18.01.09
Desde diversas localidades oscenses se llenan dos autobuses con afiliados de CCOO al objeto de desplazarse a Zaragoza para participar en la manifestación conjunta UGT-CCOO, que tiene por finalidad la exigencia de protección social, empleo y medidas anticrisis no lesivas para los derechos de los trabajadores.
Poco antes de las diez de la mañana, la cafetería de la estación intermodal oscense es un continuado intercambio de saludos, un apurar el último sorbo de café, unos preparativos finales antes de acceder a los autocares...
Sobre las once estamos ya en el punto de concentración. Cafeterías próximas a reventar de gentes que esperan el inicio de la marcha y, junto a mí, Fernando , quien, cual relaciones públicas, me presenta gente, me informa de situaciones de empresas afectadas por ERE´s y demás arquitecturas empresariales tramposas (éso lo digo yo) y me acompaña en los prolegómenos de la manifestación.

. .

. .

La manifestación (sobre 35.000 personas, según los organizadores) arranca con pereza, a pesar del frío y la niebla que se nos suman. Cerca mío Mariano (90 años, siempre en su sitio, según confiesa con indisimulado orgullo) sigue, con la ayuda de una muleta, el acompasado ritmo sobre sus recién operadas rodillas. Poco más adelante, Aniés y Montero (de transportes ARAGON) avanzan mientras comentan pormenores;Jose Antonio, de Cinco Villas, les sigue acorta distancia. Aurelia, de sanidad, Alfonso, de metal, Pilar la encargada de prensa, los históricos Mario y Víctor, y Mariano, de Utrillas también están cerca.
Quienes van, muchísimos metros más adelante, tras la pancarta inicial son Angel ,los Julianes y Arantxa.
Aprovechan para exigir soluciones trabajadores de Galerías Primero, Pikolín, GM, Transportes Aragón, Pompas Fúnebres ...
Codo con codo con los representantes de todo Aragón, los llegados de Huesca aportan su presencia.


.

Los primeros en finalizar el trayecto se ven obligados a esperar un buen rato a que acabe la marcha, habida cuenta del número de asistentes. En la alocución final tanto Julián Buey como Julián Lóriz toman la palabra para hacer discursos casi intercambiables entre ambos merced a lo consensuado de la unidad de acción. Fundamentalmente se incide en la falta de responsabilidad de los trabajadores en la gestación de la actual crisis, en la necesidad de un compromiso firme por parte de GE y GA en la búsqueda de soluciones no lesivas para los derechos de los trabajadores, en la máxima protección social para parados y en la creación de empleo.
"CCOO y UGT, UGT y CCOO, vamos a seguir movilizados",afirma Buey."En la empresa, en el tajo, en la oficina, en el sindicato y, si es preciso, en la calle", finaliza. "Es la hora de la organización de los trabajadores y es la hora de la unidad sindical." dice Lóriz. "Escampará esta niebla, pasará la crisis y saldrá el sol, pero no a costa de dejarnos en ello nuestros avances como pretenden algunas soluciones empresariales."
Finaliza el acto con el canto de La Internacional que adquiere aún un mayor relieve con la interpretación que del himno hace la traductora de lenguaje de signos que,desde el principio, ha acercado a las personas con deficiencia auditiva el mensaje de los sindicalistas.

.