08.05.2009
Miguel Ángel Maestre es un hombre jóven, extrovertido, atildado, afincado en Huesca desde hace cuatro años. Un neofato más ...
La conversación irá sobre ruedas, y no metafóricamente hablando, ya que se realiza dentro del autobús que la Asociación DAV (Derecho a Vivir) ha fletado para un recorrido promocional de campaña y que, hoy, visita Huesca.
Miguel Ángel tiene su historia en Huesca; una historia que comienza en el Bocho bilbaino y que finaliza, al menos por ahora, en coso osco. De las txiketeras siete calles al Botánica de clandestinos discretos clientes y continuadas visitas de pretorianos celosos, funcionarios ejemplares de poco ejemplares funciones. Y del acoso pero no derribo, que MA sigue en pie, al "ahí te pudras" de nuevos horizontes. No lo expliquemos más;dejemos al lector un resquicio imaginativo.

"Esta ciudad tiene una gente fabulosa, muy acogedora y que nos acepta rápidamente; lo malo es el conformismo, la falta de exigencia, de proyectos de futuro.Esa resignación inmovilista creo no forma parte del espíritu oscense. Estamos en una ciudad y una tierra plena de posibilidades que no se acometen.", critica MA.
Acerca de realidad cultural comenta que "desde el primer día me sorprendió tanto la oferta como la sensibilidad cultural en Huesca;por cantidad y calidad, muy superior a otras ciudades de menor volúmen demográfico. Veo mucha cultura alternativa y muchas posibilidades para nuevos artistas.
Eso sí,Huesca necesita ilusiones nuevas, y es preciso para ello un dinamismo municipal que implica el relevo de sillones.Nuevos proyectos, nuevas maneras de crecer que, por inercias, están paradas."


El autobús va recorriendo calles; veo, por la luna frontal, caras de curiosidad entre los paseantes. Un autobús rojo, con el corazón sonriente logo de DAV y un vientre femenino en claro estado de gravidez no son formas de pasar desapercibido entre estas hileras ciudadanas de administrativos varios en busca de su cafecito con pincho de media mañana , parados rumiando su hastío y rentistas de avanzada edad rumbo a su tertulia prensil (de prensa, vamos) en hoteles con solera taurina.
La primera parada (y la última de esta mañana; maldita sea la bomba de la servodirección) es junto al Colegio Salesiano donde MA y otros voluntarios de la campaña reparten gorras, globos y chapas a niños que por ahí circulan de vuelta a las clases tras correr unos kilómetros en solidaridad con niños africanos; niños ya nacidos, eso sí, a muchos de los cuales (y lo escribo sin el menor atisbo de sarcasmo) les será aplicado un aborto con efectos retroactivos por medio del hambre, la desnutrición,la enfermedad o la guerra.

Conocedores ya de la mala noticia de la avería, nos dirigimos al parking en espera del mecánico."Yo no pertenezco a DAV, ni a HO",me confiesa Miguel Ángel."Simplemente soy un militante pro Vida al que, por cuestiones de amistad me han pedido que en Huesca me ocupe de este asunto hoy y lo hago. Aquí lo hago encantado; en Bilbao no lo haría. Entre organizaciones de estas características también hay sus más y sus menos, tanto por cuestiones estratégicas como tácticas, y hay también oportunistas que quieren pescar en estas aguas.En esto yo soy un oscense más que no se queda en casa sino que, por el derecho a nacer, sale y se moviliza.", confiesa Ángel.

"Hay muchas veces que, y en esto las organizaciones pro Vida lo hemos hecho muy mal, hemos olvidado a la madre; por desgracia hay muchas madres que se ven empujadas a esta falsa solución por un problema de soledad, de falta de apoyos no sólo financieros, por un desasistimiento afectivo sin luz al final del túnel... Son madres a las que no se les da otra salida desde medios públicos y que recurren a los escasos medios privados que podemos ofertarles.", continúa MA.

La conversación gira ahora en torno a las implicaciones políticas con las que estos grupos son relacionados. No elude el tema MA que es conocedor de que personajes relacionados con organizaciones de amargo recuerdo pululan entre ciudadanos de recta intención. "A Dios no le funciona el departamento de Recursos Humanos" , me brinda MA como auténtico titular.