De la situación en Huesca. Incierto presente y complicado futuro.
Junio 2010



. Nuevamente CCOO de Huesca convoca a los medios de comunicación para presentar el balance que el sindicato hace de la Negociación Colectiva del año 2009. Comparecen, para ello, José Gabarre (Secretario General de la Unión Comarcal de la Huesca Occidental) y MAnuel Pina (Secretario CCOO de Acción Sindical de Aragón).

Inicia la intervención el primero dando un panorama genérico de cómo se encuentra, en la situación actual, la negociación colectiva tras los anuncios de recortes del gobierno ZP. De manera esquemática, enuncia:
1.- Pérdida de derechos laborales y conquistas sociales como hecho consumado.
2.- En Huesca, como ya sabemos de ello, más de lo mismo.
3.- Convenios con cláusula de descuelgue, o sea el "de lo hablado, nada" patronal.
4.- La parte empresarial bloquea o incumple acuerdos.
5.- No cumplimiento de acuerdos de incrementos salariales.
6.- Posible efecto del traslado de recortes salariales de trabajadores públicos al sector privado.
7.- Previsible aumento de la conflictividad social.

Llegado el turno de Pina, éste destacará el número de ERES habidos en Aragón (en Huesca se pasan de 10 en el 2008 a 74 en el 2009; y en lo que llevamos de año estamos ya en 40) y la caída del PIB en la comunidad aragonesa.
También destacará que es en Huesca donde se dan todos los casos de judicialización de convenios habidos en Aragón. Hará referencia a "Derivados cemento", "Construcción y obras públicas", "Rematantes, aserradores, envases y cajas diversas", "Madera (carpintería, ebanistería y tapicería)", "Oficinas y despachos", "Comercio e industrias vinícolas" y "Agrícola".
En este sentido, hace un llamamiento a la cordura empresarial habida cuenta que el Tribunal Supremo ya se ha manifestado repetidamente a favor de los planteamientos sindicales en estos temas y que, por tanto, toca acatar y cumplir.
De hecho, explica Pina cual es una de las fuentes de conflictividad y desacuerdo en el desacuerdo empresarial a reconocer como válido el incremento del IPC previsto. Sea como fuere, si partimos del hecho de que el gobierno comienza por incumplir el propio convenio de la función pública, tan sólo cabe esperar un futuro próximo de movilización y conflicto.

En el turno de preguntas, la estrella será FUCODA. Manifiesta Gabarre la preocupación sindical acerca de su futuro; se habla de trabajadores a los que no se les renueva el contrato, de posible deslocalización de la actividad y, en suma , de un porvenir muy poco claro.