La historia de Felipa Larraz Beitia, Ramona Barba Marcuello, Antonia Larraz Giménez y Modesta Rasal Vera se ha mantenido sepultada todos estos años bajo dos metros de tierra. El 18 de septiembre de 1936 un grupo de al menos 22 personas fueron apresadas en Murillo de Gállego. Entre ellos se encontraban estas cuatro mujeres que fueron fusiladas a las afueras de la vecina localidad de Biscarrués, tal y como conocemos gracias en gran parte a las investigaciones de Antonio Ubieto. La historia de aquellos días quedó también reflejada en el magnífico documental dirigido por Felipe Osanz, nieto de una de las mujeres exhumadas, accesible desde AQUÍ

Texto extraído del perfil de Facebook del Ayuntamiento de Murillo de Gállego

Para ver imágenes del día, PULSA AQUÍ


Ayuntamiento Murillo de Gállego. 03.02.2019. 11:00 horas. Cielo azul y soleado. Frío; mucho frío.
El salón de actos del ayuntamiento del lugar se ha quedado pequeño. Cerca de un centenar de personas lo abarrotan. Familiares de las cuatro mujeres que homenajeamos, equipo arqueólogico artífice de la exhumación previa de estas mujeres (Hugo Chautón y Sergio Ibarz), miembros AIDOS,la asociación promotora de las mismas (Raquel y Loli Montegaudo), la alcaldesa de Murillo de Gállego (Marta de Santos), el alcalde de Biscarrués (José Torralba) y componentes de diferentes asociaciones memorialistas (Batallón Cinco Villas, ARICO, CRMAHU...) con la mirada puesta en la mesa donde reposan cuatro pequeñas cajas de madera, todas ellas con una rosa en su tapa, todas ellas con un nombre escrito en su parte posterior.

A lo largo de 30 minutos se suceden las palabras y se encadenan los agradecimientos cruzados. Hacia los familiares por su tenacidad y coraje, hacia el equipo arqueológico y la asociación que ha hecho posible el cierre de duelo de este día, hacia Antonio Ubieto por su labor investigadora y su predisposición, hacia Felipe Osanz (ya difunto) por su cortometraje tan esclarecedor, hacia el escultor Fernando Torralba por su trabajo y sensibilidad, hacia los representantes municipales aquí presentes por todas las facilidades dadas y su compromiso, y hacia las asociaciones memorialistas por su trabajo.

Ideas tales como la importancia de recordar estos sucesos y evitar su repetición son expresadas repetidamente. Ni el público ni las personas que toman la palabra son inmunes a la emotividad del acto. Una vez más, un grupo de irreductibles vencen la desmemoria y el olvido y alzan la voz en defensa de la dignidad y el recuerdo de personas asesinadas por las alimaña azul hace más de ocho décadas.

El momento álgido del acto es la entrega de las cajas con los restos a las familias respectivas. Lágrimas contenidas, silencios y abrazos descienden las escaleras del consistorio municipal hasta la entrada donde esperan vehículos que acercarán a los congregados al cementerio municipal.



Cementerio Murillo de Gállego. 03.02.2019. 12:00 horas.
Fruto de diferentes esfuerzos anteriores, el cementerio de esta localidad dispone de un espacio de memoria importante. Justo en la entrada, a la izquierda. Diversas placas inmortalizando nombres y hechos, y dos (desde hoy tres) trabajos escultóricos auténticos baluartes de piedra arenisca, metal y mármol.

El conjunto que hoy adquiere pleno significado con el enterramiento de los restos de Felipa, Ramona, Modesta y Antonia a los pies del trabajo de Fernando. Es, como toda la obra de Fernando Torralba, sencillo en su concepción y aún más sencillo en su explicación. Consta de dos partes:
- la primera es un monolito-menhir con una simbología cuidada en su parte superior. Se trata del símbolo de la lucha por la igualdad con cuatro agujeros vacíos en su interior, orificios que simbolizan la ausencia que estas mujeres dejaron en su entorno. El menhir de líneas rectas acoge en su tramo medio una placa metálica con un poema de claro significado que se puede leer en la foto pertinente. En su tramo inferior se hunde en la tierra, junto a la oquedad que acoge los restos.
- la segunda es una pieza cuadrada de arenisca en la que se ha labrado una bandera tricolor al cantero modo, diferenciando colores por tramas. Sobre esa bandera una placa que recoge los nombres de las cuatro. Y, bajo ella, tras la labor de enterramiento de todos/as los presentes estas compañeras de infortunio de tantos hombres y mujeres, con vidas segadas por la sinrazón.

Tras algunas consideraciones que Fernando Torralba nos dedica, reparte entre los presentes pequeños frascos de cristal con el polvo de arenisca procedente de la ejecución de los orificios - símbolo del vacío. Preciosa y emotiva idea que pone punto final al acto de homenaje realizado en esta pequeña porción del territorio aragonés que tanta historia encierra.


Para ver imágenes del día, PULSA AQUÍ






ENLACES RELACIONADOS:
- 29-07-2017. Felipa Larraz Beitia. Biscarrués. Homenaje. PULSA AQUÍ
- 29-07-2017. Foto-Homenaje y Video Felipe Osanz. PULSA AQUÍ

Mujeres,
con perfume de albahaca,
con peineta en el pelo,
dedal en bolsillo,
tres o cuatro monedas en delantal de faena
y alpargatas llenas de tierra.
Verdugos os llevaron por caminos y campos.
Tierra huérfana con esencia de mujer,
con fragancia de romero, tomillo y lavanda.
Vuestras huellas no han dejado de luchar
a gritos de libertad.

Madre, hija, hermana, esposa,
tía, abuela, prima, amiga ...
Ayer seguimos vuestras huellas,
hoy, regresáis en familia al hogar.
Bienvenidas, valientes,
mujeres,
con perfume de albahaca.

Ya te encontré , madre.

- Poema inscrito en el menhir- simbólico -