"Pero de lo que ya no queda duda es que además de cómplices de la peor dictadura mundial (la china) , los responsables del COI son malas personas. Prohibir a la delegación española manifestar su luto tras el accidente de Barajas es propio de miserables. Da absolutamente igual los argumentos que puedan aportar para justificar su infamia. Son gentuza. Y con gentuza así no se puede ir a ningún sitio."

Quien así escribe en Agosto del 2008, a pocas horas del desastre del Spanair en Barajas, es Luis Fernando Pérez Bustamante, una voz que se propaga, desde Huesca a todo el mundo gracias a la sección Religión en Libertad , inserta en Libertad Digital. Cor ad Cor loquitur es su altavoz, el blog que ha circulado y circula enlazado a diversas webs.

En el perfil de este blog, Luis Fernando hace una breve introducción autodefinitoria. Dice Así: "Nacido en 1968, casado y padre de tres hijos. Hijo único de padres católicos, abandonó la Iglesia Católica al final de la adolescencia. Tras unos años inmerso en el mundo de la Nueva Era, regresó junto con su esposa al cristianismo a través del protestantismo evangélico. Miembro de una congregación evangélica pentecostal, en sus últimos años como protestante se dedicó a la apologética anticatólica en diversos foros de Internet, pero el estudio de la historia de la Iglesia y la patrística le alejaron de la Reforma. En abril de 1999 empezó a asistir a la liturgia ortodoxa en la parroquia rumana pastoreada por el presbítero ortodoxo Teófilo Moldován. Finalmente, también con su esposa, regresó a su hogar, la Iglesia Católica, en octubre de ese mismo año. El cardenal John Henry Newman, Siervo de Dios converso del anglicanismo al catolicismo, fue fundamental en su proceso de re-conversión a la fe católica. Precisamente el título de este blog es homenaje a Newman ya que es el lema que escogió cuando fue creado cardenal por el Papa León XIII."







13.03.2009
Este hombre jóven, de aspecto aniñado, es un referente en internet. Es el director de Religión en Libertad, un medio digital inserto a su vez en Libertad Digital, y en el cual se comenta, analiza o critica la realidad de la Iglesia.

"Anteriormente escribía del mismo tema bajo el título Religión Digital y dentro de Periodista Digital; dejé de hacerlo por desacuerdos con el tratamiento de diversas noticias y porque no me gustaba que mi columna apareciera junto a publicidad de webs pornográficas." Efectivamente, este hombre de palabra recta así lo dejó escrito en Octubre del 2007 en su despedida-invitación a los seguidores de su blog, mencionando las razones de su abandono de P. D.:
Este es, salvo alguna circunstancia de causa mayor, el último post de Cor ad cor en Religión Digital. Podría dar muchas razones para explicar mi decisión pero creo que las puedo resumir en dos:
1- En Periodista Digital hay blogs eróticos y/o pornográficos. Aunque los peores ya no aparecen en la lista de blogs que sale en el margen derecho, siguen apareciendo otros con los que no me apetece lo más mínimo compartir espacio. No es lo mismo escribir en un periódico donde hay una sección de contactos en unas páginas destinadas a ese fin, que hacerlo en otro donde apareces al lado de la pornografía. Sé que Religión Digital no tiene nada que ver con esa cuestión, pero tampoco puede hacer nada para evitarla.
2- Aunque aprecio y agradezco el grado de libertad existente en Religión Digital, cada vez estoy más en desacuerdo con la línea adoptada en este portal religioso, tanto por la elección de noticias como por su redacción. No quiero juzgar con adjetivos a quien me ha dado la oportunidad de tener un blog aquí, pero he llegado a la conclusión de que mi camino bloggístico ha de ir por otro lado. Hay gotas que colman determinados vasos, y ayer ha caído una de esas gotas. Por tanto, me voy."


Pero vayamos al inicio habitual de este tipo de charlas...
"Yo soy de Madrid, de Getafe. En el 2.000 llego a Huesca, en concreto a Sariñena y ,desde hace un par de años, nos establecimos en Huesca. Debimos haber venido directamente a Huesca; el cambio hubiera sido menos duro así. Huesca es tranquila y con ambiente cuando lo precisas. Es una ciudad con el anonimato justo y, a la vez, sin la frialdad de una gran urbe. ¿Inconvenientes? No me los planteo; de hecho quizás en un futuro deba acercarme más a Madrid ( acercarme, nunca volver a Madrid) pero , de momento, estoy a gusto en Huesca."


Retomamos el hilo específico de esta sobremesa de café.
Los comentarios, opiniones y análisis que LF hace en su blog no dejan indiferente a nadie; repasando escritos suyos , la práctica totalidad de los mismos son seguidos de un enorme número de respuestas y contrarespuestas donde puedes encontrar de todo: de alabanzas a insultos, desde adjetivarlo como voz autorizada de la Iglesia a aplicarle la etiqueta de cavernícola derechoso o inquisidor fundamentalista... Es evidente que LF no es hombre de sutilezas verbales y que, cuando lo cree conveniente, utiliza su discurso con letal eficacia.

"Desde mi condición de católico no puedo por menos que enfadarme y entristecerme profundamente cuando veo que la fe que profeso junto con millones de hermanos, es vapuleada públicamente por miembros del clero o de órdenes que en su día se fundaron para extender y difundir esa fe por todo el mundo. Otros podrán callarse. Yo no. No puedo. Créanme que lo intento, porque pienso si no me estoy cavando mi propia tumba al hacer de juez de otros, pero no puedo. Cuando leo lo que el jesuita Juan Masiá Clavel escribe en su blog, me hierve la sangre. Lo siento. Es así. Quisiera que no fuera así, pero es así. Porque una cosa es que la fe católica sea vilipendiada, manipulada y vejada por los no católicos, ya sean hermanos separados, ya sean no cristianos. Pero que desde la condición de sacerdote y miembro de la Compañía de Jesús se haga tal cosa, no lo puedo soportar.
No puedo soportar que un sacerdote y jesuita católico ponga en duda pública y notoriamente la concepción virginal de Cristo y la posterior virginidad de María.
No puedo soportar que un sacerdote y jesuita católico ponga en duda pública y notoriamente la doctrina del pecado original.
No puedo soportar que un sacerdote y jesuita católico ponga en duda pública y notoriamente la doctrina del purgatorio.
No puedo soportar que un sacerdote y jesuita católico esté de acuerdo pública y notoriamente con la experimentación con embriones humanos, que le enmiende la plana abiertamente a la Congregración para la Doctrina de la Fe en el asunto de la eutanasia, que dé credibilidad a los que llaman con desprecio “prodigio milagrero” a la multiplicación de los panes y los peces, que se manifieste clara y abiertamente como sincretista, que diga a todo aquel que le quiera oír que sin estar de acuerdo con la anticoncepción no podemos oponernos con credibilidad al aborto, que, etc, etc, etc y ETC.
El jesuita Juan Masiá Clavel representa como pocos cuál es el estado actual de la Compañía de Jesús y de la Iglesia Católica. A todo lo que se ha llegado, gracias por lo que se ve al cardenal Rouco, ha sido a retirarle de la enseñanza de bioética de la universidad de Comillas. Y eso en España, porque en Japón sospecho que hacía y deshacía como le venía en gana con total impunidad y con la anuencia de sus superiores de orden. Si Masiá cabe en la orden fundada por San Ignacio, hay que preguntarse si esa orden cabe hoy en la Iglesia Católica. Y si desde la jerarquía se dice que cabe, habrá que preguntarse qué no cabe en nuestra Iglesia. Es bueno que lo aclaren, porque si Masiá y todos los que son como él caben en la comunión católica, algunos estamos haciendo el cimbel denunciando aquello que los pastores permiten y sancionan, ya sea por acción u omisión.
23/11/07 "



Preguntado LF acerca de este jesuíta, comenta que " el problema de Masiá es que es un hombre que no tiene fé; es un espectáculo: no hay cosa que no diga la Iglesia en el que no se posicione en contra. Dudo que sea incluso cristiano. Se dedica a impartir bioética en Japón (el número de católicos allí no crece: es que no evangelizan); apareció aquí, en Comillas donde lo retiraron al poco tiempo, se cabreó y se puso a escribir en un blog.Como he dicho en otras ocasiones, el ciudadano Masiá puede opinar lo que quiera sobre bioética, sobre la virginidad biológica de María, sobre ángeles y demonios. Pero el sacerdote y jesuita Masiá no es libre para tal cosa. Se debe, antes que nada, a la fe y la moral de la Iglesia. Y si no quiere que sea así, nadie le obliga a quedarse dentro. Pero que él siga haciendo lo que hace desde la comunión visible con la Iglesia, es un escándalo continuo para los fieles que profesamos la fe católica, y no digamos para los que intentamos defenderla en la medida de nuestras capacidades.
Y creo que la Iglesia se falta el respeto a sí misma cuando no se cuida que la gente que forma a otra en la fé. Aquí hemos pasado de quemar herejes a darles cátedras. Y ni lo uno ni lo otro; sobre todo lo de quemar a nadie, claro."



Este hombre de verbo preciso (casi cada frase es un titular) analiza también algunas otras declaraciones de personajes de condición pública y adscripción católica; en positivo y en negativo. Así ,en su blog, afea la frivolidad de la que hace gala Cristina López Schlichting (locutora de la COPE) en materia sexual (1) o el entusiasmo de Josan Montull por la EPC (2). Sin cortarse un pelo.
Y es que este blogger es un hombre libre, que se permite expresar y difundir ideas que van contracorriente en una sociedad como ésta en la que la corrección política, a veces como simple coartada para la cobardía más rastrera, es un valor en alza."Ni me preocupa ni me planteo si voy o no contracorriente; se supone que puedo expresarme con libertad y, si no pudiera, ya me buscaría la vida para hacerlo. Y si el defender cosas tales como que la dignidad de la vida va desde la concepción hasta el fallecimiento, que la familia es la compuesta por madre, padre e hijos o que los padres son los que deben educar en valores a sus hijos es motivo para que me llamen cualquier cosa, pues vale; yo lo único que trato de ser es coherente con lo que significa ser cristiano."


