Huesca: III Jornadas culturales republicanas


13.04.09, LUNES
Este abril es, todos los abriles lo son, en realidad, tricolor. Aún con el regusto agradable del viaje a Montauban y de la camaradería y buen ambiente de ese día que disfrutamos, me dirijo al salón de actos de la DPH donde, como inicio de las III Jornadas Culturales Republicanas, el Círculo Republicano Manolín Abad de Huesca ha organizado la primera charla, a cargo del profesor Alejandro Díez-Torre, charla que versará acerca de Joaquín Costa y su influencia posterior en el Consejo de Aragón.

Inicia el acto Carlos Escartín , Pte. Círculo Republicano, quien presenta las jornadas como el espaldarazo definitivo al Círculo que preside, así como su inclusión en el calendario cultural de la ciudad."Otra forma de hacer Memoria Histórica ,dice, que en esta ocasión homenajeará al exilio, nunca suficientemente reconocido." Agradece la asistencia (medio centenar de personas) y la cobertura de D.A. Finaliza con un "a por la tercera", asentido por los presentes.

Es Trini Rincón, edil de IU en Huesca y mujer conocida por su entrega militante, la encargada de presentar al conferenciante. Manifiesta inicialmente Trini su deseo de, en breve, dejar de celebrar la 2ª República por estar ya inmersos en la tercera, hecho lo cual, entra en el tema.
Enumera sus libros publicados, los textos escritos, su actividad pedagógica como profesor de la UAH de Madrid, su dedicación al Ateneo, su especialización en Costa, su conocimiento de los movimientos sindicales, sociales y políticos del XIX y XX, su estudio sobre el caciquismo y, cuando comienza ya a dar ciertas muestras de tímida incomodidad Alejandro, le cede la palabra.

A Alejandro Díez-Torre se le notan las tablas. Su voz es sosegada, no monocorde y de vocalización perfecta. Acompaña su discurso con la proyección de unas diapositivas que ilustran con fotografías los pasajes que recorre pausadamente el profesor.


El inicio versa sobre la biografia del hombre de Graus nacido en Monzón. Glosa su modesto orígen, su empeño en formarse adecuadamente, las penurias que sufre y, finalmente, la enorme influencia que su pensamiento tendrá en generaciones posteriores. Influencia que abarcará, principalmente, tres sectores : Maestros, Ingenieros y técnicos en hidráulica, y Periodistas.
Comenta el conferenciante su lenguaje siempre llano, claro, directo, valiente, fustigador y, casi siempre, a contracorriente; lo enlaza con la enorme popularidad que conoce (menciona su don de comunicación) y que provoca casi una sublevación cuando su cadáver pretende trasladarse a Madrid para su inhumación, cosa que en Zaragoza se evita. Siguiendo el hilo de su capacidad para llegar a los auditorios, habla de sus lemas que repite hasta la saciedad y que son un enorme depósito de ideas, lemas que divulga y asume el pueblo. Y todo ello en un mundo sin medios de comunicación social de masas, con lectores que lo conocen gracias a la "Biblioteca Económica Costa".
Cita el conferenciante dos de las sugerencias de Costa, absolutamente novedosas, para regenerar el sistema social agrario: Por una parte la práctica de montes blancos, esto es, la roturación de baldíos por familias que los precisaran para subsistir, y sin que ello supusiera la propiedad sobre la tierra; por otra, la necesidad del rescate de los bienes comunales que, por causas diversas, habían caído en manos ajenas.

Los Cotos Sociales de Previsión, la apertura a las clases populares de la llamada 2ª enseñanza y la orientación de la misma a aspectos más técnicos, la gran política hidráulica (embalses, pantanos ...) y la pequeña (más comarcalizada), la CHE ..., son algunas de las aportaciones que no olvida mencionar Alejandro; e, incluso, habla de la capacidad premonitoria de Costa cuando en la primera década del siglo pasado prevé ya una posible guerra civil a treinta años vista a causa del injusto estado social del campo.

