Comencemos por un paseo (con una generosa ración de sentido del humor, por favor) por los cerros de Úbeda.
"Un hijo te cambia la vida", te dicen ... No es cierto, pienso yo. Posiblemente lo que hace es asesinar, al menos por unos años, tu ocio y, compensándote por ello, hacerte partícipe de impagables experiencias tales como "La vuelta a la provincia en cien parques", "En busca del cambiador oculto" o la celebérrima "¿Qué he hecho yo para merecer ésto? de los biberones nocturnos.
Como es inevitable también, sufrirás el casero "Walt Disney Revival" (pronunciese Guol Disni Rivaival) políticamente correcto,con las escenas más duras suavizadas o recortadas, y, paradojas de la vida, heredero directo de la generación del "Prohibido - prohibir" y de los asistentes a Woodstock (esto pronúnciese como cada cual quiera), comenzarás a interesarte por eso del Control Parental (¡Horror!) en internet y por programas del estilo Nanny Net.
Son años oscuros en que te tragas toda la filmografía (en periodos vacacionales, que es lo comercial) de las factorías de animación que incluyen voces de famosos como dobladores (actores de doblaje, perdón, que no me veo a ninguno de ellos actuando al final de los encierros sanfermineros); son años intensos en que la canción que al bebé le hace gracia se repite una y otra vez con la machacona insistencia de un anuncio de turrón navideño.
Pues bien, en esos años que, dicen, pasan rápidos, los náufragos en el mar de pañales, llantos, dalsys, narnias, purecitos de verduras, códigos Lyokos y prixes grandiosos, tenemos opción a disfrutar el aspecto más lúdico y gratificante de ser padres, el reencuentro con las formas herededas de la transmisión oral, con el espectáculo a distancia escasa, con, en suma, el teatro de calle, con el divertimento cercano y directo, con el talento en estado puro ... El festival anual de Teatro de calle que rota entre Berdún, Sta. Cilia de Jaca, Sta. Cruz de la Serós y Bailo es perfecta muestra de ello.

23 de Agosto del 2.008
Ha pasado tiempo desde la primera vez; fué en Berdún en el verano del 2.003 , cuando conocimos a PLANSJET (marionetistas belgas absolutamente fantásticos), jugamos con los juegos de madera diseminados por las calles, vimos peluquería de fantasía y asistimos a la primera actuación de "Los Titiriteros de Binéfar". 200 Kms ida, todo el día en movimiento y 200 Kms vuelta al frío Hernani. Y con niño de cuatro años apenas cumplidos. Tiempos heroicos, amigo...
Hoy el viaje es inferior a la mitad y el niño comienza a desplegar mañas de preadolescente con tan sólo nueve años.
A eso del mediodía llegamos a Sta. Cruz de la Serós, precioso pueblo de arquitectura popular (hay que fijarse en las chimeneas y sus espantabrujas) que guarda en su interior la Iglesia de San Caprasio (Románico lombardo s. XI) y el deslumbrante Monasterio de Santa María. Por doquier nuevas construcciones que, al menos a priori, no harán desmerecer el conjunto.

En la Plaza Central nos espera ya Aaron Philips que, con infinita paciencia, desentraña, a cuantos niños rodean las mesas sembradas por el césped, los secretos de la mezcla de agua y glicerina para conseguir pompas de jabón.

. .


Un par de horas más tarde, será Producciones CHE y MOCHE, quienes amenizarán el vermouth con un concierto bufo pleno de humor y buena música, con el mérito añadido de soportar con estoicismo los pelucones con lo que estaba cayendo a esas horas.
Tras ellos, un lapso de tiempo prolongado para comer y sestear en las inmediaciones.

.

La tarde empieza fuerte.
Es El Gran Rufus" el encargado de ambientarla a base de unas mañas circenses aderezadas con un monólogo casi ininterrumpido y con unas enormes ganas de aguijonear al público.

- "Abandónelo ahí mismo, señora;estará mejor que en una gasolinera", le dispara a bocajarro a una mujer que acomoda a su hijo entre las primeras filas.
- "El señor de la cámara que no se preocupe; este espectáculo no es intelectual" . El señor de la cámara pone cara de ¿por qué siempre me toca a mí?
- "Desde que me he puesto las mallas, no me quitas los ojos de encima" , ruboriza a una espectadora a la que presenta como la Presidenta de su club de fans.

Diábolos, cuchillos, bolos, algún plato chino, minibicleta y monociclo; equilibrios, malabares y chistes en armonía. Y, como telón de fondo, un fantástico ambiente."Y además, esto es DE gratis...", nos recuerda insistentemente Rufus en su peculiar parloteo.

Tras su actuación, con buen sabor de boca, toca acercarse al otro escenario instalado.

.

En ese segundo espacio escénico nos sorprenderá el dúo "Tan Gorditos", actores caracterizados a la manera tópicamente porteña y que, entre tango y poema, nos contarán pormenores de su viaje por Europa como embajadores de la belleza y ministros de la elegancia. Su relato será accidentado hasta el punto de quemarse gravemente (estamos hablando de un espectáculo,¿vale?) uno de ellos. En su intento de revivirlo, su compañero traerá a la vida un conejo gigante que provocará las carcajadas del público. En suma, un espectáculo que sigue la tónica del festival: mucho humor, algo de sorpresa y público entregado.


El último show del día está a cargo de "Prod. CHE y MOCHE", pero esta vez la enésima repetición de STARS WARS en la televisión nos ganará la partida y el sector infantil del grupo nos pedirá (¡¡Ay, esos ojos a los que nadie puede negar nada!!) emprender ruta para llegar a casa a tiempo para invadir el sofá. Así que, de momento, abandonamos Santa Crus de la Serós para ir en busca de la ya cansina "lejana galaxia". Que la fuerza nos acompañe, porque el talento, la buena organización y el espectáculo raíz se quedan.