Plaza de Navarra (Huesca) - 12:30 a.m.
Militantes de CC.OO. ocupan el espacio central de la plaza y las aceras contigüas al Casino oscense. Junto a un coche furgón blanco, una decena de personas cogen gorras y banderas.Fernando ,incansable, organiza y ultima detalles. Arancha atiende a la prensa.
La manifestación de este 1º de Mayo en Huesca está a punto de comenzar.
Y lo hace. Con timidez, sin ganas de molestar. No hay consignas coreadas, ni cánticos ... A este observador, que lleva ya muchas manifestaciones de todo tipo a sus espaldas, le sigue resultando chocante ver una manifestación reivindicativa que no hace ruido.

Tras treinta minutos escasos,llegamos a la Plaza Cervantes donde toma la palabra Arancha García-Carpintero. Y lo hace para hacer una radiografía nada condescendiente de la realidad actual... Meflur, Ercros, Dequisa, Alcoa, Mildred son algunas de las empresas que menciona en un discurso pleno de realismo para concluír que "la lucha sindical, social y política es necesaria ante situaciones que ponen en peligro el bienestar de tantas y tantas personas trabajadoras".
Avisa Arancha de la mala época que se avecina y de la táctica patronal que se nos viene encima con negociaciones colectivas vacías de contenido y escasas de mejora salarial.
Igualdad entre sexos a la hora de cobrar y no sólo a la hora de figurar en las listas gubernamentales es algo que también reclama CC.OO. Y justicia que termine con la elevada precariedad laboral, que acabe con las altas tasas de siniestralidad laboral, que permita satisfacer nuestras necesidades básicas...
Termina su discurso Arancha manifestando, en alusión directa a la denuncia presentada contra ella por el actual responsable de RR HH de la empresa de recogida de residuos que "mi libertad de expresión ha querido ser boicoteada por el simple hecho de decir verdades que han resultado molestas."
Tras los aplausos, el canto de La Internacional cierra el acto.



Tras ello, pequeños grupos se encaminan a la nave de la peña "Los que faltaban", lugar donde está prevista una comida de afiliados y simpatizantes de la central sindical. Un menú digno y sencillo que sirve para confraternizar, conocer compañeros y compañeras , hacerse confidencias y sentirse orgullosos de nuestra condición.
La comida se prolonga hasta bien pasadas las cuatro de la tarde. Es el momento del espontáneo que canta pasodobles, del gaitero que nos interpreta el Himno de Riego, de ir preparando el minitorneo del guiñote...
En unas horas deberemos volver al taller, a la oficina, a la escuela, al almacén. Pero hoy, primero de mayo, hemos estado juntos. Lamentablemente no todos, que eso de la unidad sindical parece estar lejos.Y eso cuenta. Mucho.