.



.

06.03.2009
Josan Montull es un viejo conocido en Huesca; viejo y, sobre todo, querido conocido en el entorno del colegio salesiano San Bernardo, en cuya comunidad residió, y en el ámbito de la parroquia de María Auxiliadora. templo del cual fue párroco. Y , aprovechando que hoy vuelve a Huesca a presentar su tesina (y gracias a las labores de presentación e intermediación de Pepe Sorando) lo retengo unos instantes para fotografiarlo y hacerle unas preguntas.

Pregunta 1.- Vd. no nace en Huesca capital; se asienta aquí siendo un preadolescente. ¿Que recuerdos guarda de esa Huesca de su primera juventud?
Respuesta.- Recuerdo la añoranza que me provocaba la lejanía de mis padres. Recuerdo mi estancia en el seminario. Recuerdo a los amigos, a mi familia de Huesca y el cine…cuántas veces el cine Avenida, el Odeón, el Olimpia, los Salesianos…se convirtieron en lugares donde fui pasando tanto y tantos ratos. Cuánto me enseñaron a soñar y a imaginar un mundo fantástico las películas que vi en esos cines.

Pregunta 2.- ¿Cual cree que es la principal virtud de Huesca?¿Cual/es sus principales carencias?
Respuesta.- Lo mejor de Huesca es, no lo dude, la gente. Es muy cercana, buena y sencilla. Hay un ambiente de cordialidad entre todos importante. Las medidas de la ciudad son muy humanas y favorecen el encuentro de las personas. Por otra parte, creo que la ciudad tiene una extraordinaria vida cultural que, en esto últimos años, ha ido en alza. La verdad es que ahora no me atrevería a hablar de carencias…llevo cinco años fuera y añoro las virtudes.

Pregunta 3.- ¿Cree Vd. que existe un potencial peligro de segregación escolar o social en alguna zona de Huesca?
Respuesta.- Desde luego, en el ambiente que yo conozco, no.

Pregunta 4.- ¿Echa Vd. algo de menos de Huesca desde su relativa lejanía en Monzón?
Respuesta.- Sí. Fundamentalmente, a mis amigos de esa extraordinaria presencia de Iglesia que es la Casa Salesiana de Huesca. Creo que la ciudad le debe mucho a los más de cien años de Salesianos. El Colegio, la Parroquia, el Club Amigos, el Teatro, los patios…son muchas las cosas que los Salesianos han dado a la ciudad. Sin duda, lo que más añoro de Huesca es todo el ambiente de los Salesianos

Pregunta 5.- Recientemente se han realizado en Huesca unas jornadas acerca de la EPC en las que diferentes fuerzas sociales han expuesto sus opiniones. ¿Cual es la suya?
Respuesta.- Ya la expuse hace algo más de un año en varios escritos. Es la misma que desde un principio mantuvo la FERE. A mí me parece que la EpC puede ser un buen medio para el bien de los jóvenes. Creo que, como todas las asignaturas, está en manos de los educadores el hacer que sirva para el bien. Yo creo que todos nos damos cuenta de la dificultad que tienen los chavales para asentar su vida en valores sociales y ciudadanos. Por eso me parece que puede ser útil (ésa es, por ejemplo, la experiencia que vivimos en mi Escuela actual). Me extraña mucho que se armara ese revuelo cuando años antes nadie había dicho nada de una asignatura que entra mucho más en el tema de los valores como es la ética. Desde el primer momento me pareció muy prudente la opción de la FERE y no entendí cómo desde algunos sectores católicos se decían cosas tan duras. Hubo importantes sectores, también entre los obispos, que desconfiaron del trabajo de los religiosos en la enseñanza; hubo incluso quien no llamó “colaboradores del mal”. Las editoriales católicas fueron duramente criticadas por hacer libros de Ciudadanía. Yo mismo fui insultado en varios blogs por personas a las que ni tan siquiera conozco por haber manifestado mi opinión. Lo más curioso es que los que me insultaban lo hacían arrogándose una pretendida defensa de la Iglesia.
Afortunadamente el tema va enfriándose.

Pregunta 6.- En su opinión, ¿guardan en España los colegios salesianos su fuerza motriz, es decir, el servicio incondicional a la infancia y juventud, sobre todo la más expuesta a la exclusión social ,o se han convertido en un colegio de "niños bien o semibien" y han dejado estas ideas generatrices para su labor en el llamado "tercer mundo"?
Respuesta.- Creo que en España los Colegios Salesianos están haciendo una labor extraordinaria, con frecuencia no comprendida. En España la edad media de los Salesianos ha subido mucho, como en el resto de las Congregaciones. Soy testigo de cómo la Congregación busca mantener el carisma en cada Colegio posibilitando la integración de todos, de una manera especial, de los más necesitados. Lógicamente que seguimos entregando la vida en el Tercer Mundo, pero lo que se hace en nuestro país en el mundo de la Escuela es extraordinario. Son muchos los chicos y chicas pobres que acuden a nuestras Escuela y se encuentran con una acogida y un seguimiento fenomenal.