Cambio de tercio, que la decoración pictórica de la cafetería del Pedro I permite la expresión."El que quiera apostatar no precisa ir a ningún registro; lo hace y punto. Ahora bien, eso de ir y arrancar hojas de partidas de bautismo, ni hablar;eso es historia, es otra cosa. Pero si se quiere hacer alguna anotación al márgen, pues muy bien ... Pero no es algo por lo que yo pelearía judicialmente. Creo que es más una pose anticlerical que otra cosa." , zanja LF cuando le es requerida su opinión acerca del reconocimiento de la apostasía que exigen determinados colectivos.

Por proximidad geográfica, resulta imposible no destinar un espacio a los bienes de Barbastro-Monzón. Entiende LF que es escandaloso que no se cumplan las directrices de Roma con prontitud y exactitud, y que desde Lérida se acuda a lo que sea al objeto de dilatar el proceso y no cumplir con la obediencia debida. Luis Fernando habla de auténtico escándalo entre los fieles y manifiesta la certeza de que en Barbastro-Monzón donde deben estar esos bienes.


No puedo permitir que la charla termine sin tocar el tema del levantamiento de la excomunión a los seguidores de Lefebvre y las reacciones habidas. "El Papa ha hecho una carta en la que se adivina que se siente herido, aunque firme. Al fin y al cabo , le han dado por todos lados; excepto algunos obispos españoles y polacos, que han manifestado su apoyo, los de centroeuropa, sobre todo, sin tener narices como para oponerse frontalmente, se han manifestado críticos.
Y es que es alucinante que los mismos que reclaman diálogo, flexibilidad y apertura para con determinados grupos, muestran una intolerancia fanática cuando se trata de dar una salida a otros."
Es lo de siempre, pienso para mí: el doble rasero, la vara de medir ad hoc ... La historia de la humanidad.


Termina el tiempo de esta sobremesa. Nos acercamos un momento al cercano parque al objeto de hacer unas últimas fotografías. Entre flash y flash, y por más que lo intento, no consigo entender que, a unos centenares de metros se esté celebrando el X Congreso de Periodismo Digital y este hombre no haya sido invitado. Es un hombre que no evita la polémica, que se manifiesta firme en sus razonamientos y que puede dar un buen juego en eventos de esta índole. Pero quizás, en un tiempo de pensamiento único, el único sitio posible para gente como ésta sea la guerra de guerrillas desde blogs difíciles de censurar por los adalides de lo políticamente correcto. De nuevo debates que se hurtan a base de denostar a quien no se quiere (que se pueda o no es otra cosa) rebatir.



(1) "[...] Bien Cristina, si después de leer eso no se te cae la cara de vergüenza, es que tu salud espiritual está peor de lo que nos imaginamos. Tú te pitorreas de la gracia de Dios. Te tomas a coña el pecado y usas el sacremento de la confesión como licencia para pecar. Es decir, estás pisoteando la gracia divina. Estás pisoteando la sangre de Cristo, derramada no para que pecáramos constantemente y luego fuéramos al confesionario sino para perdonarnos nuestros pecados y invitarnos a no pecar más.
Lo que Cristo le dijo a la adúltera no fue que se fuera y siguiera pecando porque al fin y al cabo daba lo mismo. No, le dijo "vete y no peques más". Si tú crees que la fe católica consiste en pecar, confesarse y ya está, tú no eres católica, Eres una desvergonzada a la que habría que recomendar que se leyera también Hebreos 10,26-29 [...]"
blogs.periodistadigital.com/coradcorloquitur.php/2007/10/18/p122239

(2) " Hay un salesiano llamado Josan Montull al que le encanta la EpC. Vamos, le parece magnífica. Y lo declara en el Boletín Salesiano tanto en la edición en papel como en la edición on line.
Bien, señores, me van a permitir que diga que esto no parece la Iglesia sino el corral de la Pacheca. Esto es un cachondeo. Aquí da igual lo que digan la totalidad de los obispos españoles sobre la EpC. Aparece un tío que se cree más listo que ellos y apoya con entusiasmo la asignatura. Y no pasa nada, claro.
Yo ya no entro en los argumentos. Podría hacerlo pero es que da lo mismo. Es una cuestión de sentido común. Si todos los cardenales, arzobispos y obispos católicos españoles sacan un documento conjunto criticando de forma tajante la asignatura de la EpC, no puede ser que un religioso se pase por el forro de su entrepierna las directrices episcopales sin que ocurra nada. Señores obispos, o se hacen respetar ustedes en la Iglesia o no les va a respetar nadie. Esto no puede ser. No hay derecho. Ya está bien. Pongan orden, por el amor de Dios. Ustedes tienen la obligación de poner orden. "
blogs.periodistadigital.com/coradcorloquitur.php/2007/10/03/p119304