Finalizará Alejandro su disertación hablando de la influencia póstuma que Costa tuvo en el Consejo de Aragón, auténtico gobierno popular de unidad que trató, en pleno periodo bélico, de "normalizar" la retaguardia. Mencionará cómo la colectivización agraria no se hizo a punta de fusil, sino con el protagonismo de la sociedad; hablará de la comarcalización del nuevo Aragón, de la vertebración del territorio tomando como eje el Ebro ...
Tras la intervención de Alejandro, diversos intervinientes aportarán aspectos no contemplados en la charla; cuestiones como Costa como aglutinante de la identidad aragonesa, o la sospecha existente en el sentido que su permanencia en el cementerio de Zaragoza pudo ser auspiciada por poderes del Estado que temían que, de ser enterrado en Madrid, su tumba pudiera ser centro de peregrinación republicana o servir de catalizador de aspiraciones revolucionarias.



A modo de complemento:
Joaquín Costa Martínez (Monzón 1846 - Graus 1911). Jurista, historiador y erudito español representativo del movimiento regeneracionista. Procedente de una familia campesina modesta, consiguió estudiar en la Universidad de Madrid, doctorándose en Derecho (1872) y Filosofía y Letras (1873). Su dedicación a la docencia se vio truncada por la estrecha política universitaria del momento, que le decantó hacia otras actividades como la de notario, letrado de Hacienda y profesor de la Institución Libre de Enseñanza.
Pronto comenzó a distinguirse por sus conferencias, artículos y ensayos sobre múltiples aspectos de la realidad española, que le señalaban como un intelectual populista, crítico y sagaz, ligado al krausismo (la corriente filosófica de los seguidores de Krause). La crisis agrícola de finales del siglo XIX y, sobre todo, la conmoción que sufrió la conciencia nacional española con la derrota en la guerra frente a Estados Unidos y la consiguiente pérdida de las posesiones coloniales de Cuba, Puerto Rico y Filipinas (1898), le estimularon en sus ataques al orden establecido y la búsqueda de propuestas de cambio.
Postuló la recuperación de la economía y de la sociedad agrarias a partir de las tradiciones españolas (Colectivismo agrario en España, 1898) y de una política de fomento (Política hidráulica, 1911), como base para la reconstrucción del país y su inserción entre las potencias europeas (Reconstrucción y europeización de España, 1900).
A pesar de sus convicciones republicanas, hasta los años noventa no había participado en la política activa; en 1896 fracasó en su primer intento por hacerse elegir diputado, acentuando desde entonces la crítica al dominio de los caciques en el medio rural, que corrompía las elecciones y tergiversaba el sentido del sistema parlamentario (Oligarquía y caciquismo como la forma actual de gobierno de España, 1901-02). Consciente de que los vicios caciquiles eran comunes a todos los partidos del régimen de la Restauración, canalizó su actividad política a través de organizaciones de nuevo cuño, como la Liga de Contribuyentes de Ribagorza o la Cámara Agrícola del Alto Aragón.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

14.04.09, MARTES

17:00 horas. Cementerio Huesca de la Ctra. ZGZ

Emocionante para los más; didáctico para todos. Este recorrido por el Cementerio Oscense, con respetuosas e informativas paradas en las tumbas que acogen los restos de personas de indiscutible peso en la historia reciente de nuestra ciudad debiera ser (con la asepsia o , al menos, la neutralidad política que un recorrido pedagógico requiere) actividad escolar continuada e inserta en la programación de los centros de la ciudad. Pero este es otro tema... Vamos a lo que nos ocupa.

