¿Una empresa privada que se mantiene con fondos públicos? Desde luego es un concepto político y empresarial que responde al neoliberalismo imperante. La administración se lava las manos acerca de la satisfacción de una necesidad ciudadana mediante una simple transferencia de fondos; la parte empresarial encantada, puesto que aúna bajo su mando el nulo riesgo y la garantía que da tener al Estado como cliente. Lo de los trabajadores ya es otro cantar; todos sabemos suficientemente la selva en la que han convertido el mundo laboral los adalides de las contratas y subcontratas. Tampoco los ciudadanos, al menos los conscientes, alaban este procedimiento que les impide conocer de primera mano en qué se gasta su dinero y el grado real de satisfacción de las necesidades.En suma , empresas de descontrol económico nacidas de la dejación de funciones de políticos cuando no empresas directamente alcanzadas por la sombra de la sospecha.
Una de estas empresas, monopolio casi absoluto del PAR, es SODEMASA. No es la primera vez que presencio escenas de trabajadores quejándose duramente de sus condiciones laborales; no es la primera vez que leo en los medios artículos referidos acerca de las confluencias entre trabajadores "de confianza" de la empresa y la entrada en determinadas listas electorales de los mismos. Estas acusaciones y otras de índole similar que, en cualquier país serio, requerirían una entrada en escena de la fiscalía. Aunque no sea más que por eso que se dice de la mujer del César...




MIRADA 1.
Julio/Agosto 2010.- Leví Moliner (CCOO): Una mirada sindical
Recientemente, este trabajador de Sodemasa ha abierto un blog ,sodemasaccoo.blogspot.com ,en el que recoge cuestiones de interés tanto desde el punto de vista sindical como medio ambiental acerca de SODEMASA. Y a él dirigimos nuestras preguntas:

1.- ¿Que balance haces de la actividad de la empresa en estos años de existencia?
No resulta fácil hacer un balance global, puesto que Sodemasa es una empresa compleja, con multitud de ámbitos de actuación diferentes, todos relativos al medio ambiente. En su creación y puesta en funcionamiento se depositaron grandes expectativas, se crearon puestos de trabajo, se trataba de un sector emergente, con futuro y sobretodo con mucho trabajo por delante. En mi opinión se ha desaprovechado una buena ocasión, que fueron estos últimos años de bonanza económica para afianzar un sector de actividad necesario y demandado por la sociedad. Desde el punto de vista de la calidad y cantidad, el potencial medioambiental de Aragón es tremendo y su puesta en valor un objetivo para el que Sodemasa fue creada. En la actualidad la situación es, en general, decepcionante.
En la parte que más conozco, que es la relativa al Operativo de prevención y extinción de incendios forestales en la que desarrollo mi labor, el balance es bastante gris. Las cosas siguen como siempre, parece que nada cambia y que, como decía anteriormente, se ha desaprovechado la oportunidad de dar un impulso valiente y decidido, como otras comunidades autónomas ya lo han hecho, para profesionalizar un sector de actividad importante en el medio rural desde el punto de vista de la función que desempeña y de la cantidad de personas que ocupa.

