Macario Olivera Villacampa es un hombre polifacético que no se arredra ante mandatos complicados como la elaboración de este libro. Hombre prudente, dueño de su silencio antes que esclavo de sus palabras, tampoco teme hablar en defensa de los más desfavorecidos ni en el foro público ni en el atril de las iglesias que atiende por causa de su compromiso sacerdotal. Profesor universitario, escritor, investigador, sacerdote...; no se puede etiquetar a este hombre; precisaríamos una infinidad de pos-it para hacerlo y seguiríamos quedando cortos. Digamos tan sólo que es un ser humano entrañable, de cercano y afectuoso trato y correspondido plenamente por todos aquellos que nos vanagloriamos de conocerlo.

Montesusín, por su parte, es la historia de una gesta; es el relato vivo de unos hombres y mujeres que llegaron tras un sueño de felicidad y bienestar, sueño que lleva lanzando a la humanidad, desde el principio de los tiempos, a embarcarse en la Kon-Tiki, acercarse peligrosamente en frágiles naos a los confines de la Tierra o tratar de atravesar en noches sin luna estrechos que separan la pobreza de la abundancia.
Los colonos, los pioneros de Montesusín tampoco lo tuvieron fácil; tras la promesa de una vida mejor no había ningún regalo. Tan sólo la certeza de una vida de trabajo duro, de ligazón a las 10 hectáreas de tierra que, sin su esfuerzo, nunca hubieran sido sino polvo baldío.
Cincuenta años de regar esa tierra casi estéril con sudor y lágrimas, cincuenta años después de dolor de espalda continuado, de pieles quemadas por el sol, de jornadas agotadoras, estas gentes celebran la alegría de sentirse vivos y juntos, mientras dedican un recuerdo a aquellos a los que extrañan, aquellos cuyas vidas y sangre forman ya parte de esta tierra, de esta zona de extrema belleza y extrema dureza a la que llaman Monegros.
De todo ello se da buena cuenta en el libro que hoy se presenta.




En el principio era desierto... Montesusín , 50 años después
Puedes ver una colección de fotos del evento pulsando AQUÍ

"Fundar un pueblo, ser los primeros colonos, encontrarse con las casas sin terminar en muchos casos, incompletas y sin servicios higiénicos, incluso sin conducciones ni instalaciones de agua potable... empezar a trabajar un lote de tierra de 10 Has., todavía sin la maquinaria suficiente,o quizá nula, no era nada halagüeño, y supuso un gran trabajo, una gran entrega transformadora para reconvertir todo, hacerlo habitable y productivo.Llegar al nuevo pueblo debía ser el comienzo del fín de una vida en el secano. La dura situación del viejo labrador tenía que terminar. Pero todavía habrís de pasar un tiempo de prueba antes de llegar a la etapa de total transformación, mecanización y plena producción."
Macario Olivera Villacampa."Montesusín, 50 años después", pag. 96






Montesusín es fiesta. Sus calles lucen banderines, su plaza improvisa un comedor popular donde luego picaremos algo, la gente charra despreocupadamente ... En el local social se ultiman los preparativos para el acto de presentación del libro y, en imposible comunión, se prueban los equipos de luz y sonido de la orquesta que animará la noche. Y, que no se me olvide, también se prueba la luminotecnia que tan malos ratos nos hará pasar a los que cargamos con una cámara fotográfica.

En sus proximidades, una importante representación de los representantes políticos de la zona aguarda. Me presentan a Juan Antonio Rodríguez,el alcalde de Grañén (¿Eres tú el que me has llamado para acreditarte como prensa?, me pregunta) ; hacen lo propio con la encantadora y cercana Mª Jesús Sobrevía, la alcaldesa de Montesusín. Saludo a Jesús Alfaro y Lorena Canales munícipes de Tierz y Sariñena, respectivamente; en un corrillo cercano distingo a Manuel Conte, el presidente de la comarca monegrina y, al poco tiempo harán acto de presencia Mariví Broto (consejera de Educación), Margarita Périz (senadora) y Ramón Miranda, ex alcalde Graus y actual director general de Cultura del GA. Seguro que olvido a más de uno; mis disculpas...
Y los componentes (gente acogedora y de cordial trato) de la comisión gestora del cincuentenario velando porque todo esté correcto, mientras Macario atiende a la prensa y los vecinos comienzan a tomar asiento. Así que, con un ligero retraso comienza el acto con unas breves intervenciones de Juan Antonio Rodríguez el , de hecho, maestro de ceremonias, Manuel Conte y Mª Jesús Sobrevía.

