Sergio Calvo (coordinador) y Pilar Alcalde (IEA)



.

.
.

CICLO "A los 40 años de la muerte de Franco". A modo de epílogo.
Aún cuarenta años después, hay que tener una dosis extra de valor para programar y/o coordinar un ciclo de conferencias que tenga como eje central la figura del dictador. Figura que sigue contando, también en nuestra ciudad, con personas que trivializan las evidentes sombras de su historia, que aún justifican su quehacer como golpista, ensalzan la gestión de la dictadura y, lo que aún es peor, han llegado a invocar en un medio local el "honor militar" como solución a todos los problemas, en soflama que, en un país sin complejos, condenaría al autor a conocer la vida penitenciaria.

"No hay nada peor que ser de Huesca y tener memoria", se dice en esta ciudad. Y eso es aplicable, según me relatan algunos HTV´s, a buena parte del público que ocupará la totalidad del aforo disponible las tres sesiones previstas. Si alguna de esas personas pretendía encontrar un discurso amable del dictador o atenuante de su sangrienta peripecia vital, se habrá llevado un chasco.También aquello que supusieran este ciclo como una colección de dímes y diretes, de chanzas fáciles y simplicidadss varias hacia el mayor drama colectivo humano que soportó la sociedad española en el s. XX.

En suma, que méritos no le han faltado ni a Sergio Calvo, el artífice del evento cultural y prometedor doctorando, ni a Pilar Alcalde, la secretaria general del IEA, sede del mismo, y mujer siempre comprometida con la cultura y la sociedad. Y de los conferenciantes,¿que puede decirse? Fundamentalmente que nos han traído unas tardes de evidente interés y que rara será la persona que pueda decir que no ha aprendido nada con esta terna de oradores.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -





Para ver fotos del ciclo de conferencias, PULSA AQUÍ


20.11.2015. Viernes. IEA Huesca.
El final de la dictadura y los peligros de la transición.

Presenta Sergio Calvo Moreno quien, con su estilo directo, agradece nuevamente al IEA, al orador y, por supuesto, a los asistentes su interés. Posteriormente hará una breve y sincera glosa para con la persona que se sienta junto a él, para con este profesor e Historia Contemporánea de la UZAR que, casualmente, es el director de la tesis del coordinador del evento.

Alberto Sabio entra en materia comentando las dos visiones antagónicas del proceso de transición; por una parte la modélica en ambas vertientes: modélica como digna de ser emulada (e incluso exportada a países latinos o paíese del Este) y modélica como proceso sin tacha alguna. Frente a ella, otra visión más moderna la denigra por entender que es la causa de todos los males que aquejan a la democracia de baja calidad que soportamos; quizás porque el paso del tiempo y las nuevas interpretaciones que de dicho periodo han surgido han cuarteado esa visión idílica de la transición de Disneylandia.

Tampoco elude hablar de la responsabilidad personal del proceso, entendiendo que la interpretación que la da como casi natural y espontánea tras el periodo de dictadura es rotundamente falsa. Tampoco acepta que fuera sólo obra de una serie de personalidades (Suárez, Carrillo, etc...) puesto que un país no lo cambia media docena de personas, ni aunque una de ellas fuera Juan Carlos I cuyo protagonismo fue relevante tras el 23 F, y no antes, cuando era calificado como "El breve". De hecho, asegura Alberto que esa interpretación del rey como piloto y/o motor del cambio es posterior y contribuye a una visión interesada del proceso.

En este sentido, el conferenciante da mucha mayor relevancia a aspectos tales como el cese de Arias Navarro (el artífice de más de un semestre de franquismo sin Franco) y, sobre todo, a la calle, a la movilización popular. También a cuestiones como el llegar acuerdos (cita los Pactos de la Moncloa) si bien cuestiona el mito del Consenso como característica contínua en toda la transición.

Finaliza la intervención de Alberto reflexionando acerca de la improvisación (que no la premeditación) y el miedo como realidades cotidianas en esos años de expectativas no confirmadas; también acota un par de cuestiones acerca de los flecos que dicha transición ha traído, centrándose en la impenetrabilidad que aún mantienen determinados archivos.


Para ver fotos del ciclo de conferencias, PULSA AQUÍ

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -





Para ver fotos del ciclo de conferencias, PULSA AQUÍ


16.11.2015. LUNES. IEA Huesca.
Sergio Calvo Romero nos trae, en esta segunda charla del ciclo que coordina, a Miguel Ángel Ruiz Carnicer, profesor de Historia Contemporánea de la Universidad de Zaragoza. Tras los agradecimientos de rigor, centra Sergio la presentación del conferenciante en su labor académica que califica de seria, rigurosa y motivadora.

