Debo reconocer mi ignorancia en este campo.Prácticamente no sé nada de movimientos asamblearios ni organizaciones cristianas de base.Quizás supe algo lo que era ,supongo que aún seguirá siendo, Herria 2.000 Eliza (gentes de cruz y olor a pólvora, de ideología muy afín al poder en el PV y con iniciativas tales como las Comunidades Cristianas Populares/ Kristau Elkarte Herritarrak o Euskal Herriko Apaiz Koordinakundea/ Coordinadora de Sacerdotes de Euskal Herria , de cuyas inquietudes puede enterarse uno leyendo sus escritos en GARA, el continuador de EGIN.Se me entiende, ¿verdad?) .Y, trasladado a Huesca, mi ignorancia decreció, pero poco; conozco , eso sí, alguna ONG: Cáritas (de cuya labor social se hace eco incluso gentes de izquierda muy poco dadas a reconocer méritos de la Iglesia) y otra de nombre pelín enrevesado (Entarachen Vols) de bendición espiritual salesiana y parabienes mediáticos constantes no sólo por su labor (cuya bondad no pongo en duda) sino por las relaciones de alguna periodista con la misma.Todo muy al Huesqueta modo.
Y también conozco, más por oír comentarios de un amigo que por otra cosa, la existencia de "Comunión y Liberación". Este amigo me invitó, casi con diplomática y electrónica insistencia vaticana, a acudir al acto de presentación de CESAL en Huesca, una ONG absolutamente desconocida para mí.
Fue una experiencia interesante. Paso a relatarla.



CESAL : La persona marca la diferencia







18.12.2009 .- A eso de las ocho de la tarde, los locales parroquiales de Santiago (Huesca) bullen, activos. En una de las aulas me recibe con naturalidad Manuel Alonso, docente de religión y coordinador de CESAL en Huesca:"¿Tú eres el amigo de Fermín?"
En breve se nos unirá José Fernández Crespo (Crespo, para todos), director de relaciones Externas de CESAL y persona que ha tenido la deferencia de meterse entre pecho y espalda unos cuantos centenares de kilómetros para estar esta tarde con nosotros , presentarnos la campaña "Manos a la obra" y exhibir el documental "Greater - Vencer el SIDA".

Manuel hace una breve presentación del conferenciante de hoy, Crespo, el cual relata la experiencia de José Miguel Oriol (de Ediciones Encuentro) en América Latina donde determinadas personas y asociaciones le exponen sus necesidades. En un primer momento CESAL nace como centro de estudios en el 86; un par de años más tarde cambia la forma y pasa a ser una ong de colaboración como mejor forma de dar respuesta a unas necesidades inmensas insatisfechas. Inicialmente CESAL nace como proyecto de tres personas vinculadas a Comunión y Liberación, si bien Crespo quiere dejar claro que no es una ONG vinculada a dicho movimiento cristiano.
Actualmente CESAL es una de las 25 ONG´s más importantes de España, interlocutoras con el gobierno en asuntos de cooperación. 140 trabajadores se emplean en ella y su influencia abarca América Latina, Europa del Este y Africa. ¿Que diferencia a CESAL de otras? En principio, el método y el orígen; el orígen de CESAL no es el pozo o la escuela que se define como objetivo concreto, sino la persona y la satisfacción de sus necesidades. Insiste en el concepto de acompañamiento. También incide en la positividad de las personas, en su bagaje cultural, laboral y social previo como inicio de acción.
Los proyectos que ejemplifican el tema de la campaña de CESAL este año son una casa de jóvenes en Perú (lugar de formación y compañía), una escuela en Kampala (90 alumnos de ratio y profesor de autoridad basada en la fuerza y castigo, por lo habitual) con pedagogías innovadores para ese lugar y en Méjico, Huajaca, una escuela -comedor para paliar la malnutrición infantil; de este último proyecto Crespo relata la experiencia de cómo se consiguió que los niños ganaran peso en cuanto se implicó al componente familiar.
Termina su intervención Crespo presentando el vídeo "Greater - Vencer el SIDA" como un canto a la vida, como la superación de circunstancias dramáticas por medio del interés hacia el prójimo y el acompañamiento.



Mamá Rose viene a ser el eje central, la estrella del documental.Enfermera, laica consagrada, así la designa Crespo en un momento de la charla posterior, su labor consiste en dar valor a la vida humana, centrándose en mujeres que han contraído SIDA y haciéndoles entender que eso no significa el fin de la vida, que la vida tiene sentido de cualquier manera y que hay que vivirla, aspirarla con fruición momento a momento. Estas mujeres enfermas, enfermas que no muertas, rebosan salud y optimismo;bailes, sonrisas en las bocas y en los ojos, risotadas espontáneas casi adolescentes...
Momentos duros: la adolescente que regresa a casa, tras vagar dos días semiperdida, hundida tras el shock de saberse infectada; la mujer que relata que el saberse enferma le hizo abandonarse a sí misma y a sus hijos hasta que fue casi literalmente rescatada para la vida; el dolor de perder a alguien que ya no es una estadística, sino que tiene rostro, con el que has hablado y que forma ya parte de tu vida ...
Especialmente ejemplarizante es la reacción de estas mujeres al enterarse del drama ocasionado por Katrina: Van hasta una cantera y comienzan a hacer grava para llenar un camión y envíar a los damnificados 500 dólares; incluso las mujeres "sanas" manifiestan su envidia hacia ellas al verlas dirigirse al trabajo, con su alegría, sus cantos y su caminar danzante.

Media hora de ver mujeres de camisetas amarillas sonriendo, llorando, viviendo. La siempre fría luz de los fluorescentes al encenderse nos devuelve a la fría Huesca de hoy. Comienzan las intervenciones casi todas centradas en la figura de la enfermera Rose y su labor en el Meeting Point. Fermín (el txiki) ha observado la forma de conducción de los vehículos, por la izquierda; a eso también responde Crespo indicando la condición de excolonia británica de Uganda.
Y siempre la idea central: dar valor a la persona; la persona marca la diferencia; el acompañamiento ... Filosofía de mesa camilla, de fácil enunciación pero complicada ejecución. Proyectos de esperanza que centran su actividad en el ser humano y responden intentando satisfacer sus necesidades básicas, tanto materiales como afectivas. Poco crucifijo exterior, poca explicación religiosa a una actividad que no la precisa (hay quien verá en ello un mérito; otros, un demérito).
Termina la charla; me acerco a Crespo que no rehúye mis preguntas. Se muestra orguloso de la labor de la ONG. Termina sugiriéndome que visite la web de CESAL (www.cesal.org) y que me ponga en contacto con él para lo que necesite. En eso quedamos.





La visita a la web es obligada. Interesante el enlace a la Fundación Lealtad (ajena a CESAL) donde te indican el grado de cumplimiento de los objetivos de las asociaciones, consejos para donar y políticas de transparencia económica y fiscal (ya sabemos que siempre hay pescadores de aguas revueltas incluso en lo que debiera ser intocable).
Esclarecedora su sección de vídeos; explicativa, su sección de trabajos en desarrollo. Limpia su parcela de peticiones. Y, toda la web, en sí misma, un contrato de obligado cumplimiento tanto para con la sociedad a la que demanda su generosidad como para con las personas a las que atiende.