"No es usual que en un pueblo tan pequeño se presente un libro; y aún menos que el libro trate del pueblo. Este libro que hoy se presenta es importante porque habla de nuestra pequeña historia y porque algunos de los primeros colonos que aquí vinieron han comenzado a irse y su testimonio, por desgracia, no fue recogido. Es por todo ello, Macario, que quiero agradecerte el trabajo realizado" , dirá Rodríguez antes de pasar la palabra a Conte.

"Un pueblo sin memoria es un pueblo sin historia. En este sentido debo agradecer a Macario su esfuerzo y su trabajo.Os sentiréis muy identificados con lo que en él está escrito porque está hablando de vosotros, de vuestros padres y abuelos. De vuestras vidas y trabajo, de gente luchadora ... " apunte Conte tras, como harán todos los oradores, agradecer la presencia de los vecinos y autoridades.

Mª Jesús toma el micrófono; junto a mí, su marido,visiblemente orgulloso, mantiene firme el pulso de ambas manos que sujetan una grabadora de vídeo con la que está filmando el acto. "Cuando el año pasado nos propusimos hacer este libro, un testimonio perdurable de nuestra historia, tuvimos la suerte de contar con Macario", enuncia la alcaldesa que, inmediatamente cede el testigo al alcalde de Grañén quien presentará al autor de libro como persona idónea para llevar a buen puerto este encargo, describirá brevemente sus cualidades profesionales y glosará su calidad como escritor.



Puedes ver una colección de fotos del evento pulsando AQUÍ


"Que fue una jornada maratoniana (*), nadie puede negarlo. Que la gente estaba entusiasmada, medio enloquecida, arrebatada como en presencia de un halo divino, pues también es evidente. El hecho es que hemos dado esta reseña de visitas precisamente porque no visitó Montesusín, ni siquiera se nombra, y no sabemos por qué... Hay gente ocurrente que ha pensado que no lo hizo porque, en el empalme de la carretera, tenía que virar a la izquierda, y esto para Franco era demasiado..."
Macario Olivera Villacampa."Montesusín, 50 años después", pag. 144
(*) Nota webmaster: El autor hace referencia a la visita de Francisco Franco a Los Monegros (17 Junio 1958)




Cuando se acerca al atril el autor de la obra, en la sala se continúa percibiendo el molesto sonido de un altavoz del equipo de audio, más audible aún en el silencio absoluto con el que los asistentes esperan las palabras de Macario; incluso alguna conversación en el exterior del local (las puertas están abiertas) es silenciada con imperativos chistidos.
Macario comienza su discurso de manera académica con el saludo inicial (formas protocolarias de tratamiento incluídas) tanto a las autoridades presentes como al auditorio en general, con referencia especial a todos aquellos que ,con su sudor, se hacen especialmente merecedores del reconocimiento que la publicación de este libro representa.

"Al iniciar mis palabras confieso mi confusión para hablar de este libro, que viene a ser como un hijo monoparental mental del que un padre no sabe distinguir con precisión qué destacar.
El título está configurado de forma poco común:
- Portada: En el principio era desierto… (o sea, no había nada)
- Contraportada:…y un día acampó la vida (primera foto de las primeras casas, todavía sin habitar, de la que es autor el Ingeniero don Gregorio Cabrerizo, quien, al no poder venir, la envió a la Alcaldesa del pueblo, quien, a su vez, la entregó al autor, por si pudiera servirle, como así ha sido).
- Portada otra vez: MONTESUSÍN, 50 AÑOS DESPUÉS. Aparece sobre una amplia foto de fondo con vista global del pueblo en todo su esplendor. Es una foto prestada por Olga, quien no tuvo inconveniente en que se quitara el marco para poder trabajar sobre ella y darle mayor nitidez. Sobre la parte alta superior de esta foto, se posa un libro abierto, en la página de la izquierda figura una foto de la iglesia y su entorno, y en la página de la derecha otra foto con el edificio del Ayuntamiento, adornado en su balcón con la bandera de Aragón; estas páginas simbolizan el estudio pormenorizado de todo el pueblo que el autor se propone desarrollar. Es una composición muy original, cuyo mérito, sobre bosquejo del autor del libro, debe atribuirse a Martín Moreno, de la Imprenta Gráficas Huesca"
, relata Macario.