Miguel Ángel comienza su alocución desmintiendo la sensación que se tiene del periodo franquista como de una época monolítica en lo político. De hecho el eje conductor de su discurso serán las diferencias y encontronazos entre las dos grandes familias (cada una de ellas con sus propias subdivisiones) que en la dictadura fueron. Por un lado los falangistas, que encarnan el fascismo español, los vencedores de la guerra y que continúan aspirando a un Estado nacionalsindicalista puro; por otro, el catolicismo político con su fuente en la ACNdP (acción católica nacional de propagandistas), fundada por el Padre Ayala, cuya opción es captar élites de jóvenes universitarios. Este grupo es sustituido posteriormente por el Opus Dei.
Aunque el 19 de Abril de 1937 tan sólo existe, por decreto, un partido único (FET y de las JONS) ambas tendencias perdurarán y, a pesar de sus confrontaciones, será el espíritu del 18 de Julio el cemento que las mantenga unidas.

Esa adhesión a la fecha golpista y el papel de Franco como garante de un proyecto católico, si bien son conscientes de que eso del caudillaje no es ni monarquía ni república, hace que sectores monárquicos entablen conversaciones con Juan de Borbón, exiliado en Estoril, con vistas a una posible restauración, que no acabará siendo tal sino que se publicitará como una instauración: Franco como creador de una dinastía nueva con Juan Carlos I.
Desde los años 50, el OPUS DEI comienza a influir en la vida política con un perfil propio más allá de la peripecia franquista..En este punto menciona el orador a Rafael Calvo Serer y sus polémicas con Laín Entralgo (falange) y el intento de crear (la llamada tercera fuerza) un grupo de presión contrario al sector falangista.

Por otra parte, no es cierta la equiparación de falangismo con régimen franquista. De hecho, si bien su presencia fue hegemónica en sectores como los medios de comunicación (la prensa del movimiento), la organización sindical y estudiantil, la sección femenina y en medios educativos (campamentos OJE, profesorado que imparte educación política...). Y es importante recordar que la Escuela Nacional y la Privada (ésta al 100% bajo gestión de órdenes religiosas) es otro de los mecanismos de traslado de ideología joseantoniana.
Desde la derrota, 1945, del fascismo europeo, Falange se encuentra en un estadio de indefinición de cara al futuro y con grandes problemas para encontrar su sitio. En 1953 realiza el único congreso de su historia, con la parafernalia habitual, y se producen movimientos cuando menos "curiosos": textos en revistas del SEU escritos en catalán, actitudes de ampliación sociológica de bases con matizados intentos de "reconciliación nacional" e, incluso, la búsqueda de un 18 de Julio más comprensivo. En 1954 se produce un hecho que provocará descontento en el SEU: estudiantes falangistas se manifiestan por un Gibraltar Español y son reprimidos por la policía; los estudiantes, posteriormente,tildarán a Franco de traidor.

Con el ascenso de los tecnócratas del OPUS DEI al poder, se aprueba en 1959 el plan de estabilización y se entra en el desarrollismo;este sector se verá reforzado por los éxitos económicos hasta el punto que se permitirá, en 1962, remitir una carta solicitando el ingreso en la CEE. Es la época en la que Falange se autodefine como la izquierda del régimen, idolatra a Fidel Castro y Ché Guevara, y muestra sin ambages su anticapitalismo y antiamericanismo. Lo de Fidel y Ché se les pasará enseguida, en cuento Cuba se alinee con la URSS.

Otro eje de conflicto entre ambos proyectos es el sucesorio, que se soluciona con la Ley Orgánica al efecto, dejando vía libre a Juan Carlos como futuro rey designado por el dictador (1969) y abandonando peregrinas ideas de una especia de regencia con matriz falangista.

Una vez terminado el régimen, los hombres de la clase política ejerciente en el franquismo se integrarán en la nueva realidad. Encontrarán su lugar en sectores partidistas que irán desde AP y FN, a la UCD y partidos de corte regionalista.

