Incluso un forastero como yo tiene , a nada que se interese, alguna referencia de esta localidad sita siete kilómetros al oeste de Ayerbe; referencias como la tenaz lucha (más de veinte años ya) de sus moradores para evitar la construcción del pantano del mismo nombre o el reciente pellizco de suerte lotera. Lo que este neofato desconocía es que en este pueblo se detuvo Fermín Galán, en retirada tras el desastre de Cillas, y se entregó a la autoridad civil; horas más tarde, tras asumir para sí mismo toda responsabilidad, era ejecutado en Fornillos junto al capitán García Hernández, convirtiéndose ambos en iconos republicanos.
Organizada por el Ayuntamiento del lugar con la colaboración de la Diputación de Huesca, Biscarrués tiene estos días una ocasión única de rememorar estos acontecimientos que tan de cerca tocaron el pueblo.



12.12.08, Viernes
Estoy puntual en Biscarrués; una vecina me lleva, casi de la mano, al imponente edificio que conforma el Ayuntamiento, las antiguas escuelas. Puntualmente aparece José Torralba , el alcalde, que amablemente se presenta y, mientras la veintena de personas que van llegando se acomoda, tiene la amabilidad de mostrarme la actual Casa Fusilero, lugar donde Fermín Galán y sus compañeros hicieron un alto en su retirada y tomaron la decisión de entregarse.
El público es mayoritariamente femenino y vecino. A ellas se dirige el alcalde cuando presenta las jornadas aclarando que su objetivo es conocer una parte de nuestro pasado, que tuvo amplísima consecuencia en toda España, y que ocurrió a una decena escasa de metros de donde estamos reunidos. Tras los problemas técnicos de rigor, comienza la exhibición del documental.


El documental “La sublevación de Jaca. Los capitanes del frío”, de Miguel Lobera, fue presentado hace algo más de un año en Jaca en acto organizado el Círculo Republicano “Galán y García”. Es un intento serio, ágil, riguroso y con profusión de imágenes de la época, de relatar la intentona de derrocar al gobierno monárquico, encabezada el 12 de diciembre de 1930 por el capitán Fermín Galán.
El documental alterna voces en off que acompañan a numerosas imágenes de la época con explicaciones de gentes como los profesores de Historia Julián Casanova , Carmelo Romero y José María Azpiroz, los periodistas Antón Castro y Enrique Vicién, el coronel de Artillería e historiador Fernando Martínez de Baños, el comandante de la Guardia Civil Luis Vallés Cousada, nieto de quien fue encargado de la defensa de Galán en el juicio sumarísimo al que fue sometido, y Esteban Gómez, estudioso de la causa republicana y autor de los libros “La insurrección de Jaca. Los hombres que trajeron la República” y “El eco de las descargas”, éste último sobre la represión franquista en Jaca y su entorno durante la guerra civil y la postguerra. También cuenta con el entrañable testimonio de Marichu Palacios, que conoció personalmente a Galán en el verano de 1930.

El auditorio permanece en silencio durante la proyección; tan sólo algún comentario aislado acerca de la galanura y juventud de los retratados y poco más. Tengo la sensación que muchas de estas mujeres están enterándose de este capítulo de nuestra historia por primera vez, sensación que se acrecienta cuando , al término del acto, hay quien pregunta dónde están enterrados los capitanes. Si mis sospechas son ciertas, el Ayuntamiento está consiguiendo uno de sus objetivos: rememorar los últimos instantes de la Sublevación de Jaca en el escenario exacto.



13.12.08, Sábado
Cuando salgo hacia Biscarrués, comienza a nevar. ¡Mal asunto!, pienso, pero lo cierto es que lamentaría mucho perderme la charla que el historiador Jose Mª Azpiroz impartirá esta tarde.
Tres cuartos de hora más tarde, ya en el pueblo, Lola Giménez me confirma que ha sido aplazada la conferencia (hasta el sábado próximo en principio) y que, visto como se está poniendo el tiempo, mejor me voy.
Pues nada; me largo. A ver si mañana...



