Noviembre 2009.- Tras cerca de diez años de estar al frente de la Unión Comarcal de Huesca de CC.OO., Arancha García-Carpintero opta por no presentarse a la reelección del cargo por discrepancias con la dirección del sindicato, tras meditarlo pausadamente. De manera elegante, exponiendo los motivos pero sin hacer sangre fácil y conjugando libertad de expresión propia con no dañar por dañar, Arancha se despide de sus compañeros/as en el Congreso fundacional que hace posible la Unión Occidental de Huesca (04/12/09) , congreso en el cual todos los que toman la palabra agradecen a la secretaria saliente sus desvelos y esfuerzos.
Arancha vuelve a su empleo anterior y comienza una etapa vital con un mayor peso de lo privado sobre lo público , sin abandonar sus inquietudes sociales; de hecho, mantiene su afiliación al sindicato y ¿quien sabe? este observador barrunta que la tentarán desde otras esferas de lo público.



De los retos sindicales y de la izquierda











17.12.2009 .- La Fundación Gaspar Torrente ha tenido la inteligencia, tanto por el atractivo de la persona seleccionada como por su actualidad, de invitar a Arancha García-Carpintero, persona conocida ampliamente en el entorno oscense por su compromiso sindical. Y, segundo acierto de la organización, colocar a su lado, como presentadora -moderadora del acto a otra mujer, Azucena Lozano, también de recococimiento amplio por su compromiso político. Y, tercer acierto, obsequiar a los asistentes con un ejemplar de "El Ebro" (revista aragonesista de pensamiento, Año IX, nº 7), interesesante publicación que, aunque de edición anterior, contiene artículos de actualidad innegable.

Pues bien, Azucena comienza su presentación bromeando con que ya está bien de celebrar siempre hitos negativos, que si masacres, guerras, decapitaciones, batallas ... Recuerda, no obstante, la decapitacíón en fechas como hoy de 1591 de Juan de Lanuza, Justicia de Aragón, por orden de Felipe II. Hilando con la imposibilidad de mediar en conflictos entre particulares del Justicia, expone Azucena que otras personas sí tienen la potestad de hacerlo; y entre estas personas está Arancha GC, a quien recuerda desde siempre como una mujer nadando contracorriente, peleando contra la inercia (y, si se tercia, incluso contra la ley de gravedad, que nos hace caer), manteniendo a pulso la libertad y buscando sus propios espacios...
También rememora Azucena la capacidad de inventarse chistes o reírse de sí misma de la invitada; y de su inmediato retorno a la seriedad más grave en cuanto se le menciona alguna de las palabras clave de su gestión, palabras tales como Mildred o Porta. De su cercanía a los más desfavorecidos, de su talante siempre accesible, de su capacidad de empatía para con los que no tienen nada hará la presentadora, en ocasiones rozando la emotividad personal, punto final de su intervención.
" Hay gente que con sólo decir una palabra enciende la ilusión y los rosales; que con sólo sonreir, con los ojos nos invita a viajar y recorrer toda la magia;que con sólo dar la mano, rompe la soledad, enciende el puchero, coloca las guirnaldas, pone la mesa; que, con sólo empuñar una guitarra hace una sinfonía de entre casa; hay gente que con sólo abrir la boca llega hasta el límite del alma, alimenta una flor, inventa sueños, hace cantar el vino con las tinajas ... Y se queda ¡como si nada!
Y uno se va de novio con la vida, desterrando una vida solitaria, porque sabe que , a la vuelta de la esquina, hay gente así: tan necesaria. Tan necesaria como Arancha Gargía-Carpintero."
termina Azucena con un punto de emoción en su voz.


