Esta tarde del 10 de Junio del 2017, distintos puntos de Albarracín han sido escenario de una intensa y emotiva jornada de afectos, cultura republicana (es decir, cultura de la libertad), gargantas quebradas pero firmes en la denuncia y nostalgias de futuro.

Organizados los actos por la asociación Pozos de Caudé y la Fundación Santa María de Albarracín, la delegación del CRMAHU mandatada para apoyar con su presencia los eventos de esta tarde, ha podido compartir con gentes llegadas de tierras vecinas una ofrenda floral con intervenciones vibrantes a pie de fosa, con jotas cantadas a fuerza de contener emoción, arrancadas de las entrañas y alejadas del folklorismo, con el dolor y la emoción de unas gentes que traspasan muros de cementerios; y que propagan su orgullo por las calles de la ciudad portando banderas, camisetas, distintivos y accesorios que hablan de la libertad arrebatada a golpe de fusil, espadón y hostias consagradas.

Galería de fotos de la jornada , pulsando AQUI



Cementerio Albarracín. 17:00 horas

Todos los actos en los cementerios, a pie de tumba, a pie de fosa o a pie de memorial, tienen un sustrato común. Vivencias repetidas siempre, con escasos matices en lo accesorio, dolor y duelo compartidos, y, sobre todo, memoria oral con todo lo que ello significa.
Todos los actos en los cementerios, a pie de tumba, a pie de fosa o a pie de memorial, tienen aristas diferentes. Rostros siempre distintos, aún con rictus similares; segundas y terceras generaciones de víctimas (las primeras casi están extintas ya por causa de edad) renovando votos de jamás olvido; lagrimas recientes recorriendo plieques y surcos que otras abrieron; palabras de recuerdo y de resistencia ...

El cementerio de Albarracín acoge esta tarde públicamente todo ese cúmulo de vivencias que exigen respeto; respeto en su conocimiento, memoria y verdad ("Hicieron de su propaganda nuestra historia", denuncia acertadamente una asistente cuando el turno de palabra de so permite), respeto en la aplicación de una justicia de reclamación nunca atendida, respeto en la exigencia de una reparación a tanta víctima silenciada.
Agradecimientos en la voz del Presidente de Pozos de Caudé, Francisco Sánchez, a los familiares (alguno ya nonagenario y con problemas de movilidad vencidos a golpe de músculo solidario; alguno que ya no ha podido asistir por problema de salud...), a las instituciones sensibles, a las gentes compañeras que se han desplazado desde otros lugares, al encargado del cementerio por su profesionalidad y empatía, a los artistas que dan realce a esta jornada.

Agradecimientos que terminan en una sobria ofrenda floral y en los cánticos de varias de las "Jotas de las silenciadas", a cargo de mujeres con vínculos familiares; mujeres de valor probado, utilizando sus cuerdas vocales como armas de denuncia, luchando contra la humedad en los ojos y el cierre de las gargantas. Jotas que surgen de la tierra, que traen momentos nunca para el olvido, que provocan reacciones de emoción entre los asistentes; jotas a pelo, sin acompañamientos musicales, jotas de las silenciadas que se escuchan en un silencio conmovedor y solemne y cuyo único contrapunto posible sería el de los estampidos de esos mil tiros de gracia que sonaron por estas tierras.


Galería de fotos de la jornada , pulsando AQUI


Museo Albarracín. 18:00 horas
"Donde germinan los silencios" es la denominación de la jornada. También el nombre de la exposición, sita en el cercano museo de la localidad, hacia donde se dirigen la práctica totalidad de quienes hemos estado rindiendo respeto en el cementerio.
Es nuevamente Francisco (Paco) Sánchez quien se dirige brevemente a los presentes incidiendo en la característica coral de la exposición, hablando de su diversidad y del interés suscitado. Pasará de inmediato la palabra a Irene Ballester Buigues, comisaria de al exposición quien, en sentidas palabras, denunciará el olvido del sufrimiento de la mujer en los conflictos bélicos, reivindicará el papel del arte como herramienta de sensibilización ante cualquier abuso, incidirá en que el nuestro es el país con mayor número de fosas comunes tras Camboya y recalcará que la Transición se construyó sobre el olvido de familiares y víctimas.

Tras ello, llegará el momento de escuchar a los artistas y conocer el significado de sus obras. A veces, uno se reconcilia, ante tanto mar de autotitulados artistas, mediocres y amantes del postureo, con el arte y quienes lo trabajan. Hoy ha sido uno de esos escasos días. Profundo, emocionante, sincero, ajeno a toda afectación ...

Impresionante Remedios Clérigues Amigó, con sus danzarinas hechas de residuos de materiales encontrados en las trincheras de Teruel, de metralla asesina aún con sangre en su superficie. E impresionante también su audiovisual, minutos y minutos monocromos en negro, con trazos de luz cada vez que se escucha un tiro de gracia. Y se contaron más de mil en esta asolada zona de represión fascista.

Gráfico José Miguel Abril, escultor ue presenta unos cabezas de estilo clásico que conservan la estructura y el peinado conocidos, pero cuyo rostro se deforma hasta mostrar la expresión del terror y la muerte. Mujeres que se negaron a ser sumisas, mujeres republicanas (las grandes olvidadas) víctimas de actos que repugnan la condición humana.

Profundamente dolorosa la obra de Alejandro Mañas. "Mi última noche", se llama. Un reclinatorio (¿mas orientado a la introspección que a la genuflexión?) con frases de despedida bordadas en los puntos de apoyo de rodillas y brazos, acompañado de un MP3, que emite, una y otra vez, palabras de despedida, de recuerdo, de deseperanza... Complementa el trabajo una pequeña muestra de marcos de pequeño tamaño con fragmentos de cartas y restos postales.

Inquietante la obra de Marie Pierre Guiennot, un lienzo que presenta, en ausencia de la pintora, la comisaria de la exposición. Lienzo titulado "Solo habremos muerto si nos olvidáis", realizado en tonos oscuros, con estallidos de luz difusos. Una interpretación abstracta del dolor y los sufrimientos de los habitantes de la zona.

El montaje "Jotas de las silenciadas" es obra de Mónica y Gema del Rey Jordá. Se hacen llamar ART AL QUADRAT estas hermanas que presentan un audiovisual en el que mujeres de la zona toman el protagonismo femenino a través de la voz, volviendo a sus orígenes la jota. Letras de dolor, historias reales lanzadas al aire que impactan en las personas que las escuchan. Los presentes, es tal el impacto de la obra, se niegan a abandonar la sala donde está instalado el audiovisual hasta no escuhar la totalidad del mismo.

Pepe Beas es el último en mostrarnos su obra. Su relato explicativo y el impacto de su obra añaden un punto álgido (aún más) a la marea de tristeza e indignación serena que nos acompaña a lo largo de toda la tarde. Pepe es argentino y recuerda, con emoción contagiosa, a una amiga suya desaparecida en los vuelos de la muerte; y recuerda a la madre de ésta, que acudía a las orillas del oceano - fosa común para escribir en unas telas la palabra "hija". La vivencia la traslada a la "Venta del Ratón" cercana donde toma fotografías en blanco y negro de los restos del muro- paredón y alrededores. Superpone a este puzzle unas pocas fotos sepia en la que, utilizando piedras, se lee la palabra lamento, vocativo del dolor, tantas veces, sin duda, susurrada en tantos idiomas y tantos lugares: "HIJA".

