Roberto Bermúdez: El opositor

28.11.2007
Me cita Roberto en el despacho que el grupo popular tiene en la Diputación.
Un despacho austero (“Como todos”, me matiza al punto cuando lo comento) sin más mobiliario que el de oficina y con un marcado aire de provisionalidad, más acentuado si cabe al comprobar que en la puerta de entrada (de cristal) está rotulado *PSOE* y cubierto artesanalmente luego con el anagrama del PP.

Se sienta al ordenador Roberto y repasa la web.
“Hombre, tienes a Miguel”, exclama al ver la entrevista de Solana. ¿Es impresión mía o realidad que se detiene especialmente en la narración de la charla mantenida con Arancha García-Carpintero?
Soporta los destellos fotográficos. No para de moverse. Se repeina con la mano, se inclina hacia delante, mira (indescriptible el color de sus ojos) alternativamente al interlocutor y a la pantalla del PC durante los diez minutos casi exactos que durará la conversación. Es Roberto un hombre accesible, pero ocupado. Así que arranco enseguida con el tema central.

Nace Roberto en Huesca y salvo el periodo universitario, seis años en Zaragoza, nunca ha vivido fuera, aunque tampoco lo descarta. Quizás su Ítaca esté en tierras gallegas, de donde era originario su padre y de cuyas gentes habla con afecto. O quizás, y esto es el entrevistador quien lo intuye, otros futuros destinos de Roberto pueden estar más influenciados por su compromiso político o profesional que por motivaciones sentimentales. Al tiempo ...

"Huesca es mi tierra, es mi casa; aquí tengo a mi familia y amigos... Huesca es una ciudad con futuro y muy buenas gentes, pero adolece en ocasiones de espíritu emprendedor", me responde. Y prosigue: "Aún hay actitudes residuales de personas que se oponen a todo. Por ejemplo, el proyecto Scala es muy importante para Aragón y si sale será un éxito de toda la sociedad aragonesa, independientemente de cual sea el grupo político que esté al mando en ese momento. ¿Y que pasa con Walqa, que vive de espaldas a Huesca siendo el lugar donde muchos oscenses ubican sus empresas?", termina Roberto.

No cree acertados Roberto los rumores que aseveran que en Huesca persisten actitudes caciquiles, ni ha oído hablar nunca de comportamientos cuasimafiosos en subastas públicas. No cree tampoco que el racismo sea algo palpable en nuestra ciudad.Es más, cuando se le comunica que los propietarios de unos conocidos negocios de la ciudad no admiten repartidores gitanos, simplemente, no se lo cree. (1)

Por otra parte, y enlazando temas, aprovecho para transmitirle los saludos de Emilio Giménez. Me asegura que los vendedores ambulantes de los que es portavoz el anteriormente citado tendrán sus días de mercado en la Plaza Luis López Allué y que su grupo está dando pasos en ese sentido.

Pasamos por encima de los desfases presupuestarios habidos en diferentes empeños municipales (desde Periferias a Palacio de Congresos) sin que Roberto haga demasiada sangre. “El votante sabe lo que se hace y emite su voto sabiamente; ésa puede ser una de las razones del importante retroceso electoral de Fernando Elboj en las anteriores elecciones municipales.”, añade.
“La tendencia de voto está cambiando;el próximo alcalde de Huesca será un alcalde popular quizás coaligado con el PAR, si es que el PAR quiere.”,
vaticina.

Y ya para finalizar, cuando le comento el título que tengo pensado, me proporciona un titular. Ya no “oposita” más al ayuntamiento oscense. Lo hizo por una necesidad puntual del PP y no está ya por la labor. No descarta asumir en un futuro nuevas responsabilidades políticas a instancias de su partido o dedicarse a las energías renovables que es donde se sitúa su otro campo profesional.
Sea cual sea tu camino, que vaya bien, Roberto.





(1) Relato el suceso , basado en el testimonio de una fuente de absoluta solvencia, al que se hace referencia:
Otoño del 2.006. La fuente trabaja en la oficina de una distribuidora de productos para el sector hostelero, distribuidora caracterizada por un aragonesismo de conveniencia ; de conveniencia, porque no parece importarle distribuir en Huesca capital, que es de donde la fuente puede dar fé , leche etiquetada únicamente en catalán o incumplir sistemáticamente la legislación laboral en cuestión de horarios, de trabajadores de baja ejerciendo sus funciones, de seguridad laboral, etc... - - (Sponsoriza, que algo queda...) - -

Pero estos aspectos , marginales en este contexto, ya están denunciados donde procede, así que continúo:
Dos repartidores (gitanos ambos) acuden a entregar unas mercancías y, uno de ellos, tiene unas palabras con la dependienta del comercio. Palabras (que si lo que necesitas es cariño... que si a mí el cariño me lo da mi marido...) que la mujer interpreta como una falta de respeto y el repartidor como inocente intercambio de frases hechas. En ésto la fuente no entra.

Pues bien, nuestro oficinista recibe el aviso, horas más tarde: los clientes “no quieren ningún repartidor gitano en ninguno de sus comercios, so amenaza de ruptura de relaciones comerciales”. El aviso lo comunica el jefe comercial de la empresa proveedora. Se trata de un antiguo empresario a la vieja usanza (es decir, amenazas, gritos, analfabetismo empresarial y culturilla de chico espabiladito de la calle) venido a menos que sufre crisis existenciales cada vez que tiene que acudir a la central a rendir cuentas (lleva ya seis úlceras, según relata en una ocasión) y que no se caracteriza por ser hombre de palabra.