Sobre las cinco de la tarde, en la puerta que da acceso a la parte civil, se congrega una cincuentena de personas acompañados de diversos medios gráficos. Suenan las primeras notas del himno de Riego , Gaiters d´a Terra Plana nos acompañan, en medio de un emocionado silencio y junto a la tumba de Fermín Galán y Sixto Coll tomará la palabra el escritor Manuel Benito que nos hará un relato no sólo de las peripeciaas vitales de quienes recordamos, sino de la convulsa sociedad española de la época, de la profunda desunión entre los mismos republicanos y de los efectos desatrosos que ello trajo. Mencionará también la represión habida y la necesidad de que , para que la guerra termine, los muertos sean convenientemente enterrados.
También será Benito quien, junto al nicho donde reposan los restos de García, mencione con singular naturalidad (como no puede ser de otro modo entre gentes de mente abierta) las particularidades religiosas de este capitán.Pulse AQUI para ver un fragmento de la intervención de MB. Por proximidad, en este mismos instante nos relatará también el final del Gral. Las Heras muerto por la infección sobrevenida por heridas de bala tras los sucesos de Jaca.
En el osario, será Azpíroz quien tome el relevo y nos introduzca en detalles acerca de Sénder y la represión ejercida a pocos metros de donde nos encontramos. Cifras de terror (una muerte es ya de por sí lo suficientemente terrorífica), persecuciones de heridos entre las fosas para rematarlos, en fín ...Pulsa AQUI para ver un fragmento de la intervención de EA.
Tras visitar las tumbas del alcalde Carderera, de Acín y familia, y presentar nuestros respetos a los últimos compañeros fallecidos, finaliza el recorrido la intervención del historiador Raúl Mateo, quien habla de Emilio Loriente Vidosa.Pulsa AQUI para ver un fragmento de la intervención de RM.
Con un " Por lo que nos une, ¡Viva la república!", coreado por los asistentes, termina el emotivo acto.





20:00 horas. Salón de actos DPH. Camo y el caciquismo.
Manuel Benito, popularísimo escritor y conocedor de la realidad oscense y vicepresidente del C.R. Manuel Abad es el encargado de presentar al orador de esta tarde, Juan Carlos Ara. En el inicio de la presentación ya confiesa Manuel su afecto por Ara; continúa una larguísima relación de méritos y recuerda tiempos pasados, relaciones con los Baroja incluídas.
Elogia el trabajo arduo de Ara, ddo el des conocimiento del s. XIX , la reedición de "La ley del embudo", la dificultad de recopilación de información en una época en que los diarios no estaban digitalizados ...
Ara entra en materia, tras agradecer la presentación, de forma inmediata. En unas pinceladas describe el paisaje humano de una ciudad oligarca de mediados del XIX que, con la llegada del ferrocarril, comienza a adentrarse en la modernidad. Y también como los ejes de poder locales comienzan a desplazarse desde la zona de La Catedral y Coso Alto, al Bajo y cuatro esquinas.

Describe la realidad familiar de Camo como aburguesada y, desde luego, alejada del republicanismo. Narra las vivencias activistas de un Camo estudiante de farmacia en Madrid y de cómo el jovencito recién vuelto al hogar trae ambición de poder y habilidades exquisitas para la confabulación y el canalleo político.
Este Manuel Camo que, ocupando diversos cargos, llega a hacer del caciquismo basado en los Destinos, el control de los Consumos y la concesión de Contratas su método de conservación del poder. Una especie de "al enemigo, ni agua" que no tiene empacho alguno en ejercer.
Es la época de la alineación de calles y uno de los hombres más temido es el "camista" arquitecto municipal que debe decidir qué casas derruir y cuáles no. Y resulta evidente que las destinadas a la piqueta coinciden con los opositores a Camo. Es la época en que un hombre de esta catadura personal reacciona cobardemente ante las partidas carlistas cercanas a Ayerbe y se refugia en la controlada Huesca.
Juan Carlos Ara hace especial hincapié en el carácter republicano de este hombre (republicano del XIX, matiza), en su capacidad de supervivencia política, en su anticlericalismo y en su facilidad para atraerse gentes; todo ello queda patente cuando relata anécdotas del estilo de la pérdida de un acta para Castelar por seis votos, su pasar por la Restauración sin mancharse de camaleonismo, sus preparadas pitadas al obispo y las procesiones que terminaban a palos, el jefe militar al que expulsa de Huesca, junto a su tropa, declarando en ruinas el edificio donde se acuartelan ...
Asegura JC que Camo no era un hipócrita; que ni los casinos ni los prostíbulos eran molestados (quizás porque era él mismo jugador y mujeriego) y que se le motejaba como "Gustito" por motivaciones obvias. Una persona que ambionaba el poder por el poder mismo, no como paso previo para la acumulación de riquezas; que con tal de que le llegara para "sus vicios", le bastaba ...
No todo son anécdotas; JC nos sumerge en las facciones republicanas, con un Sagasta y un Castelar antagónicos, en las vicisitudes de un territorio inmenso para ser recorrido y controlado a uña de caballo, en la pervivencia de las guerras carlistas, en el desatre de 1898... Una lección de historia amena y condensada en poco más de una hora, e interrumpida en varias ocasiones por las carcajadas del público.