14.12.08, Domingo
Las condiciones atmosféricas han cambiado, afortunadamente, y nada impide acercarse a Biscarrués con la garantía de volver cómodamente a casa. Hoy el programa es completito y comienza pasadas las cinco de la tarde con el homenaje que, en la fachada de Casa Fusilero se hará a los capitanes de Jaca por parte del Círculo Republicano de Huesca "Manolín Abad". Junto a la puerta por la que salieron detenidos el Capitán Galán y sus compañeros se rememoran los acontecimientos de hace 78 años.
Toma la palabra Carlos Escartín quien explica el motivo de realizar aquí este acto de recuerdo y homenaje y promete el apoyo al pueblo de Biscarrués en cuantas iniciativas de esta índole emprenda.
Le sucede en el turno de palabra Manuel Benito que, en sentida intervención, destaca del levantamiento de Jaca aspectos tales como su carácter civil (el elemento militar estaba subordinado a las fuerzas civiles republicanas del pacto de San Sebastián) y su carácter legalista y legítimo al levantarse contra un estado cuyos pilares eran el apoyo monárquico a la dictadura de Primo de Rivera y la admiración acrítica a la Italia de Mussolini.


La emoción sube de grado cuando, casi cinematográficamente, Manuel Benito nos traslada a Jaca, a la sala de vistas donde se juzgan, en Marzo de 1931, al resto de implicados junto a aquellos que no opusieron resistencia; narra Manuel cómo, en un momento dado, el abogado defensor de Galán y García relata pormenorizadamente al tribunal las circunstancias que rodean los últimos instantes de los condenados.De cómo reparten sus pertenencias entre los mismos compañeros que los van a ejecutar; de cómo García recibe el auxilio espiritual que Galán rechaza; de cómo el camión que los lleva patina en el encharcado suelo y los condenados y sus ejecutores recorren los últimos 800 metros a pié;de las despedidas, del último abrazo; de cómo García tiene la fortuna de morir inmediatamente, mientras Galán, malherido, cae entre espasmos agónicos; de cómo la medrosidad, el nerviosismo o lo que sea bloquean al oficial encargado de dar el tiro de gracia; de cómo ha de hacerlo, con un fusil, un miembro del piquete que es incapaz de mirar al moribundo y precisa de la ayuda de otro para que apunte a la sien de Galán;de cómo la tristeza se apodera del Polvorín de Fornillos y se extiende por toda España.
En Biscarrués nadie respira; el silencio acompaña las palabras de Manuel.

Finaliza el acto con la entrega, por parte del CR de Huesca de un ramo tricolor a los descendientes de Casa Fusilero, hecho lo cual, los asistentes confraternizaremos en el bar del pueblo haciendo tiempo hasta que comience el segundo acto previsto del día.



A eso de las siete de la tarde, tomamos asiento en el Salón de actos de Ayuntamiento; Lola Giménez agradece al Círculo Republicano de Huesca su presencia y aliento, al igual que a los vecinos que han querido sumarse en el día de hoy en el recuerdo lejano de unos días que conmocionaron la localidad. Presenta a quienes la acompañan en la mesa, Pilar y Mª José Estacho, descendientes de Casa Fusilero y, antes de cederles la palabra, reflexiona acerca de la importancia de conocer la propia historia y tener la valentía de mantener vivos los debates.
En la mesa, el centro floral tricolor y la bandera republicana. En el fondo, la constitucional comparte lugar con las banderas oficiales de Aragón y la de la población y, en el otro extremo, una fotografía del actual Jefe del Estado. Ningún símbolo parece ofender a nadie, preferencias aparte; nadie solicita la retirada de nada. Madurez y tolerancia creo que se llama esto.


Pilar Estacho rompe el hielo.
Desde la emotividad, desgrana anécdotas que le fueron narradas por su madre y tías. Hace hincapié en la profunda impresión que dejaron en las jóvenes mentes que habitaban entonces Casa Fusilero las capas y las botas militares. En cómo se presentaron, cómo se comportaron, el nerviosismo que las niñas notaban en el ambiente...
Relata cómo pidieron dos habitaciones y cómo las niñas se acercaban en ocasiones a la puerta al objeto de curiosear; y cómo las sorprendieron. Recuerda cómo una de ellas preguntó al maestro armero herido la razón de sus lloros; y recuerda que él le contestaba que lo hacía por su mujer e hijas.Recuerda el recado que hizo una de las niñas yendo a comprar unas alpargatas para Galán.Recuerda cómo se los llevaron y cómo lo vivió su familiar desde el pequeño escondite donde metieron a las niñas para que no vieran el desenlace. Y la sensación de tristeza ...


