Existen personas a las que uno se encuentra emocional y racionalmente ligado. Personas que desbordan todos los límites de la paciencia imaginables para explicarte a conciencia una situación o un conflicto; hasta que lo tengas cristalino. Personas con una enorme capacidad de hacer frente a campañas insidiosas contra la organización que militan. Personas que soportan las presiones, auténticas rocas contra las murmuraciones o las maneras mafiosas de otros. Personas, en suma, orgullosas de pertenecer a las Comisiones Obreras.
Mariano Alcubierre es una de esas personas. Y desde Huesca, nos contesta a una serie de preguntas al hilo de la campaña que se desarrolla estas fechas: SALVEMOS LO PÚBLICO


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -







.

.

1.- ¿Cómo se encuentran los servicios públicos cuando empezaste en tu actividad sindical y como ahora?
Paso a contestar las preguntas remitidas: En primer lugar deberíamos hacer un breve recordatorio de dónde nos encontramos, para circunscribir los servicios públicos y la zona de influencia que yo conozco.
Hablamos de lo que se conoce de los servicios públicos, más administrativos, que serían los servicios periféricos de la administración general del estado, los servicios de la comunidad aragonesa, excluyendo educación y sanidad, la diputación provincial de Huesca, las comarcas, los ayuntamientos, y muchas empresas que, sin ser administración, están financiadas por éstas, las conocidas como empresas públicas.
Cuando empezamos en la provincia, aproximadamente éramos unas 16.000 personas las que trabajábamos en los entes antes mencionados. Nos encontramos de inicio con un problema, sobre todo y casi exclusivamente, en la administración local, tanto en las comarcas como en muchos ayuntamientos, que muchos de los contratos estaban en “fraude de Ley”, contratos de interinos y un largo etcétera. En mayo de 2007, se pública el Estatuto Básico del Empleado Público, que establece cómo regular todos esos procesos. Es un objetivo de CC.OO, que se ha podido llevar a cabo en pocos sitios en nuestra provincia, y que desde el R.D. 20/2012, está parado.

2.- ¿Quienes y cuando comienzan con la fiebre privatizadora en nuestra provincia?
En un momento dado, para “atajar” lo que establece el derecho administrativo a la hora de las contrataciones, se crean algunas de las empresas públicas. Para mí es el inicio de algunas de las privatizaciones, se crean estructuras administrativas, casi sin ningún control administrativo, (asistimos un día tras otro en los últimos tiempos, a las dudas jurídicas que generan algunas de ellas). En este colectivo podemos añadir Fundaciones, Consorcios y un largo etcétera.

3.- ¿Que actitud toma el sindicato para la defensa de los SP?
Nuestro sindicato ha estado siempre en defensa de los servicios públicos, cercanos y de calidad. Es de alguna manera nuestro” leitmotiv”, creyendo en una sociedad del bienestar, donde todos tenemos derecho a vivir en pueblos, o ciudades, donde haya unos servicios mínimos que permitan la vida y la convivencia. Para ello hemos luchado, porque fuera un servicio público, desde la limpieza viaria, (creo recordar que fue la primera que se privatizó sobre el año 2002) en sitios como Huesca, en Monzón o en Fraga, hasta el mantenimiento de los Servicios Sociales en Monegros. Entre otras cosas porque siempre hemos creído, que los servicios públicos, bien gestionados, son más baratos, más plurales y más participados. Porque al final, si un servicio no es rentable, no viene un empresario y asume esas pérdidas, al final viene un empresario y obtiene beneficios, reduciendo salarios, excluyendo perceptores o subiendo las tasas, por la prestación de esos servicios. Por eso CC.OO emprende campañas de “Defendemos lo público” para concienciación de trabajadores públicos y de la sociedad en general, haciendo casi una labor “educativa”.

4.- ¿Que panorama prevés en un futuro caso de seguir esto así?
El futuro de muchos de los servicios públicos que hasta hoy conocemos, corren un serio riesgo de desaparecer, y desaparecen por unas políticas económicas puramente neoliberales, unas políticas donde no se cree en una intervención del Estado, sino que sea el mercado quien regule las balanzas, no se cree en unas políticas donde haya una hacienda redistribuidora. Y con la pérdida de muchos de esos servicios públicos, las diferencias entre las clases sociales van a ser brutales. Yo no tengo una bola mágica que me permita ver el futuro, ni pretendo ser “agorero”, pero en una situación como la actual, repito con las políticas neoliberales impuestas, no solo me preocupa el futuro de los servicios públicos, me preocupa el futuro de la sociedad, una sociedad insolidaria, una sociedad poco formada, una sociedad con una sanidad que muchos no podremos pagar, una sociedad sin servicios sociales, una sociedad desigual, una sociedad con pensiones más bajas, una sociedad con más años de cotización para poderse jubilar, sin haber trabajo para alcanzar esos años de cotización … Es decir una situación sumamente complicada.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -