Para ver el reportaje fotográfico de la jornada, pulsa AQUÍ

Del 5 al 12 de Marzo de 1939, varios miles de combatientes republicanos españoles, que habían cruzado la frontera francesa, fueron trasladados en ferrocarril a la estación de Borredón.Una vez allí se los condujo a pie hasta una localización cercana, a Septfonds; en realidad a ninguna parte, puesto que en ese lugar nada les esperaba: tan sólo unas alambradas.
En condiciones penosas, durmiendo a la intemperie durante algún tiempo, los hubo que no sobrevivieron y fueron enterrados en un pastizal de vacas; los habitantes de Septfonds, al menos quienes se hicieron oír, no querían que fuesen inhumados en el cementerio de la localidad alegando que portaban enfermedades. Años después se habilitó un cementerio llamado "Cementerio de los Españoles" (de los Republicanos, los llaman otros con mucha mayor precisión) donde están los restos de estos hombres en las condiciones de dignidad y respeto a las que tienen sobrado derecho.
El resto de los irreductibles escapó o fue liberado. Encontraron en la lucha contra el nacionalsocialismo la victoria que les fue negada en España por el cobarde abandono de las democracias contemplativas de entonces que justificaron su actitud en el falaz argumento de que la española fue una guerra civil.
Europa les de debe, también a ellos, la libertad.
Texto: Neofato, 2016.





Sábado 16 marzo. Huesca. 03:30 h.
Recoge la furgoneta a los últimos viajeros del CRMAHU. Dos mujeres y tres hombres que se dirigen al campo de la vergüenza de Septfonds, lugar al que esperan llegar en unas horas al objeto de participar en la "Fiesta de la Libertad" una ocasión especial que se incardina en la peródica marcha anual que republicanos españoles acometen cada año y la reunión de la junta directiva del CIIMER, organismo tricolor plurinacional que compró, restauró y da vida a la Estación de Borredón.

Gare de Borredón. 09:00 h.
Llegamos y ya está todo en marcha. La organización del acto, como siempre, pendiente de todos los detalles. Café e infusiones esperan a los asistentes. También han llegado ya otra remesa de asistentes de Binéfar y Lérida. Comienzan los saludos, se inician los abrazos, se visita la exposición fotográfica sita en el interior de edificio, se toman contactos nuevos y se reinician los antiguos... En penas media hora que ya tomo el micrófono tanto José González como Carmen Negrín. Unos saludos, un listado de lugares de partida de los que aquí estamos, el recordatorio del programa de hoy, un gracias sincero y nos vamos a recorrer los casi siete kilómetros escenario de una de las primeras crueldades vividas por el exilio republicano en tierras francesas.
La marcha transcurre a un paso tranquilo. La edad promedio de muchos de los asistentes así lo aconseja. Una furgoneta recoge a quienes lo solicitan. Y en el vehículo, también se reproducen conversaciones acerca de peripecias pasadas, de padres que tuvieron que soportar la peripecia vital de los fugitivos del fascismo, de mujeres que quedaron en la España de Franco con sus hijos y que tan sólo años después pudieron reencontrarse. Salen las manoseadas fotos de las carteras, se humedecen ojos, asoman sonrisas...A pesar de todo, hoy volvemos a estar aquí.

Camp de Judes. Septfonds. 11:30 h.
La indignación se hace patente, un año más, en el campo de la vergüenza francés. No es la denuncia de las condiciones de vida en el mismo, no es el abandono y la desesperanza que se produjo en este lugar lo que provoca el clamor; lo que de nuevo se manifiesta es el profundo descontento por la próxima ampliación de granjas de ganadería intensiva porcina en los alrededores. El año anterior, desde este mismo lugar, partió una manifestación que alcanzó el ayuntamiento de Septfonds y dejó en el mismo constancia de la queja. Allá estuvo la representación de la Plataforma Loporzano sin Ganadería Intensiva.
Los asistentes recogen carteles con el lema "Respetad la Historia" y "Stop a las Porquerizas". Carteles que muestran al aire donde un dron va tomando fotografías.
Unas palabras de la organización, una ofrenda floral y fotos de recuerdo ponen fin al acto en el alambrado lugar.