Pregunta 7.- El sistema pedagógico de Don Bosco, (el denominado "preventivo" , que tan revolucionario fue en su momento por la renuncia expresa al castigo físico y toda vejación al alumnado) y que tanto ha calado en pedagogos de diferentes perfiles no se estudia en los planes de magisterio.¿Cree Vd. que eso es debido a que no hay tal sistema pedagógico (porque apenas hay bibliografía alguna al respecto, salvo algunas indicaciones de Don Bosco) porque tal sistema, de haberlo, no tiene la entidad de otros, o por alguna otra causa?
Respuesta.- No soy especialista en esto. Cuando yo estudiaba Magisterio en Huesca nos explicaban el sistema preventivo como nos explicaban a Paulov, a Freire, a Makarenko y a otros pedagogos. Este mismo curso he sido invitado a pronunciar una conferencia sobre nuestro sistema de educación para los alumnos de Magisterio. Con todo, yo creo que don Bosco fue un hombre eminentemente práctico; no diseño un método pedagógico extraordinario, sino un método muy pragmático para acercarse a los chavales más desfavorecidos.

Pregunta 8.- ¿Que opina Vd. del movimiento objetor a EPC?
Respuesta.- Me parece muy respetable, aunque sinceramente, no lo entiendo.

Pregunta 9.- ¿Que opina Vd. del caso "crucifijos en las escuelas"?
Respuesta.- Creo que es la consecuencia de una catolicización excesiva de la Escuela, de una imposición del hecho religioso católico durante muchos años. Lógicamente tienen que estar en las Escuelas católicas. Sinceramente, no me preocupa que no estén en las Escuela públicas. Con estas batallas (la EpC, los crucifijos…) los primeros perjudicados son los chavales. Creo que hay temas muchos más importantes en la educación de los jóvenes.

Pregunta 10.- Por su relación con los medioa audiovisuales.¿Vió Vd. la película "La Vírgen de los Sicarios"? ¿Que opinión le merece la imágen que se dá el colegio salesiano de la ciudad colombiana donde se desarrolla la acción?
Respuesta.- Creo recordar que el protagonista de la película compara el Colegio con una cárcel, aunque curiosamente se encomienda a María Auxiliadora cuando va a asesinar a alguien (esto mismo ocurre con otra película colombiana, Rosario Tijeras). Qué duda cabe que ese Colegio salesiano no queda bien parado, a juzgar por lo que de él dice el protagonista. Yo no conozco la realidad de los salesianos en los Colegios de Colombia, pero sí que le puedo decir que en Bogotá hay una presencia salesiana que es una ciudad de muchachos para los gamines, los chicos de la calle. En ella se hace un trabajo formidable para recuperar chavales de las calles que, de no ser por los salesianos, estarían condenados a la prostitución, la droga y la muerte.



Nota final: Tras ocho años de permanencia en Huesca, Josan Montull es trasladado (año 2004). De dicho paso quedó constancia, en la prensa de la época y del lugar, en sendas "cartas al director" (Diario del AltoAragón ) que reproduzco a continuación.

Se nos llevan a Josan Montull
José BIBIÁN CARRERA 06/07/2004
Era la crónica anunciada, que diría el escritor García Márquez. En las últimas Navidades nos lo temíamos. En cuanto muera su madre -estaba muy enferma- Josan se marchará. Y qué deprisa pasa todo. El domingo nos lo comunicó apesadumbrado. Josan es un cura que cumple a rajatabla el ideario de la Congregación Salesiana. Puertas abiertas todo el día, para que los chavales se encuentren como en su casa. No es el típico cura de sacristía; con su bandolera al hombro se recorre la ciudad y especialmente el casco viejo, donde subsisten las prostitutas, la droga, los emigrantes, etcétera. Ése es su mundo, ayudar a los desfavorecidos del sistema. Sus sermones de la misa de doce eran diferentes. Alguna persona mayor fruncía el cejo, pero es que decía: “¡Los curas aburrimos a las ovejas!”
En estos tiempos en los que sólo asisten a misa las personas mayores, su iglesia estaba llena de personas jóvenes. Son ocho años los que ha estado con nosotros. Espero que su simiente dé fruto y alguien coja el relevo.
Confieso que me equivoqué, pues creía que su destino sería la Casa Central de Barcelona, pero no, se va a Lérida, que está más cerca y si terminan pronto la autovía será un paseo y una delicia visitarle.
¡Josan! Sé que lo estás pasando mal, pero como dices, hay que obedecer lo que manda la Superioridad. Pero a veces, duele...