Arancha comienza su intervención agradeciendo el tono cargado de afecto de la presentadora y "culpando" a la insistencia de César Ceresuela su presencia en este acto, si bien está agradecida a la Fundación Gaspar Torrente por haberla invitado; incluso confiesa su ignorancia acerca del personaje y avisa del link roto a la web de la fundación. (www.gaspartorrente.org).
Promete, eso sí, remediar su desconocimiento en breve.
Entrando en el objeto de la charla, comienza la invitada trasladando algunos datos para centrar el debate; datos tomados de un estudio de Oriol y Obeso titulado " Impactos de la crisis en las relaciones laborales en España ", que, aunque las estadísticas empeoran día a día, creo que, por ser del primer semestre de este 2009, pueden ser válidos.
Relata Arancha que, por ser el sector de la construcción el primero y más afectado, el empleo masculino cae de inmediato; la actividad femenina , sin embargo, aumenta lo cual no significa una mejora de nada, sino que sólo implica un empeoramiento claro de la economía familiar. La vinculación directa en este asunto con el sistema financiero español ahoga a las empresas al cerrar el grifo crediticio y, además emerge la crisis social con un aumento exponencial de familias con riesgo de exclusión.
Esta situación genera en el colectivo afectado la falta de visión en un futuro cercano esperanzador, a pesar de que intentan formarse y buscar una salida; desde la administración se está obviando la repercusión que esta situación crea en el ánimo de las personas afectadasa las que les afecta ya en su salud personal. Uno de los retos es EXIGIR , desde las opciones de la izquierda, el cuidado que precisan estas personas y no dejarlas abandonadas.
También denuncia AGC la pérdida de sentido de la negociación colectiva, con paralización de convenios, con el temor extendido entre la población, con firmas pactadas sin ningún avance, firmas realizadas tan sólo para evitar la conflictividad. Y además el pánico extendido que hace que los trabajadores/as permitan la desregularización de sus condiciones laborales y destierren cualquier pretensión reivindicativa, ante la necesidad de aferrase a lo poco que se tiene porque, además, han contraído compromisoso crediticios que los asfixian. Piensa Arancha que vence el individualismo del sálvese quien pueda y que estamos alejándonos cada vez más de esa idea primigenia de la izquierda, de esa red de apoyo y solidaridad que cae ante el peso de las circuntancias; caída en la que, un síntoma más, es el descrédito de las organizaciones sindicales.
También repasa Arancha el papel de los empresarios, de esos empresarios que aprovechan esta coyuntura dramática para la clase obrera y que exigen a los trabajadores una relación de servilismo vergonzoso, que desetabilizan los derechos laborales o, simplemente, no pagan los salarios para forzar situaciones de bajas voluntarias y forzar el despido. Patronales enriquecidas que incumplen sus obligaciones y aprovechan la permisividad de las administraciones o la inocente buena voluntad de las plantillas acobardadas.
Recapitula Arancha: " Concluyendo: el panorama laboral está completamente desregulado y la clase trabajadora está sufriendo un gran deterioro. A ello se suma esa reacción de individualismo y de pérdida de confianza en la lucha colectiva que hace aflorar, en algunos casos, la imagen más deshumanizada de la clase trabajadora. Por otro lado, una parte de la patronal ve en la crisis campo abonado para la desactivación de los derechos laborales y la destrucción de la organización sindical de las plantillas para conseguir someter a sus asalariados a sus imposiciones, rememorando tiempos de tiranía."
Criticará Arancha el regalo de dinero público a las entidades financieras, medida que, al igual que otras no son sino parches sin ninguna capacidad de solución del problema. Argumenta que las personas no buscan beneficiencia sino una vida digna desarrollando un trabajo digno y con futuro. Y, ciñéndose ahora a lo más cercano, denuncia nuevamente " el abandono del empleo industrial en Huesca, sector casi desaparecido por la inoperancia de políticas locales, más dirigidas al derroche y a la creación de sus espacios, con empresas públicas que mantienen a sus cercanos, con privatizaciones, decisiones que nos cuestan un verdadero capital al resto de los ciudadanos y ciudadanas, y que tan sólo consiguen enriquecer a unos pocos, a cambio de peores servicios y peor calidad en los empleos que se generan, especialmente cuando hablamos de privatizaciones."
califica de nefastos algunos proyectos emprendidos en Huesca (PLHUS y WALQA) tanto por las condiciones objetivas como por el hecho de la iniviabilidad de muchas de las empresas si no fuera por la participación del GA y la actividad mantenida por becarios.

"¿Y que hacen las organizaciones sindicales ante estos fiascos?", se pregunta Arancha. " Creo que las grandes direcciones sindicales han perdido la orientación y el sindicalismo conoce una de sus crisis más profundas.Crisis de credibilidad sindical y de notable desmovilización. Y, abundando en los males del sindicalismo, la clara dependencia de los dos mayoritarios de las subsistencia de las subvenciones, genera que exista un conflicto medido y controlado, de mucha menos intensidad de lo que merece la ocasión.
Los sindicatos debieran hacer un esfuerzo mayor por acercarse y cuidar a quienes tienen dificultades. Hay muchos trabajadores que llegan a las asesorías sindicales después de haber aguantado meses de conflictividad, sin cobrar muchas nóminas y con verdaderos problemas para subsistir. Se les debiera recibir en las sedes, darles cobertura jurídica inmediata, gratuita, e incluso plantear apoyos económicos en el impasse que va desde la demanada hasta el cobro de sus derechos para que precisamente esa necesidad acuciante que tienen no sea el impedimento para exigir al máximo sus derechos frenete al empresario."

Y finaliza su intervención Arancha: " Como buena romántica, sigo creyendo en que no debemos perder nuestra identidad, nuestra ideología y, mucho menos, nuestra ilusión por conseguir nuestros objetivos. Hemos tocado fondo y ahora es necesario volver a elevar el vuelo.No perdamos nuestro horizonte porque seguramente el que defendemos como nuestro camino es mucho mejor que el que hemos dejado atrás. A fin de cuentas, estamos de paso en esta vida; hagámosla lo más agradable posible y demos valor a la persona, no a la propiedad. Aprovechemos la debacle para darnos la oportunidad de construir un mundo mejor e impedir la reconstrucción de este injusto sistema capitalista que nos ha empujado hasta aquí."
Tras los aplausos, comienza el debate que se prolongará posteriormente en una animada cena de camaradería.





A pié de página:
Gaspar Torrente (Campo, Ribagorza, Aragón, 13 d'otubre de 1888 - Barzelona, Cataluña, 21 de marzo de 1970) estió un politico aragonés, líder d'o nazionalismo aragonés á primerías d'o sieglo XX. Naixiu en Campo, (Ribagorza), o 13 d'otubre de 1888, quedó popiello de mai, cuan teneba un año. Pasó a suya nineza comboyando á suy pai, sastre ambulant, dica que íste morió en 1897. Marchó alabez ent'a casa d'un chermán, que bibiba en Barzelona y que encargó a suya educazión ta una familia catalana. Treballó en primerías en un taller d'encuadernazión y en 1920 prenzipió o suyo primer negozio, «La Industria Aragonesa», una chicota fabrica d'obchetos de papel.
S'afilió ta o Centre Nacionalista Republicà de Gracia, alto u baixo por 1912. Estió un d'os primers miembros d'a Unión Regionalista Aragonesa de Barzelona y un d'os promotors d'a suya transformazión en Unión Aragonesista, que en estió miembro d'a Chunta directiba dende febrero de 1919. Tamién estió bizepresident d'a Chunta directiba d'a Juventud Regionalista Aragonesa en nobiembre de 1918, y president d'a Juventud Aragonesista de Barcelona dende 1921 dica 1924.
Á zaguerías de 1928 marchó á bibir ta Graus, an que establió o periodico El Ideal de Aragón en chunio de 1930. Tamién establió a Unión Regionalista de Graus en marzo de 1931, d'a que estió esleyiu secretario, cargo que siguió tenendo cuan se tornó en Agrupación Republicana Federal de Graus, en mayo d'ixe mesmo año.

En otubre de 1931 tornó ta Barzelona, an que lo esliyión secretario d'actas d'o Comité Monezipal d'o Partido Republicano Democrático Federal de Barzelona, en nobiembre u abiento d'ixe año. O paso por iste partiu estió breu y por bel tiempo melitó en Esquerra Republicana de Catalunya, pero luego maduró a ideya de creyar una organizazión politica nazionalista aragonesa, que estió Estado Aragonés. O 28 de chinero de 1934 estió esleyiu como o suyo president, albandonando o cargo de secretario de Unión Aragonesista de Barcelona, ta o que eba estau esleyiu l'año d'antes.
En setiembre de 1934 dentró como funzionario interino d'a Generalitat de Cataluña, estando destinau en a Consellería de Gobernazión, an que remanió enzarrau mientras os suzesos d'o 6 d'otubre d'ixe año. O 15 d'octubre de 1935 enzetó a publicazión d'o quinzenal Renacimiento Aragonés. Dende marzo de 1936 se bulcó en a organizazión d'o Congreso Autonomista de Caspe, zelebrau en mayo d'ixe año.
Escribió tamién en atras publicazions, como El Ebro (Barzelona), El Guadalope (Casp), y en á lo menos atros bintigüeito periodicos d'Aragón y Cataluña. O 30 de chuntio de 1936 li nombrón auxiliar segundo de plantilla d'a Generalitat.
Cuando empezipió a Guerra Zebil, refirmó a constituzión d'o Consello d'Aragón, pero dimpués pero dimpués a suya autuazión li defraudó, plegando a demandar a suya disoluzión. En marzo u abril de 1938 li nombrón comisario d'a Generalitat en Oliana (Leida).
En chinero de 1939 estió arrestau por as tropas franquistas que ocuporon a poblazión, estando engarcholau dica o 5 d'agosto de 1939. En setiembre prenzipió á treballar en «La Industrial Bolsera». O 20 d'abiento de li arrestón de nuebas y lo engarcholoron en o Palazio d'as Misions Montjuïc, estando liberau o 6 d'abiento de 1941. Morió en Barzelona o 21 de marzo de 1970.
Fuente: Biquipedia, a enziclopedia libre