Esta exposición estará abierta en el Museo de Albarracín hasta el 27 de Agosto.
Galería de fotos de la jornada , pulsando AQUI




Ermita de San Juan. Herminio Lahoz. 19:00 horas
Luce espléndida; espléndida, misteriosa y extrañamente cercana esta ermita próxima al Museo del que acabamos de salir (¡cruzas una calle estrecha y ya estás!). En suelos y bancos, dibujos y fotos que, viniendo del pasado, nunca se han ido. Una colección de enmarcados retratos familiares y muchas velas, aún sin encender. Una sábana colocada con ínfulas de pantalla de proyección (¿en cuantas retaguardias de frentes de combate habremos visto instalaciones parecidas?) y un par de maletas viejas.

En medio de este escenario teatral (habremos de esperar a las 20:00 horas para conocer su función) aparece la figura de Herminio Lahoz. Otro de los muchos combatientes contra la desmemoria y el olvido que abundan en nuestras tierras; con el arma de la investigación, de la docencia, de la voz y la escritura... Con las armas que más temen los que sembraron de silencios este Teruel.

Sin apenas moverse, en actitud estática junto al atril que se le ha asignado, la voz de Herminio llega a todas las áreas de esta pequeña ermita abarrotada tanto en su nave central como en su coro. Nítida, serena, directa ...
Con la seguridad que tan sólo el conocimiento procura hace un breve resumen de las circunstancias que rodearon el triunfo del Frente Popular, los años anteriores del dominio de la CEDA y la, aún anterior, huida "nada generosa" de Alfonso XIII. Tiene también tiempo para recordar el esfuerzo de la República en el campo educativo, las Misiones Pedagógicas" y la decisiva incorporación de mujeres a ese empeño. También para evocar el duelo (¿duelo?) Kent - Campoamor.

Algo, poco, más de 40 minutos nos dedica Lahoz. Necesidades de la obra teatral que ahora comienza imponen la brevedad de su charla. Habrá momento para poder seguir escuchando a este hombre comprometido.
Galería de fotos de la jornada , pulsando AQUI



Ermita de San Juan. María la Jabalina. 20:00 horas
Quizás sea el monólogo dramático (no confundir con el humorístico) el mayor acto de valor sobre un escenario. La absoluta soledad ante el público, la necesidad de empatía con el mismo, los diferentes registros interpretativos son facetas que constituyen el éxito o el fracaso de una obra en este formato.

Lola López es la miliciana-actriz que se atreve con ello. Con texto y dirección propia, esta mujer de sonrisa amplia y emoción en los ojos nos guiará, a lo largo de algo más de una hora, por la peripecia vital de María (a) La Jabalina. Conoceremos, de primera mano, su experiencia como miliciana y sus heridas de guerra en el frente. Sus antecedentes familiares, la realidad fabril de Sagunto, las luchas obreras ... También su encarcelamiento, la inexistencia de quien la acusara de nada (excepción hecha de El Rebollo), sus declaraciones y antideclaraciones ante la justicia (¿?) de lo vencedores, su condena a muerte y su final.

Todo ello enmarcado en un pantocrátor laico de pinturas que recuerdan los dibujicos de Lorca en sus cuadernos escolares y que ocupa el retablo de una ermita que, por esta vez, acoge simbología libertaria.
Con la sóla ayuda de un proyector que lanza imágenes sobre una pantalla improvisada, contextualizando el drama y permitiendo los cambios de vestuario, y con una actriz que se crece en su papel y que desborda emoción en el tramo final de la obra leyendo rápida, atropelladamente incluso, la correspondencia de María a su familia. correspondencia que permite entrever los estados de ánimo, ka precariedad de su situación y al entereza ante su final.
Queridos todos, queridos todos, queridos todos... Silencio en el auditorio; silencio que ha acompañado toda la obra. Estallido de aplausos final, abrazos y, de nuevo, ojos húmedos y gargantas quebradas en los saludos que Lola dedica y que son correspondidos con abrazos.
María la Jabalina (Jabalina por natural de Jabaloyas, no por la fiera hembra-madre del jabalí) sigue viva. En las fotos proyectadas, en la voz y en el sentimiento de una actriz como Lola López, otra miliciana contra el abuso.

Galería de fotos de la jornada , pulsando AQUI