Mariano Cuello: Crónica emocional de una exhumación
Crónica dedicada a Casimiro Malo. Te seguimos buscando, abuelo.




.


.

"Mariano Cuello Gracia, un panadero oscense al que no se le conocía mayor delito que el de ser un activo militante anarquista.Seguiremos trabajando por honrar la memoria de las gentes asesinadas por la sinrazón, ayudando a sus familias a encontrarlos".
Toño Moliner. CRMAHU.

"Presenciar esto, observar los orificios de bala, sumergirse en esos cráneos de cuencas vacías y mandíbulas abiertas, observar su brutal expresividad, es una vacuna contra la intolerancia y el odio".
Marian Burgueño.CRMAHU

"Dos presentan el tiro de gracia; en uno se aprecia el orificio de entrada y salida de la bala y en el otro se ha encontrado el proyectil. Con los dos cuerpos restantes, aún no se había podido acceder a la parte trasera del cráneo, pero la forma de enterramiento y la documentación que existe al respecto indica que corrieron la misma suerte".
Antonio Alagón. Arqueólogo. www.arqueoplus.com

"Mi tío vuelve a la familia. Gracias, gracias, gracias ...".
Mónica P. Posible familiar del denominado INDIVIDUO 1, uno de los exhumados.

"Porque donde unas cuencas vacías
amanezcan ,
ella pondrá dos piedras de futura mirada.
Y hará que nuevos brazos y nuevas
piernas crezcan
en la carne talada".
Para la libertad. Juan Manuel Serrat Teresa, Miguel Hernandez Gilabert

Para ver fotografías de la exhumación, pulsa AQUÍ





Viernes 3. 11.2017. - Que no llueva, que no llueva ...
El grupo que se acerca al cementerio sito en el Parque Mártires de la Libertad consulta con compulsiva periodicidad las previsiones metereológicas en las pantallas de los teléfonos móviles.
- "Dan un 90% de probabilidad de precipitaciones", apunta uno de los presentes mientras acarrea una valla para delimitar perímetros.
- "No pasa nada. Ya he hablado yo con quien manda para que no caiga agua", bromea otro mientras mide el espacio de la excavación.
A las cuatro de la madrugada del sábado 4 de noviembre del 2017, fecha prevista para la búsqueda de Mariano, llueve. Joder si llueve. Sin embargo a lo largo de todos los trabajos, casi una semana después, apenas chispea. No será el agua de lluvia quien dificulte nuestra tarea.


Para ver fotografías de la exhumación, pulsa AQUÍ


.


.

.

.

Sábado 4. 11.2017. - Vamos con ello
Ya está un concurrido grupo de personas antes de las ocho de la mañana. Viento y frío, pero no parece importar. Tampoco la inexistencia en el lugar de baños, circunstancia que supone una incomodidad añadida.
Entre el heterogéneo grupo, estudiantes de Historia de la UNIZAR. Carlos, Gonzalo, Martín y Alicia se incorporan como voluntarios adaptándose a la perfección. Empuñarán el pico, cribarán tierra (aprendiendo a diferenciar lo que es un resto óseo de cualquier otro elemento), palearán, tomarán apuntes, preguntarán. Junto a ellos , la doctoranda en etnografía por la Universidad de Toulouse Anélie Prudor, una joven mujer que ha hecho del republicanismo español, de su historia y circunstancias, el eje de su actividad profesional.
Como no puede ser de otra manera, los trabajadores municipales dándolo todo. Manuel y José Manuel, codo a codo, hombro con hombro con los incansables Toño, César y Fernando, los miembros del CRMAHU manchados de tierra, polvo y voluntariedad encomiables. Tampoco anda muy lejos una de las habitantes de la vivienda contigua al lugar, mujer que ayudará en lo que pueda a lo largo de todo el proceso.
Como los Moliner, Toño y Lorenzo. El uno, con su libro "Nunca hemos oído pedir perdón" convertido en fuente de autoridad. El otro, imposible verlo quieto, empujando lonas, moviendo tablas y colocado siempre en el lugar donde es necesario. Como los presidentes de la entidad republicana, anterior y actual, Carlos y Marian, que acuden al lugar a apoyar con su presencia la primera exhumación que en el cementerio del Parque Mártires se realiza. Acompañados por José María y Carlos.
El elemento profesional está formado por Antonio, Francisco, Ana y la desconocida Belén (y decimos desconocida porque su trabajo está en el laboratorio y se realizará tras el trabajo de campo).
Serán ayudados por Noelia, Sofía y Pablo.

Y los familiares. ¿Que puede decirse de ellos? Los de Mariano Cuello, capitaneados, por decirlo así, por Mariano Cuello nieto. Estático, digno, con una mirada que apunta 81 años atrás, con emoción contenida tras unas gafas oscuras, siguiendo el proceso y dejándonos hacer. Imposible conseguir que se sentara un rato. Imposible no fijarse en ese hombre y esa figura, compendio de dignidad y coraje.
Junto a ellos, Brígida. También familiar; de alguien a quien buscaremos próximamente. Sonriente, eficiente, esperanzada, activa ...

