Manuel Benito es un referente en Huesca y provincia en lo que a investigación, difusión, mitología popular e historia reciente atañe. Hombre de trato cordial y generosidad sin límites en lo que a compartir su trabajo y descubrimientos se refiere, tuve la fortuna de mantener una entrevista con él con motivo de la publicación de su anterior libro (Huesca: Álbum de adioses). De la impresión que este hombre me causó doy buena cuenta en este misma web, en la sección GENTES.
Manuel Benito ha traído hasta nuestras librerías un libro de tamaño físico justo para convertirse en una guía de campo; con abundante material visual e, incluso, con las coordenas GPS recopiladas de los lugares emblemáticos del paso orwelliano por nuestro entorno, entra perfectamente en las mochilas o bolsillos pantaloneros y constituye un elemento más que interesante para completar o, incluso, ser el eje de excursiones de gentes interesadas por el tema o grupos de escolares que descubren las huellas de nuestro pasado próximo. Una obra con merecimientos más que justificados como para figurar en listados de materiales de consulta de los planes educativos; y más en lo que a currículo aragonés se refiere.
No puedo por menos de imaginar la figura del autor dirigiéndose "in situ" a grupos de turistas, estudiantes o curiosos, comparando realidad actual con fotografía, poniendo en valor (como dicen ahora los políticos) el legado histórico que aún sestea entre los oteros monegrinos y proporcionando a esta comarca un atractivo añadido más para su oferta de turismo cultural.

Por otra parte, debo señalar que esta RESEÑA no se refiere a un acto concreto, sino que es una mezcla elaborada de la presentación del libro "Orwell en tierras de Aragón" en Alcubierre (21/10/2009) y Sariñena (23/10/2009).Vamos a ello: En ambas localidades, en el mismo recinto de la presentación, tenemos una mesa en la que la Editorial Sariñena ha dispuesto, a modo de escaparate, su fondo editorial e, incluso, ha colocado unas botellas de vino con etiquetas alusivas a su quehacer.




Manuel Benito: "Orwell en tierras de Aragón"
Puedes ver una colección de fotos del evento pulsando AQUÍ


"Las ruinas de la Sierra de Alcubierre o las posiciones, ya olvidadas, desde donde se intentó tomar Huesca, constituyen el objeto de este opúsculo. La contienda aquí es lo de menos. En las guerras siempre vencen los mismos, da igual a que facción pertenezcan. Los cobardes, los mentirosos y los rufianes acaban por entenderse y contribuir a la farsa política que surge tras los intentos de un mundo mejor, con la tierra agujereada de bombas y regada de sangre. La lucha heroica equipara a los valientes de distinto bando que quieren cambiar las cosas." (Orwell en las tierras de Aragón, página 13)



"Teníamos hoy un duro contrincante", inicia su alocución Alvaro Amador, el alcalde de Alcubierre, en referencia al partido de fútbol R. Madrid- Inter que a estas mismas horas se disputa. De cualquier modo una veintena de personas esperamos el acto, que comienza con el agradecimiento a Salvador y Manuel por elegir Alcubierre como uno de los lugares para la presentación de la obra. " La figura de Orwell nos ha puesto al pueblo en la estela del mundo; ha sido uno de los referentes literarios de la cultura sajona en cuanto a su faceta de cronista de guerra. Pero yo quiero hoy hablar de figura de Salvador Trallero, nacido en Sariñena en 1966, fotógrafo y recopilador de fotografías antiguas, pastelero y editor", continúa el alcalde que hará un repaso pormenorizado del hacer literario y editorial de Salvador.
Tras ello presentará a Manuel Benito realizando un repaso a sus obras tanto literarias como periodísticas y recordará también sus pasos como fotógrafo, guionista, periodista de viajes y colaborador habitual de otros medios radiofónicos y televisivos.
De igual modo, antes de pasar la palabra a Salvador Trallero, recordará las tardes de Benito como conferenciante en esta localidad y otras cercanas.




En Sariñena el salón de plenos municipal luce casi lleno. Es Manuel Conte, presidente de la Comarca de Los Monegros, quien abre el acto. Expresa su satisfacción Conte por poderse sentar junto a Salvador Trallero, "un monegrino excelente pastelero que te sorprende al descubrir que hubo algo en este municipio, de importancia vital para la historia reciente de nuestro país, como el campo de aviación republicano. Y que además, se mete en un lío de éstos, saca a la luz su libro y, encima, edita y publica varios libros más, con lo que, a mis ojos , se revaloriza como persona y monegrino." Y refiriéndose a Manuel Benito, le agradece la aportación intelectual del mismo al incorporar la figura de Orwell al proyecto del C.I. de la G.C., al tiempo que se siente orgulloso de, con la exigüa cantidad económica empleada en actuaciones como las trincheras de Alcubierre, el impacto turístico y económico que ha tenido en la zona. Fija como próximas actuaciones las recuperaciones de Monte Oscuro y Santa Quiteria; también la del campo de aviación, que asegura lo dejará cerrado en este mandato.


