Informe de Siniestralidad Laboral
28.04.2010.- Los sindicatos CCOO y UGT presentan hoy en Huesca el informe de siniestralidad laboral del primer trismestre de este año. Dicha presentación se inscribe en el marco de unas jornadas acerca del mismo tema en las cuales participan delegados de ambos sindicatos.

El primero en tomar la palabra es el Secretario Provincial de UGT, Fernando Gállego , que destaca la fecha de hoy como Día Internacional de la Seguridad y salud en el Trabajo, celebración inmersa en una situación de crisis que conlleva, en muchas empresas, la tentación de ahorrar costes en prevención. Posteriormente, indica que en el primer trimestre del año se han producido en Huesca 762 accidentes de trabajo y enfermedades profesionales con baja, lo cual implica un descenso del 3,78% con respecto al año anterior. También indica que los accidentes graves y mortales aumentan, en el mismo periodo, en un 100%, así como que las enfermedades profesionales disminuyen un 12% con respecto al primer trimestre del 2009, si bien sigue produciéndose una infradeclaración de las mismas.

Tras él, José Gabarre , Secretario Unión Comarcal CCOO Huesca Occidental, indica el empeño que tienen los sindicatos en conocer con precisión el nombre de las empresas de alta siniestralidad y con alto grado de incumplimiento en materia de prevención, al objeto de que no trabajen con la administración. También negará la mayor, esto es, no estima a la baja el número de siniestros porque no se estima la baja de afiliación en la S.S. En ese sentido, entiende que no hay bajada real de siniestralidad.

Reconoce claroscuros en los datos de siniestralidad José Manuel Solanas , secretario de Salud Laboral UGT Aragón, que afirma que junto al descenso de la misma en Construcción e Industria repunta en el sector Servicios, el nuevo caballo de batalla en este asunto; posiblemente a causa de la externalización.
Reivindica también José Manuel las figuras sindicales de los delegados territoriales que pueden hacerse presentes en empresas blancas sin representación sindical. Y apunta también la paradoja del aumento de los accidentes in itínere con una actividad laboral a la baja. Finaliza señalando que falta una estrategia argonesa en salud laboral. Los agentes sociales sí hemos hecho los deberes, pero no así las otras partes.

Por su parte, Benito Carrera , Secretario de Salud Laboral de CCOO Aragón, se congratula de que por razón de la fecha y lugar, la prensa se haga eco de la lacra que supone la siniestralidad laboral. Y da cinco ideas para seguir trabajando en reducir la siniestralidad:
1.- Conocimiento de la identidad de las empresas de alto riesgo; que estén en el escaparate, que muestren su política de prevención y, caso que no sean las adecuadas, que no contraten con la administración.
2.- Conocimiento del impacto económico que tiene el siniestro, cuya prevención , puede permitir el ahorro de un 1,7%, cuya reversión para gastos sociales resultaría muy beneficiosa.
3.- No puede haber, cuando el trabajador acude a una mutua, dejación de derechos en cuanto a salud laboral. Las mutuas controlan dineros públicos y es preciso que haya una tutela económica y sanitaria sobre ellas.
4.- Hemos de hacer que las enfermedades profesionales se conozcan y se visualicen más. Y hemos de incidir, además, en las de orígen químico. Y no puede haber resquicios legales tmpoco que impidan el reconocimiento de enfermedad profesional en enfermedad común.
5.- Debemos potenciar un marco de investigación de estos siniestros que nos permita acudir a laas empresas fonde se dan estos incidentes, donde mueren, como parte más débil, nuestros jóvenes y nuestros inmigrantes. la crisis económica no puede ser excusa para el incumplimiento en materia de prevención.

.


. . . . . .


Nota: Si deseas el audio de la nota de prensa , pídemelo y te lo envío por e-mail. El coste es CERO euros.



Antonio Saralegui, In Memoriam; mi tío-abuelo. Sobrevivió a la guerra civil; resistió la condena que le impusieron los vencedores. Fue vencido por el veneno que le inoculó la cementera en la que trabajó varias décadas; el concepto "enfermedad profesional" no lo conoció jamás.
Su nieto, Ramón, no llegó a cumplir los 26 años. Una caída de más de diez metros desde el tejado de la construcción metálica en la que trabajaba lo mató en el acto.