El traslado de Josan Montull
F. BAGÉ 13/07/2004
Adoptada la determinación del traslado de una manera definitiva, la noticia -que había surgido inesperadamente- se propagó con rapidez. Ocurre que en Huesca llevan mucha más velocidad las noticias tristes que las buenas noticias. Que Josan se nos va. Yo, que lo supe pronto, pensé -en seguida- en lo complicado de su conflicto interior, entre cariños conseguidos y contrastados en Avenida de Monreal y la obligada aceptación con la que tenía que admitir la orden, la obediencia, que se dice, y compadecí su estado de ánimo ante ese cruce de sensaciones. Habías conseguido, de bote pronto, que tu traslado a otro destino complicara las cosas, incluso se cruzaban en muchas direcciones motivos que abundaban pero que a la vez no eran claros.
Llamé a su móvil sin saber qué decirle, y noté su voz entera, pero distinta. Quedamos en vernos y tuve claro en seguida que -al vernos- me contaría cosas que no me convencerían del todo, y yo le contaría cosas que él querría atemperar, caridad con la que ya me obsequió otras veces.
Trasladador, trasladante, qué más da que el vocablo sea inapropiado, no sé quién eres, qué más da, pero olé tu sagacidad. Se nos marcha Josan porque tú lo has decidido, a otro destino, me da lo mismo a dónde. Y claro que el Colegio de Huesca seguirá, y claro que seguirán los Salesianos que por aquí estén escribiendo -día a día- los segundos cien años de vida en Huesca, pero ya, trasladador, casi nada será lo mismo.
Quedó consternada la propia Comunidad y consternados los amigos de diferentes generaciones que Josan ha ganado. Se quedaron todos tristes con la noticia, y muchos se cabrearon sin saber contra quién. Y lloró gente con tristezas de las de verdad. Se echará al entrañable Josan mucho en falta, y de alguno de los motivos te voy a contar, trasladador, el porqué.
Porque Josan, ¿sabes?, creó y consolidó equipos que trabajaron magníficamente para la parroquia y eran eficientes de verdad, y eran, además, amigos de verdad. Porque con grupos de jóvenes ha sido cura, y salesiano, y colega, y uno más para todo, ha ayudado a muchos de ellos entre broma y naranjada con vodka. Porque para los de más edad ha tenido detalles difíciles de valorar de ayuda, de consuelo, de tertulias a domicilio, porque visitó hospitales donde pasaban amigos fechas complicadas, y ayudó a indigentes, y escuchó -tantas veces- a quienes al otro lado de su mesa estaban necesitados de contar cosas. Porque ha repartido entre muchos de ellos folletos del evangelio de ir por casa, de ese evangelio que entendemos casi todos. Porque fue, a veces, incluso sin darse cuenta, ese cura amigo y ese amigo cura. Porque las homilías de sus misas tenían palabra que llegaba dentro, agotadas las localidades de la basílica, y era fácil del todo compartir en la iglesia meses de mayo, y sacramento, y sencillas eucaristías. Porque hubo aplausos enardecidos en entierros y en celebraciones como nunca se habían producido, y, curiosa y paradójicamente, algún aplauso reciente no agradó a jerarquías en otra onda. Porque fue actor cuando se le necesitó en las representaciones del histórico teatro de esa casa, que por eso Manolo Carranza le guardará, claro, la túnica, cada Semana Santa, y animador cuando hizo falta de jornadas y de encuentros cuando hizo falta, incluso comentarista de tele, y siempre salesiano en todo y para todos. Porque dejan poso su manera de ser y de llegar, debe ser por lo inusual en este batiburrillo de cuartillas prefabricadas y de sermones estándar.
El Credo que nos leyó -entre emociones- en el funeral de su madre, tenía y tiene la fuerza del convencido, que tal vez sea cuestión indispensable para ser cura. Habrá que releerlo recreándome en él, cuando empiece a echar a faltar la tertulia de algún domingo, por la mañana, antes de la misa.
Trasladador, olé tu oportunidad. Tu determinación -en conciencia, claro; sesudamente meditada, claro-, nos ha escocido, qué le vas a hacer. Menos mal que dichosos los compañeros de taller que van a recibirlo: aprovecharos de él, que os llega un tío cabal.
“La huella”, trasladador. Por aquí queda, como un poco descalabrada. “La huella” es una peña de amigos que empezaron a serlo hace casi cincuenta años en los Salesianos, y que ha presumido de tener como capellanes a Montull y a Alzueta. Nos queda Javier, nos tendremos que ayudar.
Habrá que hacer piña, claro, con Ramón Dieste, que lo sustituye, está claro. Es obligación, además, para los que seguimos queriendo esa casa, pese a situaciones como ésta.
Penúltima reivindicación, trasladador, y acabo. Fíjate si con la edad que uno alcanzó tiene claro que los imprescindibles nunca existieron. Pero, si acaso, si Lérida necesita a Josan, nosotros también.
Y un último desahogo. En estos ocho años con el cura Montull -con el entrañable Josan- hemos compartido muchas historias de diferentes colores, incluyendo las últimas páginas de las vidas de sus padres, y esas muchas historias han hecho que muchos le queramos mucho, yo uno de ellos.
Claro que, como dice mi madre -por cierto, forofa salesiana- y desde su lucidez de noventa y dos años, trasladador, allá cada uno con sus cosas y que sea lo que Dios quiera.