Termina su charla Ara lamentando que un personaje como el descrito, que encarna medio siglo de historia de la ciudad, esté relegado al limbo de la historia como un personaje curioso, casi una anomalía ... Que de él queda el Casino y poco más y que su figura se desdibuja en la memoria.
Tras unas breves intervenciones de parte del público, finaliza el acto. El vestíbulo se llena de corrillos que comentan aspectos de lo escuchado. En breve, comenzará la cena de hermandad republicana donde cerca de un centenar de hombres y mujeres tendrán ocasión de seguir argumentando, rebatiendo, aportando ...



A modo de complemento:
Manuel Camo Nogues (1841-1911) Político oscense, hijo del farmacéutico José Camo, cursó los mismos estudios en Madrid, donde se licenció en 1866, año en que vuelve a la capital del Alto Aragón y comienza su actividad política en los albores de la revolución de 1868.
En diciembre de 1867 formalizó la copropiedad del periódico El Alto Aragón que sirvió de plataforma para las actividades de Camo; fue tomando protagonismo en la vida política altoaragonesa: miembro de la mesa interina que supervisó la elección de la Junta Revolucionaria de Huesca en 1868, tercer alcalde y vocal de las Juntas de Instrucción y Sanidad en el mismo año, concejal del Ayuntamiento de Huesca en 1869 y alcalde el mismo año hasta 1873, así como diputado provincial por Ayerbe y vocal de la Comisión Permanente de la Diputación, vicepresidente de la misma y en septiembre de 1873 presidente de la Diputación Provincial de Huesca.

Manuel Camo fue uno de los políticos oscenses más destacados de la Restauración; perteneció al Partido Republicano Posibilista, cuya máxima figura era Emilio Castelar, y para éste consiguió el cacique oscense la representación del distrito electoral de Huesca durante dieciocho años consecutivos, desde 1881 a 1898. A partir de este último año, Camo rompió su amistad política con Castelar debido a sus diferencias de enfoque sobre uno de los más graves problemas que afectó a la España de entonces y que dejaría secuelas importantes: la guerra de Cuba y la política colonial.
Camo y Castelar sostenían posturas distintas que separaban definitivamente su trayectoria política y además, desde la década de los noventa, el oscense había sufrido una evolución política hacia el liberalismo. En 1898, Camo se hallaba mucho más cercano a las posiciones del Partido Liberal que lideraba Sagasta que a los viejos principios del viejo tribuno republicano. A partir de este momento, Camo y sus seguidores defendieron públicamente los principios liberales como miembros del partido sagastino e hicieron de éste la fuerza política más poderosa de la provincia prácticamente hasta 1923.

El poder de Manuel Camo sobre la vida política provincial fue enorme. Desde los primeros años de la década de los noventa controló las elecciones de tres de los siete distritos electorales que configuraban el mapa político de Huesca: Fraga, Huesca y Sariñena; a partir de 1899 y ya como liberal, Camo logró tener bajo su influencia, además de estos tres, los distritos de Jaca y Barbastro, inclinando la balanza del poder a su favor al mandar al Congreso de los Diputados cinco o seis representantes liberales en según qué elecciones (dependía de si las organizaba un gobierno conservador o un gobierno liberal). También ejerció notable control sobre los organismos que rigieron la vida provincial y local: ayuntamientos, alcaldías y la Diputación Provincial de Huesca estuvieron en manos de sus amigos políticos y seguidores.
Político y cacique de su tiempo, fundó y dirigió su propio periódico, El Diario de Huesca, cuyo primer número salió a la calle en noviembre de 1875. Este periódico fue primero el órgano de difusión del posibilismo oscense hasta que en 1898, con el cambio de ideología de su dueño, pasó a ser el portavoz de los intereses del Partido Liberal de la provincia. Durante su etapa republicano-posibilista y sobre todo hasta 1881, sufrió catorce denuncias, suspensiones y multas por sus críticas hacia los gobiernos de la Restauración, y llegando a convertirse en el decano de la prensa oscense, pues su desaparición no se produjo hasta 1936.
Al final de la dilatada carrera política de Camo hubo un proyecto en el que puso especial interés: el proyecto de riegos del Alto Aragón, que llevó al Congreso y al Senado de la mano de sus representantes en 1909 y al que se vinculó estrechamente, movilizando a buena parte de las autoridades y agricultores de la provincia. No pudo ver su empeño satisfecho, pues murió en diciembre de 1911 en Huesca, cuando aún faltaban tres años para que se aprobara el plan de Izquierdo y Romañá.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -








15.04.2009. MIERCOLES.
Conferencia de Raúl Mateo: Anarquistas de corbata y de alpargata.

Miguel Solana, edil de CHA en Huesca, es quien presenta a Raúl Mateo como un hombre consecuente, estudioso e historiador que combina su verdadera vocación con trabajos manuales que asume con el mismo orgullo con el que se define como obrero. Miguel recorre la biografía académica de Raúl, su exhaustiva búsqueda y sus aportaciones a la historia reciente de nuestra ciudad. Termina definiéndolo como un anarquista de alpargata, un hombre comprometido y singular.

Tras agradecer a Manuel Benito las horas de estudio e investigación compartidas y a Ana Rodríguez su ayuda técnica, lo avisa Raúl:"Esta no va a ser una conferencia con espacios abiertos a la risa; la totalidad de las historias que ahora narraré no tienen final feliz; son historias de hombres y mujeres que creyeron y lucharon por la utopía y vieron terminar sus vidas violentamente ante el paredón, en el exilio, en el olvido ... Recorreremos del 30 al 36, años intensos en Huesca en los que la CNT tuvo extraordinaria influencia, si bien la trayectoria vital de algunos de nuestros protagonistas nos llevarán algo más lejos."

Comienza Raúl analizando la evolución de los antiguos círculos republicanos hacia sindicatos libertarios; por la decepción ante los escasos o lentos avances sociales durante la república y por la represión continuada hacia los elementos anarquistas como posibles causas. Menciona el influjo de la colonia obrera de Tormos, la fuerza del movimiento libertario en localidades como Angüés o Almudévar, y el crecimiento imparable en Huesca.
Reivindica el estudio pormenorizado de la realidad social libertaria en toda Huesca; lamenta que, a la sombra de aspectos también importantes como la Brigada Lincoln, se desdibujen y caigan en el olvido nombres y gestas que conformaron la realidad oscense de las décadas de hierro (y fueron muchas) del siglo pasado.

Como no puede ser de otra manera, van desfilando ante nuestros ojos documemtos varios que ilustran el discurso del orador; recortes de periódico en el que se informa de mítines anarcosindicalistas ("Los lugares utilizados para ello en Huesca fueron el Teatro Principal, ya desaparecido, el Olimpia y el Jai-Alai", informa RM), reconocimiento de méritos a combatientes de la CNT por parte de USA, Francia e Inglaterra, hojas y expedientes de entradas en la cárcel, detenciones y "puestas en libertad", y fotografías;muchas fotografías...