Finaliza la charla.El debate es breve y, quizás, lo más interesante del mismo es que permite poner sobre la mesa los caminos diferentes, en relación a la dictadura, seguidos en la larga noche por las dos instituciones más poderosas de la época: por un lado la iglesia católica, que pasa de la adhesión a la "figura providencial" que pasea bajo palio a cuestionar el régimen (hablamos siempre de sectores de la misma. Padre Llanos, por ejemplo); por otro lado, el ejército que pasa de ver a Franco con una condescendiente mirada preñada de precariedad de mandato a cerrar filas en torno a su figura.


Para ver fotos del ciclo de conferencias, PULSA AQUÍ

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -



13.11.2015. VIERNES. IEA
EL MILITAR FRANCO ANTES DE LA GUERRA CIVIL

Presentador: Sergio Calvo Romero, coordinador del ciclo de conferencias. Doctorando en la UZAR.
Conferenciante: Javier Fernández López, profesor Universidad de la Experiencia UZAR

Sergio Calvo, tras los agradecimientos pertinentes, hace una eficaz presentación del orador de esta tarde. Teniente coronel, profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de Zaragoza, exdelegado del Gobierno en Aragón y escritor. "Y persona que puede enseñarnos mucho", dice, cediendo de inmediato la palabra.

Comienza Javier poniéndose en pie, desdeñando el uso del micrófono y avisando que, caso de no oírse en la parte de atrás de la atestada sala, elevará el tono. Justo en el momento de terminar la frase, suena un teléfono móvil. El himno de Riego, en versión cantada, se escucha en la sala ... Javier resta importancia a la anécdota y llega a decir que así nos ponemos en situación.

Inicia su intervención. Una intervención plagada de datos y con una linealidad cronológica paralela entre la biografía del dictador y los sucesos históricos que la conformaron. Afirma que tratará de hablar de Franco antes de Franco.
Francisco Paulino Hermenegildo Teódulo Franco Bahamonde (que así se llamaba) nace en Ferrol en 1892. Hijo de un marino de intendencia segundón (hace mención al clasismo de la Armada) de hábitos liberales (libertinos, en realidad) y de una madre muy introvertida y extremadamente beata, que influirá muy decisivamente en su personalidad.

En 1898 se produce la pérdida de las colonias, acto que afectará al dictador y que será recurrente en su biografía. La afección viene dada por el recorte en las necesidades de personal en la Armada obvio tras las dedrrotas de Filipinas y Cuba; traerá como consecuencia el cierre de la academia de oficiales de la misma y que deba ingresar Franco en la academia militar de Toledo, infantería de Tierra. Será en 1907. Javier relata que el futuro dictador, por su voz aflautada y su poco imponente físico será objeto de novatadas.
En 1910 recibe el empleo de segundo teniente, siendo el número 251 de su promoción (de 312). Es un muy mal estudiante y su número no le permite ir a África, que es su deseo inicial por la posibilidad de ascensos rápidos por méritos de guerra. Deberá volver e El Ferrol hasta que es, en 1912, destinado a Regulares de África. Parece ser que allí queda muy impresionado por los rostros de los componentes de la tropa (indígenas) y duerme siempre con la pistola bajo la almohada, siendo ésta actitud síntoma de la desconfianza de Franco, otra de las características que conforman su personalidad.
En 1914 asciende a capitán. De esa época es su orden de fusilar a un soldado que había tenido un incidente con un suboficial; y el hecho de hacer desfilar junto al cadáver a las tropas a su mando.
En 1915 es comandante. Y se le acaba la baraka que constituía parte de la leyenda del militar. Un disparo en el estómago le tendrá meses entre la vida y la muerte. Tras ello exigirá ser ascendido por heridas de guerra y no cejará hasta conseguirlo, si bien no estaba reglado ese derecho.
Lo que pretendió, y se le denegó, fue la Cruz Laureada de San Fernando (de Madrid, en tiempos de la República).Se la autoncedió él mismo tras terminar la guerra.