2.- ¿Cómo son las condiciones laborales de un trabajador de SODEMASA? Pensemos, por ejemplo, en un miembro de un retén de prevención y extinción de incendios. Sueldos, incentivos, labores encomendadas, temporalidad, etc...
Al hilo de lo anterior, las condiciones de trabajo de los compañeros del Operativo son de bastante precariedad. Cuando digo esto me refiero especialmente a dos cuestiones. Por una parte este colectivo no trabaja todo el año, se trata de trabajadores discontinuos en el tiempo. Hay cuadrillas que trabajan un máximo de 9 meses y otras apenas llegan a 6. Este año y de manera puntual se ha conseguido un mínimo de 7 meses de trabajo para las cuadrillas aunque bajo condiciones laborales distintas y de manera no consolidable de cara a un futuro. Por otro lado, se trata de trabajadores a tiempo parcial, nadie en el Operativo trabaja con una cotización del 100 % de la jornada laboral. Lamentablemente no existe ninguna razón técnica que justifique estas condiciones de trabajo, simplemente se trata de una cuestión de “ahorro presupuestario”.
Con respecto a las labores que desempeñan, se podrían dividir en dos grandes apartados. Por una parte la prevención y por otra la extinción propiamente dicha. Al inicio de cada campaña a cada retén se le asigna uno o varios tajos en áreas de cortafuegos. Su labor consiste en el aclareo de éstos y en la apertura de fajas auxiliares que son los flancos laterales de los cortafuegos y en los que se elimina combustible para que en caso de incendio, la intensidad de las llamas al llegar al cortafuego sea la más baja posible. En la extinción, los retenes actúan generalmente de forma coordinada sobre un incendio, bien con ataque directo o indirecto, como haciendo líneas de defensa para evitar la propagación. Bajo nuestro punto de vista es necesario separar ambas funciones en el tiempo, puesto que se han dado muchos casos de cuadrillas que en pleno verano han sido llamados a incendios tras una jornada entera de trabajo.
Recuerdo que se comienza a trabajar las 14 horas hasta las 20:50, periodo del día en el que se dan las máximas temperaturas. Es completamente injustificable que una cuadrilla trabaje en labores de aclareo con temperaturas de más de 30 grados y con la amenaza constante de poder ser requeridos a una intervención de toda una noche o más. En ese sentido este año se está logrando que las cuadrillas pasen a hacer otro tipo de labores de menos intensidad en los meses prioritarios de extinción. En cuanto a las condiciones económicas hemos conseguido una homologación en tres años en sueldo y categoría a los trabajadores de DGA. A pesar de esta circunstancia positiva, queda trabajo por hacer, ya que los sueldos de los trabajadores del Operativo están muy sujetos a una retahíla de pluses que en caso, por ejemplo de baja laboral, no se perciben, con lo que un trabajador que cause baja un mes ve disminuida su retribución por debajo de los 1000 euros.

3.- ¿Que formación recibe un trabajador de SODEMASA?
La formación que recibe un trabajador de Sodemasa es de unas 20 horas anuales de media. Al inicio de cada campaña se imparte un curso básico de prevención y extinción de incendios forestales. Que por cierto es el mismo cada año. Aparte de este curso recibimos con cuenta gotas algún otro. Este año 2010 yo recibí mi primera formación en el uso y corte con motosierra después de 6 campañas consecutivas. Según la empresa el esfuerzo en este sentido está siendo muy significativo.

4.- Esa frase tan repetida por el consejero de medio ambiente ("Los incendios se apagan en invierno"), ¿tiene su plasmación en la práctica mediante un plan coordinado de prevención?
Lamentablemente no. Esta frase tan escuchada por parte de los responsables del Departamento de Medio Ambiente es completamente cierta, lo que ocurre es que no se aplica. Como comentaba anteriormente de las 70 cuadrillas que actúan en la comunidad, solo una, la Helitransportada de Alcorisa lo hace todo el año. Durante los meses de invierno la actividad en cuanto a prevención se paraliza. En ese sentido entendemos que todos esfuerzos que se apliquen a la prevención serán insuficientes puesto que Aragón cuenta con superficie forestal de 2.5 millones de hectáreas.

5.- En materia de coordinación de medios y seguridad, y habida cuenta de que entramos de lleno en una época de especial peligrosidad, ¿cual es tu experiencia en ese sentido?
Mi experiencia es que cuando vas a un incendio forestal de unas dimensiones considerables es como si fueses a la guerra. El caos y la descoordinación son impresionantes. Muchas veces no saben ni donde ponerte, ni que hacer y desde luego que se viven situaciones arriesgadas. En este sentido tengo una anécdota muy elocuente: En el gran incendio de Peralta de Calasanz en agosto de 2006 si no recuerdo mal, uno de los principales responsables del Departamento de Medio Ambiente esperaba a los medios que se iban sumando mientras el pueblo estaba siendo desalojado por la inminencia de las llamas. Al llegar al incendio se dirigió a nuestra cuadrilla y literalmente nos dijo que no sabía ni donde mandarnos y que hiciésemos lo que pudiéramos. Esto no es admisible en una persona con ese grado de responsabilidad.

6.- ¿Que otras áreas de actividad tiene la empresa? Algún breve comentario acerca de las mismas. Muchas. Viveros, cotos de caza, espacios naturales “protegidos”, plagas, biodiversidad… En la parte técnica tenemos gente elaborando cartografía, informes etc... Los mas significativo en este ámbito de la empresa han sido los recortes sufridos por los colectivos más vulnerables, especialmente los de servicios forestales como choperas o viveros.

