Nombre: Katiana Vicens Guillén

Cargo sindical:

Secretaria General CCOO Islas Baleares

Imputada:

- Por un DELITO DE DAÑOS -previsto y penado en el artículo 263 del Código Penal- a la pena de MULTA DE 24 MESES, a razón de una cuota diaria de 18 euros.
- Por de un DELITO CONTRA LOS DERECHOS DE LOS TRABAJADORES -previsto y penado en el artículo 315.3 del Código Penal- a la pena de PRISION DE 4 AÑOS y SEIS MESES y MULTA DE 24 MESES, a razón de una cuota diaria de 18 euros.

Relato de los hechos:
En la HUELGA GENERAL del día 29 de marzo de 2012, en la estación intermodal de Palma de Mallorca, sobre las 7 de la mañana, accedí al interior de un autocar interurbano con la intención de informar sobre los motivos de la jornada de huelga. Ante la reacción agresiva y desmesurada del conductor del autocar, que me cogió de un brazo y me zarandeó impidiendo que pudiese llevar a cabo la acción informativa, un policía que se encontraba en la puerta del mismo me obligó a salir y procedió a identificarme.

Según el auto judicial, la fiscalía me imputa por el siguiente relato de sucesos:
«Sobre las 07:20 horas del día 29 de marzo de 2012,con ocasión de las movilizaciones de la huelga general, la acusada CATALINA ANA VICENS GUILLEN, [...], junto con otras personas no identificadas, con ánimo de menoscabar la propiedad ajena y de sumar a la huelga al trabajador que cumplía los Servicios mÍnimos para que estos no se prestasen, se dirigió al vehículo [...], tras subir al mismo, se dirigió a su conductor, [...], increpándole y diciéndole "deja de trabajar", "para el motor", "esquirol", al tiempo que arrancaba el cartel de "servicios mínimos" y golpeaba la luna delantera del autobús hasta fracturarla,[...]. El servicio de autobús, finalmente, no pudo prestarse, procediendo los pasajeros a abandonar el vehículo.»
En estos momentos me encuentro a la espera de señalamiento de fecha para la celebración de juicio oral.

Pregunta: Tu imputación es una de las más de 200 actualmente en proceso. Ese alto número, ¿es una casualidad u obedece a un intento de criminalizar la actividad sindical en unos momentos de previsible estallido social?
Respuesta: No creo en las casualidades y aunque no puedo afirmarlo categóricamente todo parece apuntar a una acción coordinada por parte de la fiscalía cuyo fin último es asestar un golpe definitivo a uno de los instrumentos de presión de que disponen las organizaciones sindicales en la disputa capital-trabajo.

Pregunta: ¿Cuáles te parece que son los métodos más efectivos para plantar cara a esa ofensiva administrativo – jurídica que pretende acallar voces críticas? Respuesta: No aceptar el miedo por respuesta y demostrarles con hechos y palabras que “podrán encerrarnos, pero no callarnos”.

Pregunta: En tu experiencia sindical, ¿has conocido algún otro momento de una intensidad tal en lo que a persecución del sindicalismo de clase se refiere?
Respuesta: Será que no tengo edad suficiente, pero no, jamás conocí algo igual

Pregunta: ¿Cuándo nos tocan, multan, agreden y/o procesan a alguno/a nos tocan, multan, agreden y/o procesan a todos/as?
Respuesta: Por supuesto, el sentimiento de pertenencia a una misma clase, la clase trabajadora, hace que tengamos la firme convicción de que el problema de uno/a es el problema de todos/as.

Pregunta: Parece ser que se trata de gestionar el miedo y hacerlo extensivo a la población basándose en golpear las cabezas más comprometidas. ¿Ves algún indicio que nos permita ser optimistas en el sentido de que el miedo cambia de bando y que la estrategia de generalizarlo está fallando?
Respuesta: No veo por el momento indicios de cambio pero tengo el convencimiento de que si los más comprometidos nos mantenemos firmes en nuestras convicciones y no sucumbimos al miedo el resto acabará por despertar de su letargo.
Entrevista realizada a primeros de Julio del 2014. en Morillo de Tou (Huesca).

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -