Txiki, con sólo veintiún años, fue fusilado por un pelotón de guardias civiles voluntarios en un claro del bosque de Cerdanyola, una población cercana a Barcelona. De nada sirvieron las movilizaciones en toda Europa ni las numerosas peticiones de clemencia que Franco recibió en las horas precedentes, entre ellas la del Papa Pablo VI.
A las ocho y media de la mañana, seis miembros del Servicio de Información de la Guardia Civil se vistieron de verde con un tricornio en la cabeza para disfrazar de autoridad su crimen y, con dos balas cada uno, fueron disparando poco a poco para saborear el placer que les producía la ejecución y poder prolongar la agonía de la víctima.
Txiki murió, cantando el Eusko Gudariak, por las libertades de un país en el que no había nacido. Y es que Txiki era un español de Extremadura que dio la vida por Euskal Herria; esa fue su grandeza y en ella reside la verdadera universalidad.
Fueron testigos su hermano Mikel y los abogados defensores Marc Palmés y Magda Oranich.
Fuente: Víctor Alexandre, 27.09.2007



FUSILAMIENTOS 27S 1975. 40º ANIVERSARIO

26.09.1975
Aún no he cumplido 17 años. Acabo de comenzar mis estudios en la Escuela Normal de Magisterio de San Sebastián.
Los periódicos del día informan de la inmediatez de las ejecuciones que tendrán lugar al alba el 27, mañana.
Los periódicos del día informan de la magnanimidad y benevolencia del dictador que conmuta otras por una vida en prisión.
Los periódicos del día no informan de lo que ocurre tras los muros pirenaicos, de la indignación que recorre Europa y el grito constante (¡¡Franco Asesino!!) cuyo eco se pretende no llegue o, si lo hace, lo haga atenuado por la sospecha de conjuras paranoicas y razonamientos de bananero gobernante y acólitos.
La noche más larga se presenta insomne; para casi todos menos para el sanguinario de voz aflautada que da orden de no ser molestado bajo ningún concepto. La noche más larga se presenta cargada de despedida, plena de ansiedad, de rabia, de impotencia, de dolor infinito...
Los miles de buitres (no tan callados como dice la canción) montan en ebrios autobuses verdes y sobrevuelan los lugares de ejecución donde los compañeros voluntarios,ejecutores de la barbarie, esperan su momento de venganza con perfume de tabaco negro y brandy barato.
La maldita danza de muertos hace leyenda a cinco hombres a cambio de segar, inmisericorde, cinco futuros que, en breve, hubieran sido realidades sin la presencia (sin la presencia física; su sombra aún colea) del mayor asesino de la historia de nuestro país. La pólvora de la mañana cuyo olor inconfundible aún persiste en los agravios a monumentos y memoriales de memoria; en concentraciones azules que añoran yugos; en calles , plazas y estatuas que aún festejan, entre la chulería y la ignorancia, a aquellos que masacraron la esperanza al grito de ¡arriba españa! en incontables albadas, en innumerables amaneceres de descargas y gritos; en vejatorias declaraciones de los satisfechos herederos del horror...
Aún no he cumplido 17 años y ya para siempre me acompañará la imagen de un cadáver acribillado, abrigado ante la muerte con un jersey de áspera dulzura, y encajonado en una pose claustrofóbica en una caja de pino. Foto tomada "al vuelo" y de ocultas maneras que acabó siendo difundida, en pedagógica instantánea incontestable, en una multiplicidad de canales y formas. Cuando aún faltaba casi un cuarto de siglo para que existiera internet; o la ley mordaza...

25.09.2015.
17:00 horas.-
Aún no he cumplido 57 años. Mi hijo tiene casi la misma edad que tenía yo cuando mi padre apagó el televisor en blanco y negro en el momento en el que el noticiario ("el parte", lo llamábamos) daba cuenta del "enterado" unánime del consejo de ministros.
Y vamos a Madrid. Y mi hijo me acompaña; para conocer, para aprender, para razonar, para sentir.
Vamos a Madrid junto a hombres y mujeres republicanos de todo Huesca. Compartiendo coches, compartiendo recuerdos, tejiendo otros...
Vamos a Madrid a gritar a quien , incluso hoy en día, tiene por bandera una fingida sordera y una amnesia selectiva sospechosa, que seguimos impactados por la violencia de antaño y de ahora; que nos siguen doliendo esos asesinatos, y otros centenares de miles, como si ocurrieran en este mismo instante...
Y vamos a Madrid porque el miedo y el temor son conceptos interiorizados por una cruel historia y, a la vez, superados por la firmeza de las convicciones que, en laica trinidad, constituyen nuestro pensamiento: Libertad, igualdad y fraternidad.
Y vamos a Madrid porque en estos momentos en los que la serpiente fascista vuelva a mostrar su cara más atroz bajo fingidas excusas de solidaridades selectivas ("los españoles primero", dicen los herederos de quienes sembraron las cunetas de España) nuestro grito debe resonar alto y claro: ¡¡NO PASARÁN!!

Para ver reportaje fotográfico completo "AL ALBA.40 Aniversario", PULSA AQUÍ




26.09.2015.

12:30 horas.- La noche ha sido corta. La charla hasta tarde, el paseo desgranando anécdotas de militancias que perduran y episodios compartidos con gentes que ya no están,nos ha hecho trasnochar. Aún así, horas antes del comienzo del acto en el Auditorio Marcelino Camacho, ya estamos en las cercanías.
El lugar acordado es el restaurante "EL ALAMBIQUE", lugar de reencuentro con antiguos camaradas con lo que se ha sufrido mucho. Allá aparecen gentes de Aragón y Lérida con las que compartimos comida, camisetas CRMAHU "el grito tricolor" y rato de solaz en El Retiro entre fracasados intentos de sestear un rato y sesiones fotográficas improvisadas.

18:45 horas.- Auditorio Marcelino Camacho. Putxi con su libro y su simpatía en la galería de entrada donde se concentran diferentes tenderetes. Y allí Manolo, incombustible como siempre y , como siempre, cálido y entrañable. ETB entrevista a un abogado, las gentes del CRMAHU se fotografían con todos, saludan a conocidos de anteriores entregas de las jornadas...
Y comienza el acto. Difícil expresar aquí todos los sentimientos que se condensan, todas las indignaciones que se expresam, todas las lágrimas que se contienen, todas las que se desbordan... Todo ello ante cinco sillas de madera colocadas en el escenario. Cinco sillas que se irán llenando de claveles y que simbolizan las cinco personas que finalizaron la nómina larga de asesinados por el franquismo.

En el escenario, el lujo humano y personal de escuchar el sentir de personas como Valdimiro Fernández, Pablo Mayoral o Blanco Chivite, supervivientes de aquellos Consejos de Guerra que los condenaron a muerte conmutando sus penas por cadenas perpetuas. Escuchar la manera en que les fue comunicada la fatal noticia y, sobre todo, escuchar de sus labios que la lucha sigue y ver sus puños alzados en gesto de dignidad sin fisuras es algo capaz de conmover los corazones más frios.

Como lo es el testimonio de Javier Aguirre o Mariano Benítez de Lugo (dos de los abogados en aquellas fechas), informándonos de la estrategia de la defensa para dilatar los procesos en la esperanza de la muerte pronta del dictador. Y de sus expulsiones de la sala de vistas y del proceso. O de cómo se imposibilitó la defensa de los condenados. De la nulas garantías procesales, de la justicia-farsa y de la certeza de lo predestinado ya de las sentencias y condenas.

Como es también emotivo y provoca expresiones de repudio la proyección que muestra la manifiesta conducta asesina del régimen y de los funcionarios del mismo, ligándolo con la actual ley mordaza e ilustrando la misma con videoclips insertos en una campaña de AI en la que se recogen actuaciones policiales para con periodistas gráficos. El público reacciona con gritos a favor de la liberación de ALFON y contra la criminalización de la protesta social.

Como también llama a la emoción los textos que diferentes actores y actrices leen. Textos de personas que, cuando los escribieron, eran conocedores del escaso tiempo de vida que les quedaba. Poemas, relatos cortos, cartas ...
Como emocionan los saludos de Patxi Andión y Pilar Bardem que lamentan el no poder estar en el acto.

Y como esperanzan las declaraciones de Carlos Slepoy, uno de los abogados de la querella argentina, que finaliza su intervención con unas palabras que serán consigna y lema a partir de ahora:"El año que viene, nos vemos en los tribunales".

O como, finalmente, hacen removerse las butacas el profundo quejido de Manuel Gerena, las entonaciones diversas de Rosalía de Castro, Emilio Gutiérrez Caba o Susana Martíns , la verdad contenida en la melodía de Julio Castejón (todos somos iguales;lo que nos diferencia es maquillaje), el gamberreo de Suburbano cagándose en su excelencia o el doble tono que Adebán imprime a su mini actuación: desde la sobriedad de "Soldado" al son de combate con su "Yo soy Alfon"...

Y, sobre todo, los corazones se desbordan cuando un imponente Luis Eduardo Aute, sólo, de pie, a capella, con la única ayuda de su voz, entona el himno universal contra la pena de muerte. Esta vez su "Al alba" no es coreado por nadie; nadie quiere perderse una sóla sus notas, nadie quiere que nada distorsione una voz solitaria que desde la distancia de estas cuatro décadas sigue sonando infinitamente triste.

Para ver reportaje fotográfico completo "AL ALBA.40 Aniversario", PULSA AQUÍ




27.09.2015.

10:30 horas.- Cementerio Civil de Madrid. Junto al de la Almudena.
Un lugar donde reposan una muy buena parte de las gentes de importancia capital en la historia de nuestro país. Oportunidad única para el CRMAHU de presentar sus respetos a quienes descansan en este recinto de memoria.

Como no puede ser de otra manera, Pi i Margall, Nicolás Salmerón y Estanislao Figueras son puntos inicialesde interés especial. Estos tres presidentes de un primer intento republicano reciben nuestra visita. Le sigue la lápida sobria del Teniente Castillo y de otros muchos. Nuestro recorrido de cortesía finalizará , horas más tarde, ante el muro (esta vez en el cementerio de la Almudena) que cobija placas y diversos ornamentos en homenaje a "Las Trece Rosas".Eso sí nos queda el compromiso de localizar algunas tumbas que la premura de tiempo nos ha impedido visitar.

Previamente ante la tumba de Ramón García Sanz (uno de los cinco fusilados el 27S) se realiza un acto en el que toman la palabra diversas organizaciones que inciden en la necesidad de justicia y, sobre todo, en lo imperioso de continuar la lucha. Finalizará el mismo con el canto de La Internacional y, con el mismo, el fin de semana se solidaridad y memoria que el CRMAHU ha desarrollado en este inicio de otoño.

Para ver reportaje fotográfico completo "AL ALBA.40 Aniversario", PULSA AQUÍ