Fotos de hombres y mujeres en el trabajo, fotos de estudio de anacrónica estampa guerrera, fotos de juerga, fotos de muerte, fotos ... Entre ellas destaca la cara de la, hoy una anciana, hija de Evaristo Viñuales, el hombre que creó una red de paso de fronteras que salvó incontables vidas; el portar esa foto era una contraseña para reconocerse entre los pasadores. También impactante la foto de una tosca carretilla pomposamente denominada Ambulancia 24, método de traslado de los cadáveres linchados en las cercanías de los cementerios.Y la de Evaristo Viñuales junto a Máximo Franco (llamado a comandar una división del Ejército Republicano) amigos en la vida e inseparables tras su muerte acordada a la vista de las tropas fascistas en el puerto de Alicante."Máximo Franco y Evaristo Viñuales, comandante de la 127 Brigada Mixta y comisario en la 28 División, respectivamente, se estrechan con fuerza la mano izquierda mientras levantan las pistolas que sostienen con la derecha a la altura de la sien.
-¡Nuestra última protesta contra el fascismo!...
Suenan a un tiempo los dos disparos. "
, relata Raúl.

Junto a mí, en primera fila, Mariano (92 años) y un par de jóvenes que no llegan a la treintena y con aspecto (también yo me dejo llevar por las apariencias) anarco apenas respiran, mientras asienten levemente con la cabeza. Excepto por el trajín infantil que proviene de un carrito de niño, el salón de actos de la DPH no emite sonido alguno. Pasan fotos de boda (el traje negro de la novia, como era costumbre); se suceden las fotos de los hermanos Arnal, de Angüés, fusilados ambos; unas filas atrás contempla serenamente las imágenes el hermano menor... Y más información, y más vivencias y más esperanzas y sueños, vividos y truncados;Ponzán, Palmira, Secarra, Loriente ...

Raúl continúa con su disertación. Exhaustiva; demasiado para tener la petulancia de intentar resumirla. Tan sólo me quedo con la imágen de hombres y mujeres , como dice RM, "fotografiados con corbata y alpargatas, elegantes y dignos, buena gente, buena personas ..."

NOTA FINAL: Ha muerto el 13 de Abril del 2009 Diego Camacho , nombre verdadero de Abel Paz, militante anarcosindicalista de vida intensa. Su aportación más específica a la memoria de la humanidad permanece en la decena de libros que escribió. Este, entre otras cosas, biógrafo de Durruti vivió situaciones, alegrías y penurias similares a los protagonistas de la charla, si bien pudo escapar a una muerte violenta.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -


. . . .


16.04.2009. JUEVES.
Un corto y un documental

Eugenio Monesma (¿quién no conoce a Eugenio?) es el hombre encargado de presentar el acto de hoy. Medios de comunicación, fotógrafos y periodistas interrogan al trío que en breve se subirá al estrado.
Eugenio Monesma hace una breve reseña del primer corto, subrayando la frescura y afición al cine de Nadal. Luego hará un resumen de la gestación del mediometraje posterior y finalizará anunciando , para el próximo año, la exhibición de un documental sobre la construcción del embalse de La Sotonera y sus circunstancias sociopolíticas.
Brevemente, Alberto toma la palabra para expresar que la idea URGENTE que motiva el documental era la necesidad de recoger testimonios de personas testigos directos de los hechos ya que, por una ley natural evidente, comenzaban a desaparecer. También recuerda que ese periplo por toda España tuvo recibimientos muy diferentes en función de quien mandaba en el ayuntamiento o comunidad que visitaban.

