto del Agua se adorna con un falso enfoque social para hacerlo más digerible. La estrategia "Agua por territorios" es rechazada. Abandonan los afectados la Comisión del Agua.
Y, hablando del presente, hay problemas técnicos insalvables (deslizamientos en Yesa), resistencias medioambientalistas dentro del propio gobierno a pesar de la disolución del ministerio de Medio Ambiente en Agricultura, y se inicia el sonsonete de Zaragoza y su consumo de agua que, parece, no puede ser de otro sitio que no sea Yesa. Parece ser también que el peso específico de las reivindicaciones de los regantes es menor.

Finalizará Miguel su intervención refiriéndose al borrador del PHC del Ebro. Denuncia el estado no óptimo de las aguas (cuya adecuación se aplaza hasta el 2026), el coste desproporcionado, la bicefalia del proyecto (calidad y cantidad por separado), la falta de concreción de los caudales medioambientales, el mantenimiento de la nueva concepción hidrológica, con nuevos cincuenta embalses y balsas laterales, con nuevos embalses de cabecera y con 400.000 hectáreas de nuevos regadíos con un coste ecológico inasumible.
Termina Miguel. Se suceden intervenciones del público que, dada la hora, corta Luis Gállego quien invita , a quien desee continuar el debate, a una cerveza en el Rugaca. Amistosa y cordial manera de finalizar este ciclo de charlas, muy en la línea cercana y accesible de CHA.