Para ver fotografías de la exhumación, pulsa AQUÍ



Unas breves palabras de Antonio Alagón acerca de lo que se va a acometer. Un recordatorio de no hacer nada que no haya sido autorizado previamente. Una petición de máximo respeto hacia la víctima y sus familiares, y empezamos...

Manuel, nuestro amigo Manolín, da los primeros golpes de pico sobre una tierra fría y dura. Inmediatamente se unen decenas de brazos que criban, pican y palean, decenas de ojos que escudriñan, decenas de miradas que se cruzan, decenas de hombros que se estrechan... Esto es una excavación arqueológica, sí.Pero es más que una excavación arqueológica. Estamos buscando a Mariano.

Encontramos un tubo; de riego nos comentan.
Continuamos profundizando. Un cráneo no articulado. De relleno, explican los arqueólogos. Y comienza la cosecha de fragmentos óseos. Ana deambula de un lugar a otro, portando cajas, embolsando restos, algunos minúsculos.

Y seguimos. De repente, una posible estructura esquelética. Se protege el cráneo. ¿Es eso un orificio de bala?. Hay que seguir la dirección de los huesos largos. Ni siquiera con la paletina, sino con unas herramientas finas de nombre que no recuerdo. Retirar con suavidad la tierra, acariciar el fémur para limpiar de suciedad. Emociones discretas, pero nada contenidas; aparece un resto metálico con óxido verdoso en el interior de un hueso craneal. El tiro de gracia.
Alguna cabeza gacha, algún leve movimiento negando en el interior lo que los ojos afirman.Los arqueólogos son profesionales y contiene empatías que puedan distraerlos. Los voluntarios, no. ¡¡Canallas, putos canallas!!

Anochece a hora temprana. Cubrimos la fosa. Mañana volveremos.



Para ver fotografías de la exhumación, pulsa AQUÍ



Domingo 5. 11.2017. - El tubo del agua
Vaya con el tubo de riego. Ha escapado agua esta noche y nos ha complicado la faena. A secar, a llamar al ayuntamiento; que corten el agua y no ocurra de nuevo. Toca palear tierra seca, tratar de eliminar la humedad y, sobre todo, cubrir la fosa nuevamente con aireación para que no vuelva a ocurrir.

Un par de horas más tarde reanudamos. A un cuerpo sigue otro, y , a éste, otros dos más. De repente tenemos cuatro restos articulados a los que los profesionales identifican como INDIVIDUOS 1, 2, 3 y 4. Aún sin delimitar, aún sin conocer demasiados detalles, pero cuatro. Toño Moliner sonríe; echa mano de su libro, indica la numeración de las tumbas, consulta fecha y saca, y , con una seguridad desconcertante, los nombra uno a uno. Una mujer y tres hombres. Cuatro víctimas. Cada uno con su filiación completa, su edad, sus rasgos físicos y su compromiso con la libertad.

De repente, alguien grita: ¡¡Viene agua!!.¿No estaba cortada, hostia?

Y, de nuevo, manos y corazones tratando de evitar la catástrofe; las mismas manos que taponan los vías del olvido.Los mismos corazones que , una y otra ves, se niegan a rendirse. Marian desde el borde de la fosa en precario equiilibrio; Francisco y Antonio tapando como pueden fisuras del tubo del demonio; Sofía y Gonzalo achicando agua con medios improvisados; otros rellamando a los fontaneros municipales; todos locos por evitar que inunden a nuestra gente.
Nuevamente, debemos parar. Asegurar que nunca más ese tubo molestará, tapar y esperar. Hasta el día siguiente.

Nuevamente la profesionalidad del equipo. "Como si hay que tirarse toda la semana. Estos no se quedan así". Y, nuevamente, esa frialdad del arqueólogo traicionada por la firmeza y el coraje de quien sabe que esos fragmentos óseos son personas que nunca perdieron la dignidad; la dignidad la perdieron quienes fueron capaces de atrocidades así.




Para ver fotografías de la exhumación, pulsa AQUÍ



Lunes. 06.11.2017. - Ya casi están fuera
Los estudiantes se han ido. Anélie también. A Zaragoza y a Madrid. Quien trabaja cerca encontrará un momento para acercarse. Quien está lejos, tira de móvil. Nadie abandona. Aún los tenemos ahí.
El equipo profesional confirma: Mujer de edad avanzada. Hombres jóvenes (tres) con dentaduras completas.
Botones que salen. La mujer , incluso, con los restos de lo que podría ser un bolso. Una de nuestras compañeras lleva desde el hallazgo de la que llama "La abueleta" con el corazón encogido. Pregunta que será de sus restos, si no tiene familia, si alguien no se ha interesado aún... No hay respuestas; al menos de momento.
Botones de nácar; una suela; no, dos suelas. Son de ella.

Siempre con las reservas propias hasta que se verifiquen las identidades, llamamos a los cuerpos como individuo tal o cual a los efectos de tomar cotas. Pero , tras el acto frío de mediciones, los nombramos por el nombre de pila; hemos pasado en la cabecera de su tumba frío, viento, mojaduras... Son nuestra gente ya; parte de esa gente que merece ser recordada y compensada por lo cruel, injusto y vil de sus asesinato.

Mañana, decidimos los CRMAHU, llamamos a la prensa. Debe saberse, debe no olvidarse. Hay quien , en voz alta, reflexiona acerca de la necesidad de que los alumnos IES oscenses visitaran la fosa. Como manera de erradicar el odio. "Lo que hagáis estará bien hecho", afirma el nieto Mariano cuando le consultamos acerca de prensa, fotos y demás.




Para ver fotografías de la exhumación, pulsa AQUÍ



Martes. 07.11.2017. - No paramos
Poco a poco, casi con precisón de cirujano, continúa limpiándose la fosa.
Los Antonios atienden a los medios que se han hecho eco. Se toman imágenes, se hacen tomas. Fotógrafos de los medios de comunicación y otro, Javier, que sube por amistad a disparar su cámara por si acaso. Los cuatro asesinados vuelven. Sus bocas abiertas exigiendo justicia, sus cuencas mirando al infinito, en breves horas removerán conciencias, harán pedagogía, estarán vivas...
Un periodista se asoma con temor y cuenta sus vivencias familiares relacionadas. ¿Quien no tiene en su entorno una imagen de la que no se habla?. Ediles oscenses y responsables de los cementerios de esta ciudad nos visitan. Nos agradecen el esfuerzo; nos felicitan el éxito. Les recordamos que las familias no pueden asumir los costes de recuperar a sus asesinados; que deben ser los poderes públicos quienes garanticen esa trinidad laica mantra y lema de las asociaciones memorialistas: Verdad, Justicia y Reparación.
Continuamos. Centímetro a centímetro. Fragmento a fragmento.

Recibimos llamada de Zaragoza. Es Mónica, que ha oído por radio la crónica de nuestros quehaceres y, al escuchar un nombre, se le ha desbocado el corazón. Quiere informarse, quiere venir, quiere estar, quiere saber... Posiblemente uno de los cuerpos sea el de un familiar suyo. Tomamos sus datos.

Llega un momento cumbre: procedemos a levantar a los dos primeros. Con delizadeza de quien acuna un bebé. En una caja, envueltos y respirando, los restos susceptibles de análisis de ADN. En otra, el resto. Cada cuerpo con dos embalajes, afrontando el viaje al laboratorio.
Se ha hecho, nuevamente, de noche. Dos cuerpos quedan en la fosa.
"Ánimo. Esta es la última noche. Mañana os sacamos", musita alguien con la voz rota.




Para ver fotografías de la exhumación, pulsa AQUÍ



Miércoles. 08.11.2017. - Mónica y Nadia
No han podido evitarlo. Han cogido el coche y se han plantado en el cementerio.
Es Mónica, tan emocionada como ayer, que nos agradece el trabajo. "Todo lo que sé de mi tío-abuelo es por lo que he leído del Círculo", nos dice. Nos abraza, con ese abrazo tierno, sincero y cómplice que sólo pueden darse aquellos que han estado bajo el mismo fuego. Todas las víctimas son de todos y las sentimos como propias. Quiere acercarse y ver el cráneo de ese hombre (siempre con las reservas de identidad oportunas) que cree ser el hombre cuya sombra aún ronda entre los mayores de la casa.
Vuelven a Zaragoza. Con las instrucciones precisas para acometer la identificación. Con esperanza y alegría. Con ánimo de poder cerrar un duelo de ocho décadas. Con nuestra plena disposición para ello.

Cada vez anochece antes. Es con la luz de un frontal y un móvil como terminamos por sacar, por liberar, a las dos últimas personas. Ateridos de frío. Embargados de una amarga alegría, de una dulce tristeza. Estos cuatro vuelven a estar con nosotros. En nuestra familia. En casa. Ochenta y un años después.

Últimas jonadas
La luz escasea y, tras el levantamiento del último cuerpo articulado, los trabajos de precisión bajo ellos deben dejarse para el día siguiente, jueves 9, ya con luz natural y con menor presencia de memorialistas, habida cuenta del nivel técnico de las labores que quedan.
Y aún así, la labor a realizar por los arqueólogos no termina hasta el viernes día 10 cuando los restos son entregados a Belén para su estudio antropológico. Quedamos a la espera de los informes posteriores, ávidos por conocer sus conclusiones.

El sábado 11 finalizan definitivamente los trabajos de campo de este proyecto. Nuevamente equipo técnico y voluntariado CRMAHU se afanan en dejar el terreno lo más limpio posible, retirando vallado, recogiendo herramientas y cubriendo de nuevo la fosa. Se tapa la tumba liberada; se destapa un nuevo lugar de memoria.

Para ver fotografías de la exhumación, pulsa AQUÍ