"Hace veinte años ya en Cataluña recuperan, conservan y ponen en valor los restos de la guerra civil. Venía siendo hora ya de que en Aragón comenzaran a hacerlo", manifiesta José Antonio Adel, quien expresa su amistad personal para con Manuel Benito y felicita a Salvador Trallero por su labor editorial; continúa glosando la figura de Benito:" Es una de las mentes más lúcidas que conozco y una de las personas a las que todavía no se le ha reconocido su ingente labor; sé que, en su modestia, no quiere reconocimientos pero debo decir que en mi amigo Manuel valoro principalmente su capacidad de trabajo y su formación científica y humanística que lo lleva a tratar sus trabajos literarios y periodísticos documentándolos con rigor en fuentes diversas." Finaliza José Antonio, con un conato de emoción, deseándole un rápido restablecimiento y salud duradera para sacar a la luz todos esos trabajos que tiene guardados y que aún no han salido a la luz. El final de su intervención tiene un punto de humor cuando Manuel Benito, dirigiéndose al público, dice: " Yo ya os avisé que eran amigos".


Puedes ver una colección de fotos del evento pulsando AQUÍ


.


El editor, Salvador Trallero, es hombre jóven y de corrección clásica en el vestir; y en el tratar, que no es poco. Trajeado y encorbatado, luce a la altura del corazón la insignia (unas alas de metal plateado) regalo de la Asociación de Aviadores Republicanos (ADAR) tras la publicación del libro "Alas Rojas", dedicado al campo de aviación republicano sito en Sariñena. Realiza los trabajos previos al acto, intenta hacer funcionar el cañón proyector, atiende a los asistentes más puntuales, se interesa por la temperatura del local, apaña la pantalla proyectora, instala la mesa escaparate ...
Tras agradecer Salvador la asistencia, en ambos actos, prosigue su intervención:"A Manolo lo conocéis todos en sus múltiples facetas. El fué quien encontró el libro de Los Animales y Vegetales, de José Fatás, que reeditamos y lo cierto es que la relación de Sariñena Editorial y Manuel Benito ha pasado ya de la colaboración profesional a la amistad personal. Y mientras haya ideas (y seguro que Manolo tiene ideas y proyectos para el futuro) seguiremos colaborando. Con respecto a la edición, hemos mimado el libro: tapas duras, elección cuidadosa del papel, tipografía exquisita y tamaño adecuado."