De manera más "académica" comienza su intervención Mª José Estacho.
Comienza citando, con nombre y apellidos, sus fuentes; tras ello, no tiene empacho alguno en referirse a libros publicados acerca del tema y mostrar las contradicciones existentes entre lo escrito y lo que le ha sido relatado por protagonistas y testigos directos de la época. Cuestiones como si comieron o no los cuatro soldados (guiso de carne con patatas y, antes...; no lo recuerdan con seguridad sus fuentes) , el lugar por donde llegaron, el correaje que abandonaron junto a las provisiones de boca (salmón ahumado) y los vecinos que lo aprovecharon (¡Cómo se cuidan estos militares!, decían), el cómo se les oyó en ocasiones levantar la voz, la dignidad castrense de Galán al obligar a cuadrarse a los guardia-civiles que se los llevaron, el cómo intentaron que el maestro armero se quedara para recuperarse...
Habla también de la peregrinación de gentes para comer en la misma mesa que Galán, de su abuelo yendo a Madrid a declarar, de Serrano Súñer que le llevaba los asuntos legales, de cómo conoció al presidente Azaña ...


El ambiente en la sala es cordial. Se suscitan controversias amables entre vecinos.
¿Quien era el alcalde en ese día? (monumental disparidad de criterios, aunque el actual alcalde recurra al Registro para aclararlo) ¿Por qué no estaba y los sublevados se entregan al Teniente de Alcalde?
Un vecino tararea coplas de la época. Hay quien le recuerda que las escriba, que ya somos muy mayores...
Los temas se escapan y fluyen de modo más o menos armónico. Que si el himno republicano era la Marsellesa que si el tercio morado de la bandera, que si la letra, que si ...
Es inevitable la referencia a la Guerra Civil. Y, no sin cierto orgullo, se homenajea a los habitantes de Biscarrués que impidieron que en esta localidad hubiera detenciones arbitrarias y patrullas del amanecer. Aún así hay alguna vecina que se revuelve inquieta en su asiento y manifiesta su desagrado a remover ese tema.
Terminamos. Posiblemente buena parte de los que estemos aquí volveremos a vernos el próximo sábado para escuchar la conferencia que hubo de ser aplazada por la nieve. Quedan ganas de seguir charlando, de redebatir, de conocernos, de aprender ...





20.12.08, Sábado
Pocos minutos más tarde de las siete, retoma Biscarrués el acto suspendido hace una semana por imperativos metereológicos. En un salón de actos casi lleno en su totalidad, es la edil de cultura Lola Giménez quien presenta a Jose Mª Azpiroz conocido historiador y autor de la trilogía que vio la luz en 1984 con "La sublevación de Jaca" de la que es coautor Fernando Elboj Broto (actual alcalde de Huesca), un segundo libro "Poder politico y conflictividad social en Huesca durante la II República", basado en su tesis doctoral, que dirigió precisamente Julián Casanova, y "La Voz del olvido".



Comienza Azpiroz realizando un detallado resúmen de de los aspectos sociopolíticos de la España de finales del diecinueve y primeros del veinte, al objeto de transmitirnos fielmente el estado de agotamiento del sistema de la Restauración, motivado por cuestiones tales como la pérdida de las colonias (1898), la guerra en Marruecos y su reflejo en la Semana Trágica de Barcelona (1909) , el gansterismo patronal y, finalmente, la aceptación ,por parte de Alfonso XIII, de la dictadura de Primo de Rivera.
Hace hincapié en que la dictadura supuso (coincidiendo con los denominados felices 20) una etapa de capitalismo rampante, obras públicas y pacificación de Marruecos y que, tras esa realidad, se ocultaba la pérdida de libertades, la persecución de los partidos políticos, la clandestinidad para los sindicatos de clase y la censura.
A partir de 1925, prosigue, la dictadura pretende institucionalizarse con la creación de la llamada Asamblea Nacional Consultiva (parodia de Parlamento) cuyo objetivo era asentar la dictadura en un contexto internacional de ascenso de los totalitarismos fascistas.
En 1926 se funda la Alianza Republicana mezcolanza de fuerzas de casi todo el espectro político; ese mismo año estalla la Sanjuanada, una militarada más que pretende acabar con la dictadura, que no con la monarquía.