1917 es el año de la Revolución Rusa; se acerca el final cercano de la IGM y sus consecuencias, derivadas del Tratado de Versalles, pondrán la primera piedra de lo que vendrá pocos años más tarde.En España es el año del final de la Restauración, de la creación de la Asamblea Nacional Catalana,de la suspension de garantías constitucionales, de la disolución de las Cortes y de la Huelga General Revolucionaria en Asturias y Cataluña. Franco está destinado en Oviedoy tomará parte en la represión de la misma.
En 1920 Eduardo Dato firma el decreto que da lugar a la creación de la Legión.Es en Enero y Franco (otra leyenda en su biografía) no tiene nada que ver en ello. Franco se incorpora al ya creado cuerpo en septiembre de ese año. Ilustra aquí Javier su relato haciendo alusión a las relaciones entre Franco y Millán Astray, el conocido histrión, que quedan interrumpidas cuando éste, en 1942, deja embarazada a una mujer soltera.
En 1926 es ascendido a General de Brigada. Nuevamente esa imagen pública que con tanto cuidado difunde recibe un espaldarazo al ser el militar con tal empleo más joven de Europa. Eso sí, dicho ascenso le aleja ya de la primera línea de fuego.
Su próximo destino será la Academia General Militar de Zaragoza. Destino harto curioso para quien no destacó por ninguna inquietud intelectual. Como era de prever, llenará la Academia de africanistas y el estudio quedará subordinado a la disciplina férrea.

Para ver fotos del ciclo de conferencias, PULSA AQUÍ


En 1931 llega la II República. Azaña se hace cargo del Ministerio de la Guerra y se decide, respetando la fecha final de curso, el cierre de las academias militares. Franco, en el discurso de cierre, manifiesta su oposición. Javier lee alguno de los párrafos del mismo; curiosamente, no tiene repercusiones para la libertad de Franco, si bien queda sin destino en un momeno en el que.además, se estudia una revisión de ascensos debida a los abusos cometidos en el pasado reciente. Por otra parte, si queda seis meses sin destino pasa a situación de retiro; esta última posibilidad no se produce porque poco antes del plazo Azaña le da un nuevo destino.

1932, Sanjurjo lo intenta y fracasa. Detenido, pide a Franco que lo defienda (uso habitual en Derecho militar de la época). Franco no lo hace. Sólo le importa su carrera, que continúa en Baleares. De allí saldrá en 1934con el encargo de reprimir la Revolución de Asturias, empresa para la cual contó con la Legión y con el que posteriormente será conocido como el carnicero de Badajoz, Juan Yagü;: empresa que ejecutó a sangre y fuego con los poderes plenipotenciarios que le otorga Diego Barrios el ministro de la Guerra en ese momento.
En 1935, con Gil Robles (CEDA) en el poder, está en la cúspide de su carrera militar. Hasta la victoria (16.02.36) del Frente Popular que Franco trata de combatir conspirando infructuosamente para que se declare el Estado de Guerra. El caso es que Azaña opta por alejar de los centros de poder a Goded (destinado a Baleares), Mola (Pamplona) y Franco (Canarias). En este punto el orador aporta una nueva visión iconoclasta del mito de los nostálgicos: no es cierto que Franco "pasara" de la política. De hecho, intenta presentarse a las elecciones como candidato por Cuenca, si bien Sanjurjo aborta dichas pretensiones.

En rápida sucesión de argumentos, Javier hace alusión a Amado Balmes, cuyo funeral es la excusa perfecta para que Franco abandone Canarias, al Dragón Rapide y a otra cuestión que los hagiógrafos del dictador difundieron: el golpe militar se produce el 17 de Julio, y no el 18. Esta última es la fecha en la que Franco se suma efectivamente al mismo, tras tomar todas las precauciones personales, familiares y pecuniarias oportunas.

Para finalizar, y sabiendo que el tema de hoy es el Franco pre-guerra del 36, el conferenciante rompe nuevamente mitos interesados. Tales como su capacidad militar, no comprobable dado que no dirigió personalmente ningún movimiento de tropas, o el cuento de la exaltación del caudillo, hábil maniobra de su hermano Nicolás.

Son casi las 21:00 horas. Javier termina su charla. Sergio se despide. Zapatero (antiguo subdelegado de gobierno en Huesca) y Morlan departen en la entrada del IEA.Rumio esta primera charla: destruye mitos y leyendas levantadas a mayor gloria del dictador; afianza su personalidad en puntales como tenacidad egoísta, religiosidad exacerbada y desconfianza rayana en lo enfermizo; y sobre todo, cuidado de la imagen y culto a la personalidad.

La noche es agradable. Casi en este mismo momento, París comienza a vivir una de sus noches más largas (como Beirut 24 horas antes; como otras tantas ciudades).

Contre nous de la tyrannie
L'étendard sanglant est levé.
Entendez-vous dans nos campagnes
Mugir ces féroces soldats ?
Ils viennent jusque dans nos bras,
Égorger vos fils, vos compagnes.


Para ver fotos del ciclo de conferencias, PULSA AQUÍ