Para ver el reportaje fotográfico de la jornada, pulsa AQUÍ


Jacques Galvan


Raymond San Geroteo


Olalla Sánchez


Henri Farreny

Montalzat. Parque municipal. 13:30 h.
En lo alto del pueblo, el lugar público está perfectamente acondicionado: mesas y sillas donde poder comer; stands de curioseo y compras desde la medalla republicana conmemorativa hasta los últimos cómics de temática ad hoc para el público asistente; una magnífica exposición de dibujos de Charles LF Duchaterrlier, expresión cruda de la realidad de los campos de exterminio; y un par de escenarios listos para acoger diversas actuaciones y presentaciones.

Romperá el fuego el sexteto "Los republicanos". Unos instrumentos de cuerda, unas voces conjuntadas y un cajón flamenco que les permite recrear himnos de la España que resistió con una sobriedad y emotividad que no pasan desapercibidas entre los dos centenares de personas que se congregan.


Los Republicanos

Jacques Galván, un cantante que versiona temas de la España en blanco y negro, será el próximo artista en tomar la palabra.
tras él, y en escenario interior, Raymond San Geroteo presentará su obra "Les fossoyeurs de la Republique" concitando la espectación de un nutrido grupo de gente, que también acompañara a Henri Farreny que nos acercará su trabajo "Le sang des Espagnols. Mourir à Paris", trabajo prologado por Anne Hidalgo, alcaldesa de París.

"Presas de papel" será la aportación teatral a la jornada. Un homenaje a la mujer combativa que llevará la emoción a la tarde en la voz y el gesto de Olalla Sánchez, una mujer de enérgicas maneras en las tablas y emotivo discurso en la garganta y los ojos. Nos presenta esta pieza teatral que a nadie deja indiferente.

A eso de las 19:00 horas se sirve una cena a la que la delegación del CRMAHU no acude (el cansancio ya nos puede). Tras esa cena sabemos que Isabelle Alonso (monologuista con fuerte acento reivindicato feminista) será quien actúe cerrando esta magnífica jornada. Pero a los tres hombres y dos mujeres desplazados desde Huesca aún les quedan una treintena de kilómetros hasta el ya deseado motel y mañana aún nos queda la visita (desde hace tantos años ya repetida) a la tumba del último presidente de la República.
Así que entre bromas de última hora y comentarios acerca de lo vivido , nos retiramos entre inevitables bostezos.

Para ver el reportaje fotográfico de la jornada, pulsa AQUÍ




Foto cortesía de fotógrafo
componente grupo castellano-leonés

Domingo 17 marzo. Montauban. Tumba Azaña. 10:30 h.
En la tarde de ayer, un tema recurrente de conversación ha sido la reciente visita del presidente español, Pedro Sánchez, a las tumbas de Azaña y Machado. Junto a la sensación de la importancia del hecho en sí mismo ha habido otras muchas que no deben ocultarse.
Estas apreciaciones más críticas han ido desde los colores elegidos para la corona de flores hasta el desconocimiento de los grupos republicanos de la visita y la nula coordinación con los mismos para darle a la misma un aire distinto. Se habló, incluso, de la prohibición (esto acabará pareciendo GURS si no hacemos algo) de tricolores para no incomodar al séquito presidencial.
Tiempo al tiempo...

El caso es que en la tumba del presidente Azaña coincidimos con un grupo heterogéneo de gente castellano leonesa asistentes a la fiesta de la libertad de ayer. Ellos traen un protocolo más preparado y se suceden varias palabras junto a la lápida de quien aquí yace. Un poema musicado de Marcos Ana y un intento loable por lo bien intencionado de entonar el himno, aún no oficial, de Aragón, completan la visita.

La estancia en este lugar de memoria termina pronto. Aún debemos visitar a amigos de tricolores aventuras, Chantal y Sylvain, en las cercanías de Saint Gaudens finalizando con ellos un intenso y emotivo fin de semana de sentir republicano.

Para ver el reportaje fotográfico de la jornada, pulsa AQUÍ