También tiene el autor un recuerdo para los ausentes:" Deseo mencionar con todo sentimiento, compartido con sus familiares, el fallecimiento, durante el tiempo de gestación del libro, de don Demetrio Lorés, quien ya estaba enfermo, esposo de doña Mª Eugenia Flamarique, entrevistada en este libro. Y, de forma más inesperada, falleció recientemente don Pedro López Huerta Juárez, esposo de doña Francisca López, ambos entrevistados en el libro. Pedro López es el padre de nuestra compañera colaboradora, Belinda, a quien ya expresé mis condolencias en su momento, y aquí queda recogida su especial aportación de experiencias del pueblo, del que era entusiasta declarado, así como un gran ilusionado por la publicación de este libro.

Continúa Olivera:" Me ha sido de particular y muy meritoria ayuda la bibliotecaria Mª Ángeles Satué, quien me ha localizado y proporcionado las memorias originales sobre las que se concibieron los albores del pueblo, y cuyo estado de conservación era ya muy precario; pero hemos llegado a tiempo para salvarlas y reproducirlas. También debo mencionar con gratitud, como buenos colaboradores, a Fernando, Dolores y Nieves.
Deseo agradecer el marco editorial institucional del Ayuntamiento de Grañén, al que pertenece Montesuín, así como la simpatía con que tanto el Presidente de la Comarca de la Monegros como el Consejero de Educación y Cultura han sabido ver este trabajo. Desde un principio creí que había de enmarcar el libro en el contexto de le Comarca, para que tuviera pleno significado. Tenía que definir, por ejemplo, el sentido de “desierto”, porque se trata de un desierto vivo y monumental. En Sodeto está el Centro de Interpretación de Colonización, cuya explicación está basada en la magnífica obra del Prof. Cristóbal Gómez Benito, editada por el Ayuntamiento de Alberuela de Tubo. El Presidente de UAGA, José Manuel Penella, me regaló ese libro, en medio de una conversación sobre la necesidad de que los sindicatos agrarios sean más agresivos sobre sus justísimas reivindicaciones. Uno no puede sembrar año tras año en noviembre sin saber a cómo venderá su cosecha en junio. Incluso se han tenido que llegar a plantear si sembrar maíz el próximo año o no, porque pierden dinero. Y así es como llega el desaliento a los hombres del campo y las gentes de los pueblos que van perdiendo población, porque la agricultura está de capa caída. Lo mismo ocurre con los precios de la leche, y de los corderos, etc... Los mejores guardianes de nuestros bosques contra los incendios eran, y deberían ser, los rebaños de ovejas y cabras, que raen las hierbas hasta las raíces y nunca prenderá el fuego. Debemos prestar especialísima atención al agua, que llega más escasa, porque el “pacto del agua” está parado, no se aprovechan nuestros ríos, que deberían llenar de humedales nuestras tierras, y se van, sin embargo, inútiles al Ebro para que otros las reclamen.

Todos los colonos coinciden en que los peores años fueron los primeros, porque las tierras eran improductivas, diez hectáreas no eran suficientes,el pueblo estaba sin terminar... Tuvieron que ir de jornal, añadir horas de otros trabajos, mientras iban moldeando sus parcelas, y llenar sus cuadras de vacas de leche, que comercializaban en la RAM de Grañén. Estas gentes trabajadoras - algunos ya nos han dejado y los recordamos como “Luz de Estrellas” - fueron progresando y llegaron a una situación de franco bienestar, y vida digna y alegre. Todos los entrevistados dicen que viven alegres en el pueblo, un pueblo verde, con campo de fútbol, prados, flores y piscinas.
En estos últimos 50 años han ocurrido acontecimientos que han marcado nuestras vidas mucho más allá del desarrollo y progreso material. Se ha producido el paso de la dictadura a la democracia, la separación de la Iglesia y el Estado, la libertad religiosa etc. Apoyados en figuras señeras, también hablamos de estos asuntos trascendentales que han incidido radicalmente en nuestras conductas".


Finalizará su intervención el escritor solicitando perdón por alargarse (aunque a nadie del auditorio le ha parecido molestar la duración de su discurso habida cuenta del interés con el que ha sido seguido) y aconsejando la utilización del índice para la elección del tema que más guste al lector dada la variedad de los mismos.
Termina Macario su alocución en medio de un aplauso general.



