11.02.09
Ahí estaban, un año más, los irreductibles.
A pesar del viento gélido, a pesar de la desapacible humedad, a pesar del delicado estado de salud de algunos, a pesar de ser un día laborable y/o lectivo, a pesar de los pesares, una veintena larga de personas (prejubilados, funcionarios, profesores, ediles ...) han vuelto a congregarse de nuevo junto al monolito alzado en el cementerio "Las Mártires" para conmemorar el aniversario de la primera República Española y mantener viva la llama del debate, siempre por los de siempre obviado, acerca de la forma de Estado y, con él, todo lo que conlleva: la participación ciudadana que supere el sistema puramente partitocrático, las relaciones de clase y entre los diversos territorios que lo conforman, el sistema económico ...

Pero ni el lugar ni las condiciones metereológicas hoy son las más idóneas para largos parlamentos, así que tras la colocación de un centro de flores tricolor en la base del monolito tomarán la palabra tanto Carlos Escartín como Manuel Benito, ambos miembros del Círculo Republicano Oscense "Manolín Abad", para, en intervenciones cruzadas, comentar con los asistentes la intención de la citada organización de expander su actividad a más ámbitos (además de mantener sus conmemoraciones, jornadas culturales y homenajes). También se nos hará partícipes del programa preliminar de las futuras jornadas republicanas, en breve estará el definitivo, y, aprovechando el lugar en el que estamos, se nos informará acerca del uso "accesorio" que se hizo de este cementerio (al abrirse al poco el de la carretera de Zaragoza) consistente en espacio de inhumación de personas fallecidas sin el auxilio espiritual oficial de la época, individuos muertos en hospitales y en evidente estado de pobreza, etc ...

Y en los momentos del "hasta pronto", los comentarios giran acerca del 23 febrerismo que se ha adueñado (a la mayor gloria del rey) de varios canales de TV, de hasta cuándo podremos seguir homenajeando a nuestros predecesores en este lugar o de la eterna negativa a la utilización del georádar y las sospechas que ello genera en más de uno.
En breve volveremos a estar juntos en la seguridad de que el camino es largo, las resistencias a vencer ( inerciales las más) muchas, las voluntades a consensuar casi infinitas ... Pero también en la certeza de que a la tercera va la vencida.
Y, como siempre, las notas finales del acto son el resultado del tañer instrumentos de Gaiters de Terra Plana, gentes que de manera persistente y continuada evocan aires republicanos con sus melodías.