"Carta de un miliciano" , de Javier Nadal, es un corto filmado en las trincheras de Tierz y hace referencia al cerco a Huesca en la Guerra Civil Española. Rodado con escasez de medios y sobrado de talento, narra con un estilo casi de reality un breve lapso de tiempo en un descanso entre combates. Fue seleccionado para la final del 2º Concurso de cortometrajes "Villa de Ayerbe". Y como Javier ha tenido la amabilidad de permitirlo, puedes verlo ahora mismo. Dále al play.


El documental de Alberto Pérez Puyal trata de la visita que miembros de Las Brigadas Internacionales y un grupo de niños de la guerra hicieron a diferentes escenarios de la GC , patrocinados por la productora Pyrene y bajo el título genérico de caravana de la Memoria. En este documental, cuyo trailer puedes ver pulsando en la pantalla inferior, nos encontramos un Georges Sossenko (bellísima cabeza que parece sacada de un cartel propagandístico de estilo realismo soviético) que cuenta su odisea cuando con dieciséis años y ocultando su edad dejó una nota de despedida a su padre y partió hacia España, a defender la República. O con la mujer de orígen vasco que se emociona cuando recuerda el último abrazo de su madre antes de ser evacuada a Moscú; o con el hombre al que se le rompe la voz en un ¡Viva la República! que vale por toda una vida.
Es un documental de emoción, de testimonio, sin voces en off, sin artificios ...



En el pequeño debate que se suscita, toma la palabra nuestro entrañable amigo Mariano que, con voz firme y en aplaudida intervención, reafirma parte de lo dicho en el documental último; en concreto manifiesta que "perdimos la guerra" por la cobardía de las democracias europeas que impidieron el abastecimiento necesario a la República.
Yo sólo puedo rebatirte una cosa,Mariano: No perdimos la guerra; buena prueba de ello eres tú, tu vitalidad y tu lucidez. Y también el éxito e interés que estas jornadas despiertan. No perdimos la guerra; simplemente se impuso una retirada estratégica. Y ahora volvemos a la ofensiva.



- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -


17.04.2009. VIERNES.
Charles y Henri Farreny hablan del exilio.

Es costumbre desde ediciones anteriores homenajear en estas jornadas a personas o colectivos que fueron ejemplo de entrega y valor en las décadas de hierro del pasado siglo. En esta ocasión se homenajea al exilio republicano personalizado en los hermanos Farreny, en descendientes de exiliados que nos acompañan y en los supervivientes que siguen a nuestro lado. Con la entrega de flores y una placa conmemorativa concluye esta primera parte del acto.

.


Michel Latre (de Castellflorit) y Ramón Hernando (de Robres), ambos conocedores del exilio, actúan copresentando la charla de hoy; en sus palabras de inicio se reconocen como españoles , descendientes de exiliados y propagadores del ideal republicano.
Defiende Ramón que la República Española no acabó en el 1939, sino que su peripecia vital continuó en los campos de concentración, en el maquis, en los diversos modos de mantener la lucha y, sobre todo, en los hijos e hijas de España.
También se pregunta cómo es posible que en ciudades francesas se homenajee permanentemente a estas gentes mientras que en la propia España el silencio se extiende en la política y las universidades.


Charles Farreny resume la historia del exilio republicano español; enlazando dicha historia con su propia vivencia familiar, tiene un recuerdo especial para su abuelo y padres. Se confiesa hijo de dos culturas y con las raíces políticas del republicanismo español. Y finaliza, antes de dar paso a un videoclip de una sucesión de fotografías referentes al tema que nos ocupa, recordando la conseja heredada de sus padres:"Permaneced unidos, siempre unidos; no cometáis nuestros mismos errores"

Henri toma el micrófono y comienza su discurso. Denuncia el uso interesado del lenguaje. "¿Que es eso de llamar CIVIL a una guerra en la que se enfrentan todas las potencias del momento, que mandan hombres y efectivos? En realidad la Segunda G.M. comenzó en España en 1936, en una guerra de agresión de las potencias fascistas contra el pueblo español, que pocomás tarde sufrieron los franceses. Los exiliados franceses evitamos decir CIVIL y usamos la expresión GUERRA de ESPAÑA", afirma Henri.