7.- Las necesidades que se supone debe satisfacer SODEMASA, por delegación de la Consejería de Medio Ambiente, a tu juicio ¿cómo se están cubriendo?
En este sentido he llegado a la conclusión que esta empresa es incapaz de crear un modelo que contemple al medio ambiente como un todo integral. No se puede trabajar solo en base al presupuesto sino que deben primar cuestiones técnicas y no políticas. El medio ambiente es un todo interrelacionado, no podemos intentar repoblar un río con Margaritífera si en ese ecosistema la calidad de las aguas es deficiente y no se dan las circunstancias adecuadas para la viabilidad de la especie. Tampoco podemos ampliar cortafuegos mediante fajas auxiliares si no se contempla con anterioridad la saca de la madera, la eliminación de los restos mediante el picado de la rama. En la actualidad esto no se está produciendo.

8.- ¿Qué esperas en un futuro a medio y largo plazo en cuanto a la gestión medioambiental en Aragón? Creo que esta cuestión nos la hemos planteado todos en alguna ocasión. De cara a un futuro desearía un modelo que funcionase bajo un plan en el que primasen cuestiones técnicas y no solo políticas, como lo es en la actualidad. La gestión de los fondos públicos es otra de las asignaturas pendientes, estoy convencido de que los recursos existentes se podrían asignar con mayor eficiencia. Por ejemplo en el Operativo de incendios tenemos un montón de autobombas forestales de las que apenas se hace uso en modalidad de renting, esto es un verdadero dineral, al cabo de unos años se devuelven prácticamente nuevas, su amortización es a muy largo plazo y se devuelven seminuevas. Las empresas como Sodemasa si existen en un futuro, se deberían racionalizar en muchos aspectos, los sueldos de los altos cargos, la transparencia en la contratación, sobretodo en determinadas áreas de la empresa. Deberían estar sometidas a un control más exhaustivo por parte de organismos públicos e independientes. El hecho de que se trate de una empresa pública en cuanto a su fórmula de financiación las obliga a ser ejemplares en cuanto a todo esto que comento. Por cierto, no lo son.



MIRADA 2.
Septiembre 2010.- Antonio Campelo (IU): Una mirada desde la izquierda

1.- ¿Cómo valora su grupo político la externalización de la satisfacción de necesidades ciudadanas básicas, en este caso el medio ambiente, al sector privado?

Estamos absolutamente en contra de las externalizaciones de servicios públicos. No las entendemos ni siquiera cuando, como en este caso, se “externalizan” a una empresa pública. Las externalizaciones siempre siguen el modelo de la gestión privada, empeoran las condiciones laborales, dificultan más el control parlamentario y empeoran la calidad del servicio que deben prestar a la ciudadanía.

2.- ¿Cómo califica las actuaciones del actual equipo de gobierno autonómico en medio ambiente? ¿Que luces y que sombras destaca?
Hay una gran disparidad de actuaciones en materia ambiental. En principio hay que darle un claro suspenso al Gobierno de Aragón. Es incompatible una buena gestión ambiental con los proyectos faraónicos y absoluitamente insostenibles que pretende consolidar en nuestro territorio. Las macroestaciones de esquí, el complejo Gran Scala, Las Olimpiadas para 2022, Dragar el Ebro a su paso por Zaragoza para tener barquitos, un Aerpuerto en Teruel, Más Exposiciones Internacionales,…. Todo ello es dificilmente defendible por quien busque un desarrollo sostenible. Deja también mucho que desear la política forestal, el tratamiento de los residuos que no tiene las infraestructuras necesarias para practicar una gestión moderna,… Luces, por lo tanto, muy pocas. Sí que valoramos el esfuerzo por cumplir el Plan de depuración de Aguas.

3.- ¿Cual es su valoración acerca de la actuación de SODEMASA en estos años de actividad?
No creo que haya resuelto nada que no pudiera haberse abordado desde el propio departamento de Medio Ambiente. Al no poder comparar tampoco tenemos elementos suficientes como para saber si ha sido mejor o peor la gestión del medio Ambiente a través de Sodemasa.

4.- ¿Tiene su grupo información exacta y puntual de las cuentas de SODEMASA y de cómo se gasta el dinero público que recibe?
Tenemos la información que legalmente facilita, como cualquier otra empresa gestionada con arreglo al derecho privado, Sodemasa. Esta es una de las cuestiones que siempre nos llevan a oponernos a “externalizar” servicios. Sin que ello signifique desconfianza en la gestión de Sodemasa nosotros entendemos que hay más control, y por lo tanto capacidad de evaluación, del dinero público gestionado directamente por los Departamentos del Gobierno de Aragón.