Manuel Benito es hombre que, en su faceta como conferenciante, tiene la habilidad natural de expresar con sencillez su mensaje, de salpimentar su discurso con anécdotas bien hiladas y de convertir el patio de butacas en un aula con atmósfera idealizada de escuelita republicana. Consigue la atención de los presentes sin necesidad de alterar en modo alguno su tono, casi cómplice, casi de conversación a corta distancia entre amigos. Acompaña su charla con una sucesión de fotografías, muchas de ellas incluídas en el libro, que ilustran su intervención.
Comienza Manolo haciendo referencia a los primeros años de Eric Arthur Blair, nacido en los albores el siglo pasado en la India colonizada y educado en la universidad británica de Eton; relata su incorporación la Policía Imperial y su servicio en Birmania, fruto del cual rompe con su presente como funcionario represor del imperio británico y llega a cambiarse, cual serpiente que muda, su nombre. "Nace así el George Orwell que conocemos", asegura Benito tras el cual se proyecta una primera foto en la que se vé a Orwell recostado en el suelo junto a un compañero de la policía, ambos ataviados con una especia de salacot y rodeados de nativos birmanos.
"Y tras ello, La Bohemia, prosigue Manuel. Penurias económicas, trabajos mal pagados y supervivencia. De esa época se lleva el bagaje preciso para escribir "Sin blanca en París y Londres" y una merma en su salud en forma de neumonía."
Siguiendo con esa reseña biográfica, Manuel Benito relata su sensibilidad social tras el conocimiento de las condiciones de vida de los mineros y sus familias: "Tuvo acceso a muchas viviendas obreras y experimentó la realidad cotidiana de la mismas, tomó nota de los ingresos salariales por hogar, y pasó días enteros consultando en la biblioteca registros de salud pública e informes laborales en las minas. Su adscripción al Partido Laborista Independiente como voluntario para luchar en España lo planta al poco en plena contienda y acepta de buen grado combatir en un frente menos espectacular que el de Madrid.De hecho, trras Barcelona, es Barbastro su parada primera, una ciudad que describe fría y desangelada."
Se van sucediendo las fotografías al ritmo de la charla. Aparece Orwell en un grupo de miembros del Partido Laborista Independiente, se le distingue entre los voluntarios semiformados en el Cuartel Lenin del POUM... Una foto del Barbastro miliciano y otra del Siétamo combatiente. Al llegar este instante, realiza Manuel un paréntesis en la linealidad de su historia para mencionar al coronel Villalba. Extraigo del libro (pags. 19 y 20): "Sobre esas fortificaciones puso un empeño más que sospechoso el coronel Villaba que, complotado con los fascistas, se quedó aislado en el acuartelamiento barbastrense por los soldados y obreros anarquistas y socialistas, mientras la zona militar a la que pertenecía quedaba en manos de la República. Villalba hizo de tripas corazón y se puso un mono de mecánico para marchar al frente donde prestó un gran servicio a los fascistas, distrayendo sus propia fuerzas y las mejores columnas que llegaban de Barcelona, en atacar Siétamo a muchos kilómetros de Huesca, cuando podía haber penetrado por cualquier otro punto."
A partir de ahora, la guerra y las circunstancias de la misma constituyen el telón de fondo sobre el que diserta Manuel. Tendrá tiempo de mencionar las dudas morales que suscitan en Orwell sus actos bélicos, su temor a que le desfiguraran la cara, su acto heroico corriendo en pos de los miembros del Batallón de Choque Rovira para avisarles que estaban a punto de ser copados por el enemigo (tras lo cual, y estando a salvo, volvió al escenario del combate para buscar a dos amigos suyos que, lo desconocía, habían sido evacuados) ... Y la cotidianeidad de las trincheras; el forrado de las mismas con colchones y otros medios para evitar el rebote asesino de los proyectiles en la piedra; el paso cubierto para avanzar entre las trincheras batidas por las posiciones enemigas; el olor que tanto afectó a Orwell; el vehículo blindado artesanalmente que sube el desayuno a la posición; el Negus y el Pancho Villa de cada grupo de combatientes;los hospitales de sangre; la cámara de fotos robada, y nunca rescatada, a Orwell por los sanitarios que le atienden tras ser herido en el cuello; la onomatopeya que da lugar al nombre de paqueador; la Imposible; el fascista en cuclillas que salva su vida; los muchachos de Sitges pasados a cuchillo junto a un matrimonio anciano ... Y, en fín, muchos otros flecos que dejo aquí sueltos y que son tratados con rigurosa amenidad por Manuel, tanto en su libro como en su charla.
Y, permanentemente, la sucesión de imágenes contenidas en el libro: Los Dragones en la posición San Simón, las cocineras de Monte Oscuro, la apostura de la época de Juan Fernández "el Negus", luciendo barretina y correajes, la primera bandera tricolor que vió Orwell y que pertenecía a la del Rgto. de Carros nº 2 (fuerza sublevada), el Hospital de sangre El Pucero (un agujero donde depositar a los heridos en espera de su evacuación), La Granja donde esperó combates y sufrió bombardeos, el Isuela donde se desparasitó, la línea arbolada desde donde partió el disparo que le acertó en el cuello ...
Terminará su disertación Manuel comentando el periplo de hospital en hospital de este hombre y su licencia. Referirá también su enfermedad, tuberculosis, que lo llevará a la muerte poco antes del descubrimiento de la estreptomicina que pudo haberlo aliviado. Y no eludirá tampoco el mencionar la polémica suscitada por la posible delación que hizo de determinados personajes (el más conocido Charlie Chaplin) por sus simpatías pro-soviéticas, delación que Manuel Benito inscribe en un proceso de febrilidad preagónica y con una mujer, su segunda esposa, que pudo posteriormente vender la información.

Llegado el turno de las preguntas, en Alcubierre se suscita alguna cuestión técnica acerca de una fotografía que muestra las posiciones de La Pasionaria, San Simón y El Negus, cuestión que solventa Manuel dando detalles acerca de la documentación de la misma. En Sariñena, un asistente denigra la figura de Orwell al que trata de traidor, a sueldo de la CIA y mal escritor aupado tan sólo al éxito literario por los afanes de la central de inteligencia. La respuesta de Manuel es inmediata: sin esconder los momentos más polémicos de su vida, su paso por Aragón y su posicionamiento en la GC son conocidos, de su altura como escritor habla su obra.
El acto termina entre los aplausos de los asistentes y la invitación de Salvador a seguir debatiendo frente a un picoteo servido en un edificio cercano.








Puedes ver una colección de fotos del evento pulsando AQUÍ

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *


Título: "Orwell en las tierras de Aragón"
Autor: Manuel Benito Moliner. Apdo. Correos 159 - 22080 HUESCA
Prólogo de Raúl Mateo Otal
Fotografías: Diversos fondos que se mencionan en página 113
Editor: Salvador Trallero. Sariñena Editorial. 974570079
Impresión: Cometa S.A.
120 páginas. 54fotografías. 7 mapas. Coordenadas GPS.


Capítulo I: El personaje
Capítulo II: De Alcubierre y Leciñena
Capítulo III: La Imposible
Capítulo IV: Las otras posiciones monegrinas
Capítulo V: Tomar café en Huesca

*** Se acabó de imprimir este libro el 17 de octubre de 2009, 75 Aniversario de la muerte de un gran republicano aragonés,don Santiago Ramón y Cajal, cuyos restos descansan en un osario común en amalgama con los desheredados, tal como él exigió. ***



16.10.2009.- El Diario del AltoAragón cubre la presentación en Huesca. (1 y 2)