Huesca: 1º de Mayo




Aún en la situación especialmente delicada en la que vivimos, el 1º de Mayo tiene, para gran parte de la ciudadanía, un aspecto preferentemente festivo y lúdico que la aleja de la participación en eventos de carácter sindical. Eso, sumado a que es Primer Viernes de Mayo, que se celebran diferentes romerías y al puente festivo resta asistencia a los actos celebrados por las centrales sindicales que, en nuestra provincia, al menos este año, además realizan sus actos por separado.

A mediodía , la Plaza de Navarra comienza a teñirse de rojo. Banderas del sindicato convocante, del PCE, de IU, republicanas, alguna verde que no identifico ...; comienza el reparto de panfletos con los lemas de la manifestación, el reparto de gorras y los saludos .
Escoltados por la Policía Municipal, comenzamos los manifestantes (entre tres y cuatro centenares) el recorrido previsto. A lo largo del mismo, un empresario nos obsequiará con billetes de 500 euros y nos restregará por la cara nuestra condición de "pobres pringaus" , llegando , en un momento dado, a provocar la actuación real de los policías que nos custodian. En realidad, se trata de una performance reivindicativa del colectivo Lagor.

Llegados a la Plaza Cervantes, y antes de comenzar el discurso, Arancha García-Carpintero se ve asaltada por compañeros y amigos que la felicitan tanto por sus recientes éxitos judiciales como por el derrotero que va tomando el asunto de Mildred.

El discurso de Arancha comienza afirmando que el sistema capitalista ha fracasado, aunque sus artífices no están pagando su error. Los que nos convencieron de las bondades del consumo desmedido y atroz cuando lo único que buscaban era su enriquecimiento rápido.
Ataca Arancha la política del gobierno, sus regalías a las entidades financieras y su falta de altura. Tampoco perdona al empresariado pescador siempre en aguas revueltas que pretende abaratar despidos, utilizar las ERES como forma de reestructurar plantillas o mantener sus privilegios a base de destruir derechos adquiridos y logros sociales.
Continúa haciendo un repaso a empresas de Huesca con problemas; aún a riesgo de omitir algunas, menciona Aguas de Panticosa, Oscainox, Apsar, Obras y Contratas de Ayerbe, Metaltecnic de Albelda, Alcoa de Sabiñánigo, Polyone y Brilén en Barbastro, Metales Torrent en Castejón del Puente, Cartonera, Clavería ...
También arremete contra el descaro de buena parte de la clase política que cobran sueldos mucho más que dignos mientras externalizan servicios subcontratando empresas que pagan miserias. De hecho, no se corta en ilustrar su aserto mencionando a Fernando Elboj y sus siete mil euros mensuales mientras que las trabajadoras del servicio de limpieza por él contratado apenas llegan al 10% de su salario. No entiende Arancha esa manía de privatizar servicios públicos, aún a sabiendas que es más caro, de peor calidad e injusto con las condiciones laborales de los que trabajan la contrata.
También tiene duras palabras para el nepotismo existente, el favorecer amigos que se transforman en clientes políticos, en hacer de supuestos artistas verdaderos vampiros de las arcas municipales, de permitir que la red de carreteras de Aragón acabe siendo una cosa extraña de gestión privada sufragada por dinero de todos, de que una entidad privada (Club Fútbol Huesca) reciba un millón de euros ...

Los riesgos laborales, el tener que arriesgar la vida para poder ganártela, el juicio de Porta ocupan también su espacio en el discurso de la oradora, que continuará dando un toque de atención acerca de comportamientos xenófobos y/o machistas que pueden aflorar con fuerza en situaciones de crisis como las que vivimos.
Con un llamamiento a la unión, a no reblar (precioso vocablo) y a mantenerse alerta ante los previsible nuevos ataques que como personas y como clase deberemos afrontar, cierra Arancha el acto no sin agradecer especialmente a IU y CHA (varios de sus representantes han formado parte de la manifestación) su apoyo de hoy y de siempre.
Como es habitual, el canto de La Internacional cierra el acto.