5.- ¿Conoce su grupo las condiciones laborales de los trabajadores de SODEMASA?
Sí que las conocemos. Tenemos relación directa con las organizaciones sindicales representativas. Es oteo de los elementos que nos llevan a cuestionar las empresas, aunque sean públicas. Hay trabajadores y trabajadoras al servicio de la ciudadanía que prestan servicios públicos pero no lo hacen con las mismas condiciones que sus compañeros y compañeras funcionarios o laborales. Generalmente una de las causas que llevan a los Gobiernos a crear empresas, aunque sean públicas, es que la gestión de los costes laborales sale más barata.

6.- ¿Es la externalización la panacea para una gestión económica correcta del gasto público?
En absoluto. Las externalizaciones siempre acaban siendo más caras y nunca garantizan un mejor servicioa la ciudadanía, ni mejores condiciones laborales.





MIRADA 3.
Septiembre 2010.- José Luis Soro (CHA): Una mirada desde la izquierda nacionalista

1.- ¿Cómo valora su grupo político la externalización de la satisfacción de necesidades ciudadanas básicas, en este caso el medio ambiente, al sector privado?
Desde Chunta Aragonesista apostamos por la gestión pública de todos los servicios que las administraciones prestan a la ciudadanía, tanto los relacionados con el medio ambiente como los relativos a educación, sanidad, servicios sociales, etc., y rechazamos rotundamente la tendencia a su privatización o externalización. Y, lo que es igual de importante, en aquellos supuestos en los que las administraciones no dispongan de recursos suficientes para respetar esa norma general de gestión directa, defendemos que es necesario velar para que la gestión de los servicios externalizados se realice desde la máxima transparencia, garantizando el buen uso de los recursos públicos, la prestación de un servicio de calidad a la ciudadanía y unas condiciones laborales dignas de las personas contratadas. Por ello, es indispensable que las administraciones públicas desarrollen con eficacia las funciones de evaluación, inspección, control y, en su caso, sanción de las entidades con las que suscriben conciertos o a las que otorgan subvenciones.

2.- ¿Cómo califica las actuaciones del actual equipo de gobierno autonómico en medio ambiente? ¿Que luces y que sombras destaca?
La gestión del medio ambiente por parte del Gobierno de Aragón es nefasta. Se ha instalado un uso clientelista y partidista de la estructura paralela al Departamento de Medio Ambiente que se ha ido creando en forma de empresas y organismos públicos, que quedan fuera del control parlamentario, de modo que se reparten fondos públicos sin respetar en muchas ocasiones los principios de publicidad, transparencia, concurrencia, objetividad, igualdad, eficacia en el cumplimiento de los objetivos y eficiencia en la asignación y utilización de los recursos públicos. Además, el Gobierno de Aragón no cumple con sus obligaciones de protección del medio ambiente aragonés. Los casos de negligencias imperdonables (Bastarás) o de agresiones especulativas (Castanesa, Astún) son innumerables.

3.- ¿Cual es su valoración acerca de la actuación de SODEMASA en estos años de actividad?
SODEMASA no ha servido para desarrollar una gestión medioambiental eficaz ni, por supuesto, para impulsar el desarrollo sostenible de Aragón. Se ha convertido en una agencia de colocación. La valoración de su actuación sólo puede ser negativa.

4.- ¿Tiene su grupo información exacta y puntual de las cuentas de SODEMASA y de cómo se gasta el dinero público que recibe?
Ningún grupo político de la oposición tiene información exacta de las cuentas de SODEMASA, y mucho menos de su gestión de personal. La forma societaria favorece la opacidad en su gestión económica y laboral.

5.- ¿Conoce su grupo las condiciones laborales de los trabajadores de SODEMASA?
Conocemos las condiciones laborales de trabajadores y trabajadoras de SODEMASA en cuanto a acceso, condiciones laborales y ejercicio de los derechos sindicales por los testimonios que recibimos y las denuncias públicas que se hacen (por ejemplo, la reciente concentración a las puertas del PAR, en Zaragoza).

6.- ¿Es la externalización la panacea para una gestión económica correcta del gasto público?
En absoluto. La externalización no garantiza ni un mejor servicio a la ciudadanía ni un menor coste económico, sino todo lo contrario. La gestión de la prevención y extinción de incendios desarrollada desde SODEMASA es un claro ejemplo: se ha incrementado el presupuesto pero se ha reducido el personal de extinción y, en consecuencia, la eficacia del servicio. Muchos jefes y pocos trabajadores.



NOTAS:
Foto José Luis Soro, cortesía del mismo.
Foto que abre el texto, ajena de orígen desconocido.
Requeridas otras miradas en tiempo oportuno; no se contestan esos requerimientos.