"Nuestros Jefes y Autoridades, convencidos de nuestros deseos y del futuro de Montesusín, dispondrán y velarán como hasta la fecha, por todos nosotros, para poder llegar a la meta de nuestras aspiraciones.[...] Saludemos a todos con respeto y cordial bienvenida. A las autoridades y forasteros que mientras convivan con nosotros dejarán de serlo, y muy especialmente a la mujer que, con su belleza y sano optimismo, será la alegría de estas fiestas patronales de 1961."
Macario Olivera Villacampa."Montesusín, 50 años después", pag. 229, citando del Pregón de Fiestas del citado año.


Mª Victoria Broto, consejera del GA, será el último orador del acto.
Arrancará su intervención diferenciando los conceptos de colono y colonización, según los diferentes contextos y, sobre todo, diferenciando muy bien la colonización invasora cuyo único objetivo es el expolio de las riquezas de esta colonización pacífica, de trabajo y no pillaje, llevada a cabo por hombres y mujeres que revalorizaron con su esfuerzo estas tierras de estéril secano.
No terminará Broto su discurso sin alabar el acierto en la elección del autor, cuya figura, trayectoria y profesionalidad glosa no sin antes aclarar que sube al atril tras haberse leído el libro con el detenimiento y atención que la ocasión requiere.

El acto oficial termina, pero el público no se levanta. Cuando lo haga será , para, en abigarrada y dicharachera fila, acercarse a la mesa donde Macario firma ejemplares, saluda, abraza y sonríe. Una hora y media larga durará este acostumbrado epílogo a una presentación literaria. Una hora y media en la que ni firmante ni peticionarios expresarán una sóla queja. Se dilata hasta el punto que los componentes de la orquesta, preparados y vestidos, comenzarán mucho más tarde de lo esperado su actuación.



Y anécdotas. Muchas. La jovencita animadora de la orquesta que susurra a otra, mohína por la espera, que el firmante "es un premio Nóbel"; el vecino que , sonriente, se me acerca con un ejemplar abierto , mientras me asegura que "el de la vaca soy yo", en referencia al hombre abrazado a una vaca, fotografíados en el libro. O las personas que portan cinco o seis ejemplares, uno para la familia tal, otro para la familia cual, otro para ...
Cuando, al fin, la orquesta puede arrancar, Macario me secuestra, en abierta complicidad con miembros de la comisión del cincuentenario, para hacerme reponer fuerzas a la vez que comentamos algunos pormenores acerca del éxito obtenido. Cerramos la tarde con alguna foto del grupo y quedamos en volver al vernos en el centenario de Montesusín.
Por ánimo y sentido del humor que no quede...

Puedes ver una colección de fotos del evento pulsando AQUÍ

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *


Título: En el principio era desierto ... MONTESUSÍN, 50 AÑOS DESPUÉS ... y un día acampó la vida"
Autor: Macario Olivera Villacampa
Fotografías: Fondo Histórico Junta Vecinal de Montesusín y Macario Olivera Villacampa
Portada y Contraportada: Martín Moreno (sobre bosquejo del autor)
Editor: Ayuntamiento de Grañén
Imprenta: Gráficas Huesca, S.L.
328 páginas. 152 fotografías


Cap. I.- Pinceladas de Los Monegros Biología e historia del Desierto Monegrino. Valor monumental (Monasterio de Sijena, cartuja de las Fuentes, La Gabarda, Magallón, Orwwell, etc ...).La Comarca y sus línites. Programas de la Comarca (Leader. Estepárea, Gran Scala...).Entrevista con el Pte. de la Comarca.

Cap. II.- Agua y Vida.El agua de la fuente. El derecho del agua. Dos ejemplos entre mil carencias. Mitos del agua.

Cap. III.- Llamadas de existencia.Emograr. Conceptos sobre colonización.El Instituto Naciopnal de Colonización. Montesusín y el Proyecto de Rebasal. Informe relativos. Constitución Entidad Local Menor Montesusín.Imágenes y figuras de traslación semántica (Costa, de los Ríos, Suárez, Osés ...)

Cap. IV.- Edad de Oro.La Iglesia Parroquial. Detalles Curiosos. Párrocos. Nuestra Sra. de la Merced.Santa Agueda. San Isidro labrador. Las Escuelas. La sanidad. Programa 25 aniversario. Programa 50 aniversario. Actos. Alcaldes Grañén y Montesusín. Remembranzas 1958.

Cap. V.- Luz de Estrellas. Jotas y Cantos, en el cementerio y en la Iglesia.



Para ver la noticia recogida en El Diario del AltoAragón, pulse AQUÍ
Puedes ver una colección de fotos del evento pulsando AQUÍ