Tampoco olvida el conferenciante mencionar el Complot de Prats del Molló, intentona de, entre otros, Maciá para proclamar la Republica en Cataluña merced a la invasión de la misma por parte de varias columnas que partirían de Francia . La Gendarmería francesa abortó el intento.
Pasa revista también a otros sucesos como la creación del FUE, asociación de estudiantes que se opone a que Universidades Privadas pueden expedir títulos oficiales y cuyo momento álgido es la recepción al exiliado Miguel de Unamuno. Nos informa que los intelectuales de la época (verdaderamente influyentes en la sociedad) crean también un estado de opinión crítico; menciona nombres como el citado Unamuno, Jiménez de Asúa, Blasco Ibáñez, Valle Inclán, Fernando de Cosío, Marañón ...
Nos traslada Azpiroz a San Sebastián, donde una heterogénea relación de fuerzas políticas crean el Gobierno Provisional Republicano; y de Donosti a Madrid, al mítin de Las Ventas (28/09/1930) donde PSOE y UGT abandonan sus iniciales reticencias.
"DELENDA EST MONARQUÍA", escribe Ortega y Gasset en su artículo "El error Berenguer".


Puestos en situación, desgrana nuestro orador, una serie de datos biográficos de Fermín Galán; se detiene para destacar de la personalidad del capitán aspectos tales como su interés por la clase de tropa y sus penurias, y por la población indígena marroquí. De hecho, aprende árabe y elabora un plan de pacificación.
Es laureado por dos veces y herido. Escribe la novela "La barbarie organizada" que es alabada por Azpiroz y "Nueva Creación", un ensayo político batiburrillo de las ideologías con las que entra en contacto y de menor calidad. LLega a pensar en abandonar la milicia, incluso.
Una vez en Jaca, comienza por conocer el entorno y a las personas que podían ser cercanas ideológicamente; viaja repetidas veces a Madrid, es nombrado delegado para Aragón del Comité Revolucionario Nacional, organiza y prepara ...
Y pide una fecha. "Viernes 12.Envíad libros" es la clave. El resto es ya muy conocido. El mensaje no entregado avisando de un retraso, el bando de Galán, la llegada a Ayerbe, Cillas, la desbandada, Huesca y el Polvorín de Fornillos.
Y una conclusión: la muerte de los dos capitanes , el rey que se niega al indulto, contribuyeron decisivamente a la llegada, unos meses más tarde, de la República. No le cabe la menor duda de ello a quien nos habla.



La última parte de la conferencia es dedicada a Biscarrués y su relevancia en los hechos que recordamos. Para ello nos sitúa Azpiroz en las cercanías de Cillas, junto a soldados sublevados que huyen de manera desorganizada, que se ocultan como pueden y donde pueden, y que son arropados por la población civil, que no los denuncia.
Un Fermín Galán que no había previsto un enfrentamiento entre compañeros de armas se encuentra en un estado de incapacidad de reacción, abatido en momentos e hiperactivo en otros. LLega, con sus compañeros, a Biscarrués y pregunta por un lugar para comer. Le remiten al casino, regentado por Simón Vinué donde reponen fuerzas y descansan. Allá deciden entregarse al poder civil y, tras hacerlo, esperan la llegada de un grupo de guardia civiles encargados de su detención y traslado a Ayerbe.
Glosa ahora Azpiroz la figura de Simón Vinué y destaca el exquisito trato y la deferencia con la que trató al grupo de Galán, afirmaciones con las que da por finalizada su intervención.
El acto concluye con unas palabras de Lola que atañen al deseo de perpetuar en la memoria de los vecinos este episodio de la historia del lugar y en la necesidad de no rehuir ni obviar ningún debate.Adelanta que volveremos a vernos en este mismo lugar en unas próximas jornadas. Así lo esperamos, Lola.