"¿Y cómo es posible llamar NACIONAL a un bando que no eran sino vulgares fascistas? Y no es un insulto, sino un diagnóstico a la luz de sus características. Nos ofende mucho la utilización del términos nacional o nacionalistas porque los consideramos capcioso. De seguir así, habrá quien llame patriotas a los protagonistas de la algarada militar... ", continúa Henri.

Tampoco le gusta el intento permanente en Francia de sustituir la expresión CAMPO de CONCENTRACION por la más suave de CAMPO de INTERNAMIENTO."Desde luego no era sinónimo de campo de exterminio, pero sí implicaba pérdida de libertad y brutalización; un trato duro que incluía trabajos semiforzados , regímenes disciplinarios severos y control policial riguroso; y menos mal que existió esa persecución policial, ironiza Henri, porque gracias a ella disponemos de amplísima documentación que nos sirve hoy para echar por tierra patrañas de la historia oficial."
Patrañas como la de la repatriación voluntaria de españoles. Presenta Farreny documentación de traslado de niños ("¿Y sus padres donde estaban?", se pregunta) e, incluso otros documentos donde se especifica la condición de "forzosa" de la vuelta a España. Y es que, a lo largo la extensa charla, se van sucediendo a espaldas del orador proyecciones de fotos y documentos que respaldan los argumentos del hablante.

Exiliados españoles ,cuyo único delito fue perder la guerra, que eran inscritos en batallones de trabajadores y que, caso de abandonarlos, adquirían la condición de desertores; exiliados españoles sin derechos, sin reconocimiento a su historia que, sin embargo, eran instados a encuadrarse en la legión extranjera; exiliados españoles que olvidaban factores de desunión anteriores y comenzaban a reorganizarse con vistas a una resistencia que era sistemáticamente vigilada, saboteada y obstaculizada por sus carceleros franceses. En este punto Henri quiere matizar que sí que existió la solidaridad con el exilio español por parte de las organizaciones obreras y populares francesas.

Critica duramente el orador la política de no intervención (la primera, puntualiza) de León Blum, el primer jefe de gobierno socialista de Francia que contribuyó al estrangulamiento del gobierno legítimo español y fue Blum el proponente de esa política, "no los ingleses, como se dice".Posteriormente mencionará también la segunda no intervención que acabará cuando en 1952 la UNESCO reconoce el gobierno de Franco y la guerra fría sacrifica las esperanzas de quienes en el vecino país esperaban. Finaliza este aspecto de su intervención volviendo a la actuación francesa deplorando su cobardía ante Alemania e, incluso, sus planes descabellados, como el de una posible invasión en Cataluña. "Por no hablar de que Francia fue el primer país en reconocer el Estado de Franco, aún antes de finalizar la guerra", concluye.

La intervención de Farreny es un jarro de agua fría al concepto de la Francia acogedora, solidaria y hermanada con el exilio; con las excepciones a que haya lugar, el exilio español fue despreciado, tomado como una molestia más en muchos casos y vigilado con sospecha. Ciertamente , la historia posterior instó al reconocimiento de muchos luchadores por la libertad que combatieron allá donde ésta fuera amenazada; y Francia fue un campo de batalla en este sentido también. Con "A galopar" y la voz rota de Paco Ibáñez como fondo musical , inicia Henri la última parte de su intervención con una parsimoniosa relación homenaje de la lista de una parte de esos combatientes.



Como clausura de las III Jornadas Culturales Republicanas, toma la palabra Carlos Escartín quien tras agradecer el trabajo que realizan los hermanos Farreny, agradece a los presentes su asistencia y nos emplaza para la próxima ocasión, sin olvidarse de instar a continúar en la lucha por el cierre y cauterización de las heridas que aún permanecen abiertas.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -